Compartir

Justicia tuerta

Se pide clemencia para los comisarios en esta situación inédita y surrealista

LEOPOLDO FONTANA |  EL UNIVERSAL
sábado 9 de febrero de 2013  12:00 AM
"Todos los animales son iguales, pero hay unos animales más iguales que otros". Es el célebre aforismo de "La granja de los animales", del inglés George Orwell, una parodia política escrita en 1944 para satirizar al gobierno de la Unión Soviética secuestrado por Stalin.

Y se aplica como un guante a la situación de los comisarios condenados, porque: "la ley tiene que caer con todo su peso por estos criminales del 11-A", según palabras del títere designado.

No sé si existirán videos que documenten los "crímenes" de los comisarios. Pero existen de los pistoleros de Puente Llaguno, impunes y libres, disparando de arriba hacia abajo, sobre los venezolanos que marchaban por la avenida Baralt.

Entonces ¿la criminalidad de los disparos se define dependiendo de quiénes eran los que disparaban?

Pero ¿qué se puede esperar de un Tribunal Supremo de Justicia, solamente para algunos venezolanos, que corea al unísono el "uh ah"? ¿Y de su presidenta, la obsecuente Luisa Estella Morales, declarando que "la separación de poderes no tiene ningún sentido"?

El exmagistrado coronel Ramón Eladio Aponte A., cantó como Pavaroti en Washington la orden de Chávez de condenarlos a 30 años de prisión, "a cómo diera lugar." Y: "salir de eso inmediatamente sin más tardanza". "¡Condénelos de una vez!".

Se pide clemencia para los comisarios en esta situación inédita y surrealista en que se encuentra Venezuela, gobernada a control remoto desde de La Habana.

Pero ¿quieren la verdad?

El títere designado, solemne e inflado, debiendo soportar que en sus propias barbas el "bravo pueblo" le reclame el regreso del comandante, no tiene ninguna autoridad para la clemencia mientras éste continúe respirando.

leofontanab@hotmail.com



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por José R Pirela
09.02.2013
3:20 PM
La política no es una ciencia ni un Poder, es el arte de los acuerdos y consensos, pero cuando la convierten en el arte de las zancadillas, se convierte en una perversidad. Y un Estado que utiliza la Justicia para imponer la voluntad política sobre los ciudadanos es una sociedad condenada por los bárbaros y a la esclavitud de la conciencia colectiva. Sin la separación de poderes, o equilibrio institucional, los bárbaros imponen su rabia y odio sobre los derechos humanos y civiles de las personas decentes y civilizadas. ¿Podrían los bárbaros imponer su perversidad sin el Poder del Estado? ¿Podrían llegar los bárbaros al Estado en una cultura de equilibrios democráticos? ¿Se podrá desarrollar una cultura de equilibrios democráticos con un Estado que concentra el Poder Político y el Poder Económico?
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar