Compartir

Como Manolo y Pepe

MIGUEL E. WEIL DI MIELE |  EL UNIVERSAL
miércoles 23 de enero de 2013  12:00 AM
De Real Cédula en Real Cédula, los territorios de nuestra República, que es cualquier cosa menos República, pasaron en tiempos coloniales a estar bajo la jurisdicción de Nueva Granada o de la Audiencia de Santo Domingo. Un bochinche  territorial y un desastre administrativo, de esos en los que los españoles son pioneros. La historia nuestra es bien conocida, Simón Bolívar y su caballo, tan enano y épico (Bolívar, no el caballo), degollando Manolos y Pepes sin compasión, que peleaban por un Fernando VII que estaba pendiente de los toros de financiar a Goya. Que así como decía sobre la constitución de Cádiz (esa que llaman Pepa), "Marchemos francamente, y yo el primero, por la senda constitucional", al otro día decía, "mi real ánimo es no solamente no jurar ni acceder a dicha Constitución, ni a decreto alguno de las Cortes (...) sino el de declarar aquella Constitución y aquellos decretos nulos y de ningún valor ni efecto, ahora ni en tiempo alguno, como si no hubiesen pasado jamás tales actos y se quitasen de en medio del tiempo", o sea, a tomar por saco todo Manolo (como dirían ellos) cada vez que le diera su real ánimo, que es lo mismo que la real gana, pero dicho más bonito. ¿Y Pepe? No opina; lo ensartó Páez en una lanza.

Retirado Manolo y atravesado Pepe, siguió la historia de esa España, tantas veces tan oscura, otras tan de Real Madrid y FC Barcelona, hasta llegar a una democracia demasiado tardía en esto que llamamos occidente. Y allí andan, los dos grandes partidos políticos españoles sumidos en crisis, con corruptelas que se destapan a diestra y siniestra, mientras se pagan y se dan el vuelto los que de alguna manera han logrado hacerse con el favor de un electorado que va y repite una y otra vez por los mismos que flagrantemente meten mano en arca pública. En un desorden de competencias territoriales inexplicables, espiral de gastos y contratos públicos con mano peluda, cuentas en Suiza, regalos a políticos y aeropuertos fantasmas. Unos días muy morales y otros días con la cara de tabla. Todos muy fieles a las enseñanzas de Fernandito.

Y se preguntará el lector a qué viene tanto cuento de la península ibérica, si al Manolo y al Pepe los sacamos a patadas porque estaríamos mejor sin ellos. Mejor solitos y sin injerencias continentales, ni peninsulares, ni insulares. Ni neogranadinos, ni ninguna isla caribeña, ni nadie. Que nos mandamos a nosotros mismos carrizo. Pues quizás valga la pena recordar, que todo lo que sabíamos entonces nos lo enseñaron Manolo y Pepe, desde el idioma hasta rezar. Claro que pusimos nuestras cositas: que si República con su Constitución y todo; moral y luces y tal. ¿Centralismo o Federalismo? Que unos quieren una cosa y otros la otra, y a falta de Manolo y Pepe, nos damos palo entre nosotros. Por la patria. Cambiamos la Constitución, una y otra y otra vez, porque así aprendimos. Porque se invoca solo cuando conviene. Un día la aplicamos, y otro día no. Un día la juramos y otro la negamos. Como Fernando. Según encaje la cosa. Porque imagínate tú, tener que dar explicaciones a alguien. ¿Quién ha visto? Porque aquí refundamos cada vez que tengamos que refundar, y si la falta temporal es absoluta, la hacemos temporal, y si es temporal, hacemos que no hay falta. O lo que convenga, ahí vamos viendo. Si después de tanta Real Cédula volvemos a mandatos insulares, pues volvemos. Aquí nos seguiremos dando al degüelle fraternal bien aprendido del bajito épico; obediente a jurisdicciones ajenas; eligiendo clamorosamente perjuradores. Porque en eso andamos desde aquel 19 de abril: el día que inventamos ser independientes por defender los derechos de ese, el que jura y reniega, Fernando VII. Como Manolo y Pepe.

miguelwd@yahoo.com

@weilmiguel


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Teodoro Sanso Menendez
23.01.2013
11:42 PM
¡Que artículo tan tonto ! Tanto gamelote para decir que no le gusta que los cubanos nos gobiernen y estoy de acuerdo. Lo que me parece (...) es agredir gratuitamente a ls españoles. Su apellido supongo que italiano no me garantiza mejor administración que la española y si mucha mafia y corrupción. Pero como tampoco voy a agredir en general a ningún gentilicio saludo a mis amigos los italianos menos a usted .
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar