Compartir

Falsificar el pasado

Se entiende la necesidad de minimizar al rival para aparentar la grandeza que no se tiene

MARCO NEGRÓN |  EL UNIVERSAL
miércoles 23 de enero de 2013  12:00 AM
Con notable frecuencia los gobiernos caen en la tentación de falsear la historia, sobre todo minimizando la obra de sus predecesores para magnificar la propia. Pero esa tentación se convierte en práctica habitual en las autocracias y dictaduras, habiendo alcanzado tal vez su cenit en la URSS donde se llegó al extremo de borrar no solo la obra sino la existencia misma de casi todos los protagonistas de la revolución.

Esa práctica ha sido reproducida con fidelidad por la autocracia que hoy pesa sobre Venezuela, empeñada sobre todo en negar la obra de los 40 años de la república civil que la precedieron, período que, con abundancia de argumentos, Manuel Caballero ha calificado como el más brillante y fructífero de la historia venezolana.

Dentro de semejante tónica se pretende ahora atribuir a ese período todos los males que hoy padece Caracas, olvidando que fue en él que se concretaron, entre otras, dos de las estructuras fundamentales de la ciudad y sin las cuales no sería concebible su existencia: los sistemas Tuy del acueducto, una obra que por su tamaño y complejidad bien puede calificarse de ciclópea, y el Metro, inaugurado en 1983 siendo nuestra capital la sexta de la región en contar con un sistema como ese y que hoy, pese al descuido, es el cuarto que más pasajeros transporta. De entonces quedaron, en materia urbanística, carencias importantes entre las cuales cabe destacar la incapacidad para afrontar la cuestión de los barrios informales y la vergüenza del transporte público superficial. Pero no se debe olvidar que durante esos 40 años la ciudad creció a un promedio de 49.100 habitantes por año, cuatro veces más que el promedio registrado en estos primeros 13 años de socialismo del siglo XXI, que, pese a la abundancia de recursos con que ha contado, una continuidad de gestión sin precedentes en los últimos 60 años y el control absoluto de las instituciones fundamentales del Estado, ha sido incapaz no ya de igualar los logros de sus predecesores, sino incluso de atender las carencias que dejaron; el improvisado esfuerzo de la Gran Misión Vivienda comienza a mostrar las costuras y pronto se comprobará cómo conspira contra la noción misma de ciudad. Se entiende entonces la necesidad de minimizar al rival para aparentar la grandeza que no se tiene.

marco.negron@gmail.com

@marconegron



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (2)
páginas:
1 |
Por Sory Arias
23.01.2013
3:09 PM
La figura de Simón Bolívar utilizada por el chavismo es una falsificación del pasado. Bolívar fue un liberal, crítico de los comunistas de su época, sus ideas no tienen nada que ver con las tonterias del chavismo.
 
Por Danilo Tortosa
23.01.2013
2:14 PM
"Pero esa tentación de falsear la historia se convierte en práctica habitual en las autocracias y dictaduras,..". En honor la verdad habría que hacer una excepción con el relativamente corto gobierno de Pérez Jiménez. Es cierto que bajo una autocracia con algo de visión se pueden hacer muchas más obras que bajo un estado democrático, en el cuál todo proyecto se demora porque se hace con consenso. Sin entrar a comparar con posteriores gobiernos, lo que ese gobierno sin los actuales ingresos petroleros creó en obras públicas (con sólo ver el cambio que se originó en la ciudad de Caracas uno se da cuenta), hay que reconocer que ha dejado mucha más nueva infraestructura que los anteriores y que muchos de los posteriores. Al gobierno dictatorial de Pérez Jiménez le tocaría más ser comparado con el autoritario del Sr. Chávez. Este último, el que más dinero ha recibido, es por lo tanto el que menos obras ha realizado en nuestro país. Es autoritario pero ineficiente. Es el perfecto comunismo.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar