Compartir

La política es ajedrez, no damas

DANIEL LANSBERG RODRÍGUEZ |  EL UNIVERSAL
viernes 1 de febrero de 2013  12:00 AM
Cuando estudiaba en la Universidad de Harvard, tuve un profesor de política, un señor ya más o menos mayor, quien solía decirnos que la política era ajedrez, no damas.

Esta advertencia salía a relucir cada vez que él sentía que estábamos siendo demasiado obtusos en nuestros argumentos, viendo sólo lo más claro, lo superficial, sin considerar el subtexto, ni intentar visualizar las próximas movidas. Es decir, enfocándonos en lo táctico y no en lo estratégico.

Las damas es un juego de análisis puro. Matemático e inmediato. Si ambos contrincantes evitan cometer error, siempre terminará en empate: cosa que fue comprobada matemáticamente en el 2007.

Mientras tanto, el ajedrez -al igual que el póker- es ante todo una guerra psicológica, de escamoteos y de antifaz. Aunque los jugadores miran al mismo tablero, ambos estarán viendo dos juegos muy diferentes. El mejor jugador gana al llenar a su rival de incertidumbres y certidumbres falsas, para que cuando al fin reconozca la gravedad de su situación ya sea muy tarde para reaccionar.

Por más que me haya encontrado, con frecuencia, en contra de sus políticas, respeto que Hugo Chávez jugaba a la política como el ajedrez y que en eso era un maestro. A nivel intrínseco sabía cómo confundir y dividir sin tener que esconderse. Giraba a la derecha cuando el mundo esperaba que girara a la izquierda, y viceversa: siempre manteniendo tanto a sus amigos como a sus enemigos en guardia y sin balance.

Bajo Chávez el Estado nos mantenía informados de lo que el Gobierno estaba haciendo y pensando. Innumerables cadenas nos apabullaban de información. A veces, incluso, líderes dentro del oficialismo, eran sorprendidos en vivo y directo, al igual que todos los venezolanos acerca de decisiones tomadas por el Ejecutivo. Recuerdan la "guerra" con Colombia en el 2008. ¿Recuerdan la expresión de confusión y terror en la cara del general Briceño en escuchar esa orden? Inolvidable...

Por más que no supiéramos necesariamente como interpretarlo, o que a veces desconfiáramos con razón de ello, al menos existía la intención de comunicar. Es decir, que el venezolano podía ver el tablero, observar las jugadas en tiempo real, por más que no las entendiéramos. ¿En serio cerrarán RCTV? ¿En serio nacionalizarán la Polar? Muchas veces  sólo después, en retrospectiva, lográbamos darle un módico de coherencia a lo visto, y aun así nunca estuvimos seguros de lo que era azar y lo que era estrategia.

Ahora, seamos honestos, el juego nunca fue parejo. Con la bonanza petrolera, los medios del Estado, el CNE, el TSJ, el chavismo jugaba con puras reinas contra una manada de peones y alfiles. Sin embargo, podíamos jugar.

Dicen del oxígeno que nunca se aprecia hasta que te hace falta. Lo que tenemos hoy -y no me atrevo a llamarlo un gobierno- nos ha ocultado el tablero a 27 millones de venezolanos. Una población acostumbrada, por el mismo mandatorio que el neo-chavismo finge adorar, a tener algún tipo información (buena o mala, relevante o no). Hoy quedamos reducidos al raspado de rumores, conjeturas y chismes.

De las incontables faltas de respeto que ha soportado el pueblo venezolano en los últimos catorce años, las del último mes han sido las peores. El no saber si el Presidente vive o está muerto. Nuestra pobre Constitución violada de la manera más descarada. La tragicomedia surrealista de la no-inauguración que parecía salir de una zarzuela.

Que el destino de la nación se sustancie en secreto: un jueguito privado entre el señor Cabello y el señor Maduro bajo la mesa, y con el pueblo en la oscuridad. Eso es la peor falta de respeto de todas.

Jamás, jamás pensé poder decirlo, pero: Chávez, regresa. Por favor regresa.

@Dlansberg


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (5)
páginas:
1 |
Por Gerardo Rodriguez
01.02.2013
2:44 PM
A Moisés Benarroch. Me refería a artículos anteriores.
 
Por Moisés Benarroch
01.02.2013
12:00 PM
A Gerardo. Una cosa es que el tipo no sepa escribir y otra que ataques un supuesto pro-sionismo, que no se ve por ningún lado.
 
Por Gerardo Rodriguez
01.02.2013
10:29 AM
Te va mejor cuando escribes basura pro-sionista y pro-gringa, de pana. Dedicate a eso que lo haces chévere y así justificas tu sueldo.......... deja de hacer el ridículo, de pana.......
 
Por Moisés Benarroch
01.02.2013
8:18 AM
Terriblemente mal escrito. Después nos preguntamos porque en la oposición nos va así de mal. Todo el artículo para lo único que sirve es para que sepamos que el niño fue a Harvard.
 
Por Moisés Benarroch
01.02.2013
6:30 AM
¿Qué necesidad tienes de decir que estudiaste en Harvard? Es claramente una justificación para esa notable incapacidad de redacción. Párrafos cortos e inútiles. Un artículo simplemente lamentable, como tantos otros en nuestra prensa. Ir a Harvard, no basta, como es evidente. Por cierto, los tres puntos suspensivos son para indicar el suspenso del discurso, y los utilizas mal siempre. En fin, luego nos preguntamos por qué en la oposición no damos pié con bola.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar