Compartir

Renovación en la Iglesia

MARÍA DENISSE FANIANOS DE CAPRILES |  EL UNIVERSAL
miércoles 27 de febrero de 2013  12:00 AM
En estas semanas se ha desatado una vorágine comunicacional en torno a la renuncia de Benedicto XVI.  Los medios han estado atentos a cada palabra que dice el Papa. Alguien escribió en Twitter que nunca antes tantos periodistas habían leído un mensaje de Cuaresma del Santo Padre ¡Qué maravilla! Lástima que después la información que transmitieron no tenía nada que ver con lo que él había dicho. Ha sido lamentable la cantidad de medios que se han prestado a seguirle el juego a noticias falsas y sensacionalistas, que lo único que buscan es hacerle daño a la Iglesia.

Hemos visto decenas de entrevistas a cardenales, obispos, sacerdotes, profesores de teología, etc.  Y en ninguna falta la pregunta: ¿habrá una renovación en la Iglesia con el próximo Papa?  Y yo siento una gran alegría cada vez que oigo esa palabra renovación, porque si hay algo que tenemos en estos momentos es una Iglesia renovada, con católicos que han renovado tanto su fe que no solo se conforman con ir a misa y rezar, sino que se están formando en la doctrina de su fe para conocerla y después poder vivirla y transmitirla a su familia y a la sociedad, tal y como lo hicieron los primeros cristianos.

Leí un artículo en uno de esos medios españoles anticlericales y sensacionalistas, que siempre buscan atacar a la Iglesia como sea. El periodista mostraba la gran molestia que algunos españoles, ateos o indiferentes a la fe, sentían ante el incansable trabajo apostólico de varios grupos católicos en ese país. Los criticaba por haber recuperado catedrales que estaban abandonadas, porque las estaban llenando de gente y porque esos "fanáticos" estaban logrando que muchos jóvenes entraran en los seminarios.

Esa es una parte de la maravillosa renovación de la Iglesia que estamos viviendo en muchos países del mundo entero. Otra muestra de eso fue la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid 2011 donde se veían cientos de confesionarios en el Parque El Retiro y miles de jóvenes confesándose. Ni hablar de lo que se vio en el aeropuerto Cuatro Vientos cuando cientos de miles de jóvenes se arrodillaron, en absoluto recogimiento, frente al Santísimo. Y nadie estaba detrás de ellos diciéndoles lo que tenían que hacer. Lo hicieron por iniciativa propia, porque aman a Dios, porque han aprendido a amarlo en sus hogares, en sus colegios, en sus parroquias. Porque han escogido libremente el camino que Jesucristo nos enseñó y que dejó muy claro en la Iglesia que Él mismo fundó. Lo hacen porque saben que en este mundo patas arriba vivir de cara a Dios es lo único que les puede dar la verdadera felicidad. Después vimos un Encuentro Mundial de Familias en Milán 2012 con miles de familias católicas numerosas felices (a pesar de estar comiéndose un cable) y con una claridad total y absoluta en temas como que el matrimonio es entre un hombre y una mujer para toda la vida, la fidelidad, la virginidad, etcétera.

En enero pasado vimos una marcha multitudinaria pro-vida en Washington, donde había miles de jóvenes defendiendo el derecho a la vida desde la concepción. Muchos de esos muchachos, desde niños, han acompañado a sus padres a las clínicas abortistas para ayudar a mujeres desesperadas que acuden a abortar y han logrado que muchas de ellas no lo hagan. Actualmente la gran pesadilla de los grupos abortistas son los católicos pro-vida. Podría seguir escribiendo, sin parar, decenas de páginas sobre la maravillosa renovación que estamos viviendo en nuestra iglesia.  Esa levadura en la masa (que no se ve en los medios) que están poniendo muchos laicos, sacerdotes, obispos, etc., está logrando un crecimiento de cantidad y calidad impresionante.  Ya estamos viendo frutos y veremos muchos más, y muy pronto.

Solo quería terminar contando un testimonio de mi querida Iglesia venezolana. Hace semanas conocí a un joven sacerdote que me impresionó sobre manera su fe y su formación doctrinal. Cuando le pregunté si había estudiado en Roma me dijo que había estudiado en el Seminario de El Hatillo. Él es el hijo número 12 de una familia de Catia, su mamá murió al darlo a luz. Se estaba graduando en la Universidad y tenía novia cuando sintió el llamado de Dios, y dejó todo para servirlo a Él. Ahora está ¡feliz! en una zona muy populosa y peligrosa de Caracas haciendo un trabajo de evangelización parecido al de Don Bosco. Y como ese sacerdote hay miles (conozco bastantes) en todos los rincones de nuestro país. La semana pasada mataron a uno de apenas 44 años (José Mendoza) en Barquisimeto, lamentablemente.

¿Se dan cuenta entonces de cómo se está renovando la Iglesia católica?  Cada día, aunque los mares estén revueltos y agitados, y algunos quieran zarandear la nave de Pedro con ataques y mentiras, Ella seguirá más Firme, Viva, Joven y Renovada que nunca.  Eso sí, siempre siguiendo el Camino que dejó Jesucristo y que ningún Papa cambiará por los siglos de los siglos. Amén.

mariadenissecapriles@gmail.com

@VzlaEntrelineas


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (3)
páginas:
1 |
Por Ricardo Medina
27.02.2013
9:59 PM
Que bonito todo, a uno se le alegra el espíritu al leer artículos tan esperanzadores. Renovación en Dios para todos. Amen.
 
Por ana rodriguez
27.02.2013
9:32 AM
Qué esperanza y qué cierto todo lo que aquí he leído. Esta mañana vi la despedida del Papa y era impresionante la cantidad de sacerdotes, monjas y gente joven que fueron a despedirlo. Es real esta nueva renovación a la iglesia y uno lo siente en la parroquia. Excelente artículo para desmontar algunas locuras que dicen algunos por ahí. Muchas gracias.
 
Por Francis Hernández
27.02.2013
4:15 AM
Qué maravilla. Esa es la iglesia que de verdad se siente. Quienes somos católicos practicantes sentimos esa renovación interior tanto en nosotros como en muchos de nuestros jóvenes. Los frutos que vienen van a ser muy grandes. Y tendremos un gran Papa que nos seguirá guiando bien a su grey. Gracias por este artículo.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar