Compartir

Prefiero las hienas

La impune violencia en el deporte anima a ganar por cualquier medio aunque sea criminoso

ALEJANDRO ANGULO FONTIVEROS |  EL UNIVERSAL
jueves 21 de febrero de 2013  12:00 AM
En España estalló otro escándalo, esta vez por un vídeo de la T.V. catalana TV3 que compara una cacería de hienas con la saña de los jugadores del Real Madrid contra el crack Messi: la criminal violencia en el deporte y en el fútbol en particular es un problema gravísimo por la impune lesión a muchos jugadores y por el tremendo daño en la educación al través del depravado ejemplo.

Los mejores reciben múltiples golpes ilegales, lo cual es delictuoso y afea el deporte más bello del mundo. A Pelé, el más grande, le daban con especial encono; pero él a veces y mientras corría pegaba al perseguidor de atrás -sin voltear a verlo- y lo dejaba tendido. En 1983 el español Goikotxea fracturó a Maradona con una criminal agresión desde atrás, lo cual prueba la intención de lesionar. En Méjico 86 los surcoreanos patearon tánto a Maradona que la prensa habló de "Kung-fu-bol". En 1990 el italiano Gentile sin gentileza hizo salvaje agresión desde atrás a Romario y le causó grave lesión que casi lo sacó del Italia 90: el afamado técnico Hiddink exclamó: "Es una barbaridad, esto no puede quedar impune". En el mundial de 1990 la prensa reseñó que Maradona era el jugador más golpeado y que sufría un ataque cada diez minutos.

El fútbol propicia el lesionar ex profeso porque menudean los choques al coincidir carreras y hay puntapiés, rodillazos y otros golpes con la excusa de apuntar al balón. En 1987 murió el arquero español Gallardo, del Málaga, por una hemorragia cerebral causada por un choque con otro jugador. En el mundial de 1982 el arquero alemán Schumacher fue apostrofado como "pequeño Hitler" cuando dio un atroz puñetazo (uno de los más paladinos golpes dolosos en el fútbol) al francés Battiston y le causó pérdida de dientes y conmoción cerebral. En muchos casos es evidente que tales golpes son intencionales y delictuosos: p.ej. cuando se dan codazos o una patada al contrario desde atrás y máxime si el balón estaba lejos.

Todos condenan el impudor de la incuria arbitral; pero ¿qué harían con un árbitro que se ponga serio, aplique a rajatabla el reglamento y evite tal violencia criminal? Lo sacrificarían. Se ha legitimado la agresión y así el anuncio de los Blazers de Filadelfia, sobre el jugador Sanderson y sus 492 minutos penados pues "esa agresividad hace que el hockey de los Blazers sea el más excitante". En los corners los jugadores se golpean a ojos vistas; pero no los castigan y por eso el legendario Di Stéfano me preguntó si yo había visto pitar un penal en un corner. Se simula que se prohíbe la violencia; pero en realidad se anima: el negocio lo reclama. Mientras más violencia, más ganancias. El crimen glorificado en difusión global. Aunque lo nieguen ingenuos e hipócritas...

aaf.yorga@gmail.com



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por José Lopez
01.03.2013
10:40 PM
El progreso lo hace más fácil, para sobresalir basta repartir un par de palabras soeces o golpes, es un estilo de vida el cual tiene responsable (la palabra responsable en singular). La revolución industrial en el límite inferior trajo la flojera. La misma que tiene un adulto para corregir la indisciplina del sujeto en proceso de formación. La corrección eventualmente no llega porque sencillamente el corrector se rinde ante opciones supuestas mas fáciles, en consecuencia se enveje un homo sapiens mas no se educa un ciudadano.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar