Compartir

El legado de Benedicto XVI

Ojalá que quien lo suceda extraiga la lección de innovación y no el inmovilismo tradicionalista

ALFREDO TORO HARDY |  EL UNIVERSAL
jueves 21 de febrero de 2013  12:00 AM
Juan Pablo II dejó un legado tan extenso como variado. Sus críticas a la economía de mercado, expresadas en encíclicas como Laborem exercens y Sollicitudo rei sociales, lo transformaron en uno de los pocos muros de contención de su época frente a la marea incontenible del pensamiento único. Baluarte moral frente al poder omnímodo de Washington en tiempos de la posguerra fría, supo oponerse a las invasiones norteamericanas a Irak en 1990 y 2002. Ejemplo mayor de ecumenismo, supo acercarse a otras vertientes del cristianismo y a otros credos religiosos. En otras de sus facetas, sin embargo, y sin duda las más significativas, impuso un férreo control al interior de la Iglesia y dirigió a ésta hacia un conservadurismo extremo. Abandonando el espíritu de colegialidad derivado del Concilio Vaticano II, volvió a los cauces del Concilio Vaticano I de 1869 con una reafirmación del concepto de infalibilidad papal. A la vez, su anclaje en la ortodoxia generó una brecha insalvable entre el relativismo moral traído por la modernidad y el absolutismo canónico.

De las diversas vertientes de su antecesor, Benedicto XVI heredó básicamente su énfasis en la ortodoxia, la cual profundizó significativamente. Teólogo e intelectual, Ratzinger es un solitario que prefirió la Iglesia militante e incondicional de los pocos a la Iglesia multitudinaria de los tibios. Bajo su báculo, la confrontación entre los imperativos del sentido común y preceptos teológicos no negociables, amenazaron con posicionar a la Iglesia al margen de la razón de ser de toda religión: la humanidad. Desde la ratificación a la excomunión a los médicos que hicieron abortar a una niña de nueve años en Brasil, hasta el rechazo al aborto terapéutico, desde el rechazo a la despenalización a la homosexualidad hasta su prédica contra los preservativos en un África arrasada por el sida, son muchos los ejemplos en esta dirección. Benedicto hizo vivir a su Iglesia en un universo virtual.

Dicho integrismo vino por lo demás acompañado de un énfasis en el tradicionalismo litúrgico que hizo perder a la Iglesia por partida doble. De un lado los que rechazan la inflexibilidad canónica y del otro los que buscan formas más participativas y expresivas de aproximación a la fe. La Iglesia ve desmoronarse así su feligresía ante el desapego o ante el vuelco hacia las formas carismáticas y participativas propias del evangelismo protestante. A ello se une la imagen de hipocresía mayor que produce el contraste entre las exigencias de incondicionalidad a los preceptos, formulada a los fieles, y la lenidad frente a la depredación sexual de muchos de sus sacerdotes. No en balde Hans Kung señalaba que bajo el papado de Benedicto el catolicismo corría el riesgo de convertirse en una secta.

Al haber pensado lo impensable y romper con seiscientos años de tradición, Benedicto abre la puerta a la historia y al hacerlo se reivindica. Ojalá que quien lo suceda extraiga de su pontificado esta lección de innovación y no el inmovilismo tradicionalista que caracterizó al resto de éste.

altohar@hotmail.com



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (3)
páginas:
1 |
Por Ricardo Medina
21.02.2013
6:03 PM
Excelente la síntesis de la obra del papa Benedicto XVI, ahora bien, según los rumores en la red y los comentarios anteriores el problema de la renuncia es de mafia-política. Eso puede ser. Pero yo comparto la opinión que el papa no se gano a la gente, mas bien se le vio alejado y "separatista" (perdón por la expresión). En fin la imagen de Juan Pablo II era muy diferente, fue difícil continuar ese legado. Saludos a todos
 
Por Gordon Garcia
21.02.2013
1:38 PM
Los buenos cristianos han sobrevivido a dos mil años de iglesia católica. No me preocupa para nada la buena salud del cristianismo. Se han visto peores épocas a lo largo de la historia.
 
Por Guillermo Jose Moreno Olivares
21.02.2013
7:03 AM
No es una lección de innovación.Renuncia porque de otra manera la iglesia quedaría dividida si no no lo hace.Existen bandos rivales dento del seno de la Santa Sede a los que el y otros grupos se han enfrentado.Bandos ligados la mafia italiana al lavado de dolares, que han usado las instituciones financieras del vaticano para sus propósitos.Es la vuelta del Vaticano a sus ANTIGUAS ANDANZAS OSCURANTISTAS.Bajo un manto de ORTODOXIA se quiso LAVAR LA CARA DE LA IGLESIA mientras por dentro se PUDRE.Benedicto quiere estar vivo y con influencia en la elección del próximo Papa.Por eso renuncia.Ni esta enfermo,ni es un lección de innovación.Es una trágica decisión que va en contra de la ORTODOXIA que su a antecesor y El mismo han puesto en practica.Pero LA ÚNICA FORMA DE SALVAR lo que queda de SANTO en la ...CASA DE PEDRO
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar