Compartir

Muerte indigna

Advertencia para la soberbia y la ambición que conduce a los gobernantes a su ruina

RUTH CAPRILES |  EL UNIVERSAL
jueves 14 de febrero de 2013  12:00 AM
Creso fue un déspota de Lidia, Asia Menor, del 560 al 547 a.C. Se creía el más feliz de los mortales pues había obtenido inmensas riquezas y territorios, ejercía un dominio despótico sobre sus súbditos y había conquistado las ciudades griegas más importantes de la región de Anatolia.

Cuando el sabio Solón pasó por la ciudad de Sardes, capital de Lidia, Creso lo invitó a recorrer sus dominios y visitar las estancias llenas de los tesoros pillados en sus conquistas. Luego, Creso preguntó a Solón quién creía era el más afortunado de los hombres, esperando los halagos debidos a su poderío. En vez de adularlo, el sabio mencionó varios nombres de personas que habían realizado grandes hazañas y luego habían llevado vidas tranquilas y gozosas, muriendo entre los suyos. Indignado, el déspota le preguntó por qué no apreciaba la dicha Lidia y Solón respondió: "no se conoce de la dicha de un hombre hasta que no se conoce su final". Creso dejó ir a Solón con desprecio, considerándolo un ignorante.

Pocos años después empezaron las desdichas de Creso. Primero perdió a su querido hijo y heredero; luego Lidia es atacada por los persas, bajo el comando de Ciro II quien en vez de matarlo lo mantuvo vivo como consejero para que lo ayudase a terminar de conquistar sus dominios. De Rey pasó así a ser esclavo de los persas y traidor a su patria, teniendo un final de deshonra. Para los antiguos, una muerte heroica era preferible a un fin indigno de servidumbre y traición a los propios. Por eso advertía Herodoto a los gobernantes soberbios: "... si has asumido que hombre también tú eres y gobiernas sobre otros semejantes, aprende en primer lugar que en los asuntos humanos existe un movimiento cíclico y que, al girar, no permite que siempre los mismos sean los afortunados".

Todo parecido con la historia venezolana actual no es pura coincidencia y las sentencias de Solón y Herodoto continúan siendo una advertencia para la soberbia y la ambición que conduce a los gobernantes a su ruina.

ruthcapriles@yahoo.com



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar