Compartir

Ciudad moribunda

La ciudad tiene su propio movimiento ajeno y distante a la disputa por llegada de Chávez

FRANCISCO OLIVARES |  EL UNIVERSAL
sábado 23 de febrero de 2013  12:00 AM
Caracas expresa de manera visual los efectos de una sociedad en declive, más aún, de una ciudad que muere: Un montón de basura se desparrama en plena calle, su contenido ha sido disputado entre perros callejeros y mendigos; un automóvil se aparca en plena vía y de allí se baja con urgencia el conductor, se acomoda detrás de la puerta entreabierta y orina de lo más apacible; a los lados se ve gente que se agolpa detrás de tarantines improvisados con ropas desgarradas y rostros resignados, en un tránsito entre el buhonerismo y la mendicidad; grupos de desempleados hacen sonar ruidosos cornetines desde las 6 y 30 de la madrugada reclamando un puesto de trabajo al Gobierno, muestran pancartas con sus respectivos títulos de la Misión Ribas y mensajes de bienvenida para el Comandante Chávez. De pronto una mujer salta en plena vía asustada por un motorizado que en contravía se enfila hacia ella. A dos cuadras de allí acaban de acribillar a un escolta a quien le robaron la moto y el arma que cargaba. Los curiosos se agrupan alrededor de la víctima exponiendo diversas teorías acerca del desconocido. El caos vehicular es más intenso que en otros días ya que unos refugiados han invadido una construcción de la Misión Vivienda que estaba destinado a otros refugiados, la disputa lleva varias horas desde la madrugada, entre tiros, gritos y golpes.

No es un día excepcional, es mitad de semana y es lo que nos encontramos en el camino matutino desde la avenida Libertador hasta el centro de Caracas.

La ciudad tiene su propio movimiento muy ajeno y distante a la disputa que se ha suscitado desde la llegada de Chávez. ¿Se recupera o está moribundo? Es el dilema que se debate en las redes sociales. De cierta manera la ciudad se está pareciendo a Chávez: nadie sabe si está moribunda o está renaciendo en el nuevo mundo una República socialista.

Antenoche salió nuevamente el ministro Ernesto Villegas y con lo que no dijo dejó claro que la dirección del padecimiento del Comandante es hacia el lado más dramático. Hasta los seguidores más radicales, agolpados en los alrededores del Hospital Militar, cesan sus gritos y sus vítores. En su lugar aparecen las conjeturas. Las miradas apuntan hacia las ventanas del último piso de la zona especial cuyas ventanas están protegidas con papel ahumado. Nadie lo ha visto.

Los líderes del proceso hacen lo posible para revivir el ánimo entre sus aliados. En medio de la escasez de productos y los altos precios, Maduro busca enemigos a quien culpar. Entre empujones las colas de los mercados populares del Gobierno se hacen más abultadas. La gente comienza a percibir que la ciudad está moribunda.

Twitter: folivares10



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Jose A. Fajardo Puertas
23.02.2013
6:05 AM
Lo peor del caos comunista ha empezado a llegar a todos.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar