Compartir

Golpes buenos, golpes malos

FERNANDO OCHOA ANTICH |  EL UNIVERSAL
domingo 27 de enero de 2013  12:00 AM
La conmemoración de un  nuevo aniversario del 23 de enero de 1958 me hizo recordar una vieja polémica que tuve con mi amigo Tulio Hernández, columnista de El Nacional, sobre las intervenciones militares en Venezuela. El debate surgió en una conferencia que dimos sobre el tema en el Ateneo de Caracas. Su posición mantenía una visión ética de la sociedad un poco utópica. La mía, al contrario, era pragmática e histórica. Él sostenía que todos los golpes militares eran malos porque sustituía la voluntad de lucha de nuestro pueblo en la construcción de su historia. Mi posición era más flexible: en nuestro devenir como país han ocurrido golpes buenos y malos, según las circunstancias políticas que tuvieron que enfrentar sus participantes y la solución que lograron darle a la crisis nacional que enfrentaron.

Uno de los aspectos más relevantes del debate fue su afirmación de que en  Venezuela los gobiernos civiles habían tenido una muy limitada presencia, mientras los regímenes militares habían ocupado toda nuestra historia con excepción de la interrumpida presidencia del doctor José María Vargas, los gobiernos de dos años de los doctores Juan Pablo Rojas Paúl y Raimundo Andueza Palacios en el siglo XIX y los cuarenta años de gobiernos  civiles transcurridos desde 1958 hasta 1998.  Mi posición fue diferente. Mantenía que los presidentes que ostentaban el grado de general al ejercer la presidencia de la República en el siglo XIX eran más políticos que hacían la guerra que  militares profesionales. El  Ejército Libertador, una estructura militar jerarquizada y permanente, había sido licenciado por bolivariano.

La actual Fuerza Armada fue creada por Cipriano Castro después del triunfo de la Revolución Liberal Restauradora. Durante el siglo XX evolucionó desde un Ejército pretoriano al servicio de Juan Vicente Gómez a una institución del Estado después de 1958, mediante un largo proceso de  profesionalización desarrollado durante los gobiernos de Eleazar López Contreras, Isaías Medina Angarita y Marcos Pérez Jiménez. Actualmente se encuentra sometida a una fuerte presión política que busca transformarla en una organización al servicio de un partido político que, mediante su ideologización, busca debilitar sus tradicionales valores militares. La Fuerza Armada, durante ese largo proceso de modernización, tuvo diferentes intervenciones en el orden político que lograron resolver, con aciertos y errores, delicadas crisis nacionales.

De manera sorprendente, durante la dictadura de Juan Vicente Gómez hubo  tres importantes crisis militares: 1919, 1922 y 1928. Esos intentos de golpes de Estado fueron dirigidos por oficiales y cadetes egresados de la Escuela Militar o graduados en institutos militares en el exterior. Su objetivo era impedir el intento reeleccionista del dictador que se va a prolongar en el poder hasta su muerte. Ese mismo ejército pretoriano va a ser la base de poder de Eleazar López Contreras para conducir una inteligente transición política en 1935, que va a orientar a Venezuela hacia un proceso de progresiva democratización, interrumpido por el golpe militar del 18 de octubre de 1945 contra el gobierno de Isaías Medina Angarita. Una alianza entre Acción Democrática y oficiales jóvenes descontentos  permitió su triunfo.

La polémica sobre este golpe militar ha dividido a Venezuela. Un amplio sector nacional lo considera injustificado por haber interrumpido una evolución política que conducía a Venezuela hacia una plena democracia; otro, tan amplio como el anterior, piensa que la importante transformación política realizada durante el trienio de Acción Democrática lo justifica plenamente. Lo  innegable, es que a partir de ese momento se inicia en Venezuela un largo proceso de inestabilidad política que va a prolongarse hasta los años  sesenta. Durante ese tiempo, la Fuerza Armada derrocó al gobierno constitucional de  Rómulo Gallegos, respaldó el fraude electoral de Marcos Pérez Jiménez en 1952 y lo derrocó el 23 de enero de 1958.  No es fácil hacer una valoración ética de esas intervenciones. Hubo golpes buenos y golpes malos.

Un golpe militar sólo puede justificarse si tiene causas sumamente graves. A mi criterio son tres: la flagrante violación del orden constitucional por el gobierno a ser derrocado, la clara percepción de que se encuentra en riesgo la soberanía nacional y el convencimiento de que ese gobierno piensa destruir la institucionalidad de la Fuerza Armada. La historia nos enseña que las intervenciones militares exitosas y éticamente aceptables son aquellas que conducen lo más rápido posible a la legalidad constitucional. Un excelente ejemplo de una acertada actuación de la Fuerza Armada  fue el 23 de enero de 1958. La Junta de Gobierno convocó a elecciones transparentes y equitativas en menos de un año y reorientó a Venezuela hacia un régimen democrático que garantizó la alternancia republicana por cuarenta años.

fochoaantich@gmail.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (6)
páginas:
1 |
Por FEDERICO GARCIA
27.01.2013
8:46 PM
La Fuerza Armada la mayoría de las veces ha actuado como el fiel de la balanza para lograr la estabilidad y tranquilidad del país nacional en situaciones apremiantes de su acontecer; asunto que de forma implícita ha entendido el reelecto y, por tal razón, ha creado órganos paralelos (milicias, colectivos armados, militares cubanos y Chávez somos todos)que pretenden neutralizar a las fuerzas regulares para el caso, de que éstas en el cumplimiento de sus funciones consagradas en la Constitución, insurgieran en contra de los usurpadores para reestablecer la vigencia de la misma. Por esos las expectativas que muchos venezolanos tenían de una actuación de la Fuerza Armada en dicho sentido, se han visto frustradas por la actitud complaciente de los altos mandos militares ante el incumplimiento por el Ejecutivo en funciones de la máxima Ley, basada en una sentencia de dudosa constitucionalidad y legalidad, según los criterios de interpretación de las leyes; de producirse sería un golpe bueno
 
Por German Guzman
27.01.2013
8:09 PM
Estimado General, en su escala de Golpes de Estados, tenemos 3 de 3, el problema que hablar de eso en Venezuela es un Tabú, gracias paradójicamente a un golpista que llegó a ser dos veces presidente consecutivamente. Hilarante el comentario del Sr. Rogelio Perihelio 8:23 AM, tiene una forma muy particular de llamar y calificar en la misma palabra al gobierno.
 
Por Danilo Tortosa
27.01.2013
3:16 PM
"El regreso de la Inquisición" (E. P. Iturrieta), "Ética y Política" (Emeterio Gómez), "Golpes buenos, golpes malos" (F. Ochoa A.) y, "Golpear a una persona no es violencia" (T. Horacio H.), todos estos artículos de opinión de El Universal de hoy tienen en mi opinión un común denominador. Todos los temas que abordan están relacionados con el equilibrio que debe existir entre el pensamiento racional y el pensamiento ético para que el mundo que nos rodea pueda ser mejor. Sin pretender inventar la pólvora me inclino a pensar que de nada nos sirve una idea racional sin acompañarla del debido complemento ético, como tampoco nos sirve una idea éticamente impecable, si no se le acompaña con el debido toque de racionalidad. Ciertamente que esta no es una receta científica o mágica, pero es una práctica que, antes de tomar una decisión en la vida, debería hacernos estimar y sopesar cuánto de lo uno y cuánto de lo otro deberíamos utilizar para concretarla satisfactoriamente.
 
Por jose morales
27.01.2013
11:00 AM
Bien claro señor GENERAL y que vamos a hacer, o usamos la linea directa al palacio de la liga de la JUSTICIA. Tal ves usted sea un Superman y yo Spiderman pero como lo sabremos si no hacemos nada. y lo recalco NADA
 
Por JOSE LABASTIDAS HERNANDEZ
27.01.2013
8:56 AM
TODO ESTABA PREPARADO PARA LA TRAICION CONTRA PEREZ JIMENEZ Y ESO SE ESTABA GESTANDO SIMPLEMENTE PORQUE PARA LOS INTERESES DE USA Y EL SAQUEO QUE TENIAN EN VZLA NO LES CONVENIA UN "NACIONALISTA" EN EL PODER POR MUCHO TIEMPO Y POR ESO PREFIERON MONTAR LA HEGEMONIA PUNTOFIJISTA QUE PARA ELLOS ERA MAS CONFIABLE PORQUE ESTABA DE POR MEDIO LA FARSANTE E HIPOCRITA IDEA DE QUE EL PUEBLO LOS ESTABA APOYANDO Y CREIA EN LA DOCTRINA SOCIAL DE UNOS VENDEPATRIAS QUE ESTABN EN EL EXILIO ESPERANDO SU OPORTUNIDAD PARA REGRESAR A APODERARSE DEL PODER QUE NO SOLTARON POR 4O AÑOS CONSECUTIVOS
 
Por Rogelio Perihelio
27.01.2013
8:23 AM
Usted lo dijo, mi General, (1) El Gomierdo viola constantemente la Constitución, (2) nuestra soberanía está amenazada por los Cubanos, y (3) el Gomierdo ha sido más que claro diciendo que hay que hacer desaparecer nuestras Fuerzas Armadas. Yo añadiría (4) no hay juego Democráticpo y con voticos no sale. Perez Jiménez solo violó uno de los establecidos y bastó para justificar su salida, ahora son todos. Qué hacemos? Seguimos persiguiendo la paz acompañada de destrucción?
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar