Compartir

Y usted, ¿qué pone en la balanza?

LINDA D´AMBROSIO |  EL UNIVERSAL
martes 26 de febrero de 2013  12:00 AM
Hace algunos días el doctor Eduardo Puertas, amigo, pero sobre todo, interlocutor inteligente, me introdujo al principio de Hanlon: Nunca atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez .

Esta aparentemente sencilla aseveración traduce una visión del hombre que parte del principio de que, con claras excepciones, no existe el propósito deliberado hacer daño, sino que el daño en sí mismo es un efecto colateral de las acciones que alguien emprende para alcanzar sus objetivos.

En lo personal, comparto esta idea. La desconfianza responde a una muy pobre concepción del ser humano. Yo prefiero creer que la gente es buena. Y ni siquiera que es estúpida: simplemente cada quien va tras sus propios intereses sin percatarse de lo que se lleva por delante. Supongo que debe ser agotador presumir la mala intención implícita en las acciones de los otros, así como supongo que hay que tener mucha sangre fría para saber que estás hiriendo a alguien y que te dé lo mismo. Esa es otra situación.

A menudo se emplea el término ponderar, una de cuyas acepciones es "determinar el peso de algo" para referirse al proceso de reflexión mediante el cual se valora un evento. Pareciera establecerse una analogía entre el establecer el peso físico de un objeto y la importancia que se confiere a ciertas situaciones o personas en nuestra vida. Será entonces conveniente aferir, de vez de cuando, nuestras balanzas; revisar nuestra escala de valores; replantear nuestro sistema de creencias; verificar que es lo que resulta verdaderamente útil en nuestras vidas y cómo contribuye a hacernos más felices a nosotros y a quienes nos rodean.

Así pues, habría que tener claras ciertas ideas que operaran a modo de hitos en nuestros mapas personales. La tolerancia, el respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás, coincidan o no con las nuestras, debería ser parte de este conjunto de valores llamado a regir nuestras vidas, garantizando no solo lo libertad de los otros, sino también la nuestra. En cualquier caso, no nos corresponde desempeñar el papel de Juez, ni castigar a nadie. Mucho más creceríamos si intentáramos comprender las motivaciones y las creencias de los otros a través de la empatía.

Nuestra conducta nunca debería estar determinada por el comportamiento de otros: el actuar con nobleza, con rectitud, con generosidad, no debería ser una función de lo que los otros hagan: retribuir el mal con mal no hace más que envilecernos y prolongar el conflicto. Es inevitable (y poco sano) negar nuestras emociones, pero también es deseable poner freno a las pasiones y procurar conservar la objetividad. Ello constituye un signo de madurez y autocontrol. Somos conscientes de que el otro nos ha hecho daño, pero somos capaces de operar sin que ello nos influya.

¿Esto implica que debemos tolerar sin más cualquier agravio? No. Sin duda. Pero es preciso distinguir la diferencia entre defenderse y contraatacar. Defenderse supone tomar las medidas pertinentes para no sufrir daños; contraatacar supone agredir al otro y, una vez más, prolongar el conflicto.

En todo caso, una concepción del ser humano como ente intrínsecamente "bueno" nos debería llevar a discriminar entre la persona y la conducta. La película Crash, que se hiciera acreedora a seis nominaciones al Oscar en el año 2005, cosechando tres estatuillas, resulta extraordinariamente elocuente en este sentido: la misma persona puede actuar de una u otra forma según el contexto... Es lo que Ortega y Gasset enunciaría como "Yo y mis circunstancias". Así pues, en principio, es posible rechazar una conducta, pero no a una persona.

Y por último, con miras a salvaguardar nuestra integridad, yo rehuiría la mezquindad, la terrible tendencia a escamotearle a los demás lo que tampoco nos va a hacer más ricos a nosotros. Dejaría que las cosas fluyan; que los demás disfruten. Si puedo facilitarlo yo, mejor. Y que cada quien siga su camino. Al fin y al cabo, agua que no has de beber.

linda.dambrosiom@gmail.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (5)
páginas:
1 |
Por Linda D´Ambrosio
27.02.2013
3:01 AM
Muchas gracias, Señor Edgar León. Excelente la cita de Pérez Reverte.Saludos!
 
Por Edgar León
26.02.2013
3:50 PM
"El peor enemigo del mundo no es la maldad sino la estupidez. De un malvado inteligente puedes aprender e incluso, sufrir los estragos de su maldad puede hacerte más lúcido, pero de un estúpido nunca aprendes nada", afirma Perez-Reverte. Pienso que efectivamente deberiamos "distinguir la diferencia entre defenderse y contraatacar", sin que me tomen por estupido por actuar con "Madurez y Autocontrol". Lo que yo no pondria sobre la balanza, sería mi otra mejilla, ni tampoco actuaria bajo los efectos del "Sindrome de Estocolmo". Yo tambien prefiero creer que la gente es buena, bien decia Ruyard Kipling (1896) "Si puedes, siendo blanco de falsedades, no caer en la mentira,Y si eres odiado, no devolver el odio; sin que te creas,por eso, ni demasiado bueno, ni demasiado cuerdo". Excelente articulo.
 
Por Linda D´Ambrosio
26.02.2013
3:26 PM
Definitivamente, hay quienes son perversos, y hacen daño a sabiendas, y hay quienes son estúpidos, y hacen daño inadvertidamente. Ambos son peligrosos. Lo que pasa es que hay que diferenciar los unos de los otros.
 
Por Alberto Leones
26.02.2013
11:42 AM
Pongamos el ejemplo de la pelicula, si hago algo estupido en contra de alguien y poco despues debo enmendar esa estupidez con una buena accion por la labor que realizo, eso no me cura la estupidez, cuando la maldad es infundada, cuando digo que como antes habia corrupcion hoy se justifica, cuando antes en presidente se embriagaba y no se sabia de el en dias y justifico lo que pasa hoy dia alegando que eso era cotidiano, esoty siendo estupido y malo con toda la intencion de que el que es manipulable lo crea
 
Por Alberto Leones
26.02.2013
11:34 AM
"Nunca atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez" no estoy muy de acuerdo con esta aseveracion, no tienes que ser estupido para ser malo, cuando yo te digo todos los dias todo el dia que tales fulanos son tus enemigos muchos de esos oyentes si son faciles de manipular y aparte de eso los estimulos saldran a tomar medidas contra esos fulanos ya que piensan que estan siendo perjudicados de acuerdo con lo que yo les he dicho y esas medidas seran unas mas graves que otras
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar