Compartir

El loco Tony

Se convenció que la residencia era el lugar de los cuerdos. Afuera todos estaban locos

JUAN C. SOSA AZPÚRUA |  EL UNIVERSAL
jueves 21 de febrero de 2013  12:00 AM
La residencia se erigía sobre la colina, en un lugar de Venezuela. Los pacientes pagaban cifras elevadas por el privilegio del mejor tratamiento. Para despistar demonios y recuperar la razón, recibían una mezcla de ejercicios y medicinas psicotrópicas. El grupo no era extenso y los días respondían a calendarios singulares, con sus fechas y horarios libres. Literatura, la ortodoxa: Freud; Jung; Lacan... y químicos, los de última generación. Tony era el paciente más veterano, su esquizofrenia estaba controlada. Los doctores le aseguraron que las voces serían cada día más débiles, y sus alucinaciones -como las culebras que salían por la ducha cada vez que pretendía lavarse el cabello- también se desvanecerían gradualmente.

Las terapias de grupo, diez a la semana, estimulaban la camaradería entre los residentes, se abrían los corazones y cada quien contaba su historia como quisiera, no había reglas ni límites para darle rienda suelta a la fantasía y las racionalizaciones psicóticas. Tony, ahora con su sonrisa de hombre relajado, se convirtió en el líder del grupo y sus cantos de salud alegraban los pasillos y áreas comunes; hasta que el viernes fue dado de alta y salió a la vida cuerda, listo para insertarse en la cotidianidad del hombre urbano. Llegó a su casa y encendió la televisión. Se despertó en la mañana y prendió la radio. Fue a la panadería y durante el café conversó con los demás paisanos. Cuatro días le bastaron a Tony para confundirse. ¿Sería el tratamiento? Se convenció que la residencia era el lugar de los cuerdos, mientras que aquí afuera todos estaban locos de remate; la realidad de este país era más fantasía que su voz de Bonaparte. Pidió readmisión a la residencia y nunca más quiso salir al manicomio, porque él no estaba loco.

www.jcsosa.com / @jcsosazpurua



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Carlos Ascain
21.02.2013
7:48 AM
Basta con salir a la calle y mirar los conductores esquivar huecos y motorizados y miedos irracionales en cada uno de los que van a pie... secuestros, robos de celular, el drogado aquel... en fin estoy de acuerdo con Tony, los cuerdos estan en el manicomio, y son los mas sensibles a nuestra terrible realidad social
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar