Compartir

Consenso en tienda aparte

El país no aguanta una nueva dosis de sectarismo, intolerancia, prejuicios y menosprecio

ALFREDO YÁNEZ MONDRAGÓN |  EL UNIVERSAL
sábado 26 de enero de 2013  12:00 AM
La palabra mágica, para el intento de recuperación de las instituciones es: consenso. Surge, aunque parezca obvio, en un momento crucial, cuando el poder político se sostiene en la ausencia del líder, y como consecuencia el país se enfrenta a una nueva oportunidad de reordenarse.

La Mesa de la Unidad Democrática atinó con el concepto, y ahora entra en la difícil situación de propiciar la práctica.

Quedó demostrado con la experiencia reciente que la MUD es una alianza de partidos políticos, eco de la sociedad civil que confía en la militancia y en la estructura para asumir el poder. Pero también quedó demostrado y así lo refleja el informe final elaborado por esa instancia sobre los resultados electorales, que la alianza requiere de la ampliación de sus bases, en voz y voto. Es urgente.

No se trata de abrir las puertas para recibir visitas, o de crear un buzón de sugerencias que luego serán evaluadas por un comité de sabios.

La amplitud de la alianza nacional implica la incorporación directa de los sectores representativos del país en ámbitos que van más allá de la política. La MUD ha dado un paso clave. Corresponde a los sectores imponer la tesis de su participación directa, organizada, argumentativa y de propuestas, para que tenga sentido la proclama del consenso, como instrumento útil para la toma de una decisión de trascendencia nacional.

Que los políticos organizados en partidos se hayan puesto de acuerdo es un avance. Falta ahora que otras instancias de la sociedad se pronuncien y se activen, porque el pandemónium en el que estamos inmersos no aguanta una nueva dosis de sectarismo, de intolerancia, de prejuicios, de descalificaciones ni de menosprecio.

Una primera acción podría ser el reconocimiento público de los errores cometidos, la advertencia de que todo lo que se hizo no fue lo idóneo, la asunción de las correcciones admitidas en el informe que presentó la MUD, y la convocatoria inmediata y con carácter vinculante, a todos aquellos que están dispuestos a cooperar en la construcción de una auténtica alternativa de país distinta a la que solo se dibuja en intentos, en buenas intenciones, pero que concluye en derrotas, y peor aún, en confinamiento, a la espera de tiempos mejores y de la Providencia.

El camino está trazado, pero hay que recorrerlo. Iniciar la marcha requiere de voluntad política sincera, sin mezquindad.

Cerrarse. Imaginar que ahora sí es posible imponer la tesis que ya probó sus falencias, puede conducir a la instalación de tantas tiendas aparte, que inmersos en la incertidumbre como estamos, terminemos todos alrededor de un gran campamento; eso sí, con el ánimo de lograr el consenso.

@incisos



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por José R Pirela
26.01.2013
11:16 AM
Para que el consenso sea conceptual y estable, debe estar despojado de la ambición por la TOMA DEL PODER. La arbitrariedad, la corrupción, y males derivados, son producto de la tentación que se mantiene en el Poder absoluto que le confiere el petróleo al Ejecutivo. El cambio de personas no cambia el Estado de Derechos ciudadanos. La sustentabilidad del Estado Democrático no está en EL PODER, sino en el impedimento para que se convierta en un azote para los ciudadanos. Tal impedimento se logra concertando la manera práctica que impida que una institución se imponga sobre las otras.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar