Compartir

Argentina: casinos & financieros

ECCIO LEÓN R. |  EL UNIVERSAL
lunes 21 de enero de 2013  12:00 AM
Para un profesional, al escribir un informe o dar una conferencia significa tener que buscar datos, estadísticas, leer libros, monografías, diarios, ensayos, etc., después analizarlos, compararlos, chequearlos, verificarlos, y luego recién emitir un dictamen o confeccionar un escrito o informe. Ese trabajo, para la Administración Federal de Ingresos Públicos Argentinos  (AFIP), no tiene valor alguno. Lo único que considera como costo es el precio del libro o del diario, pero no el trabajo de estudiar y elaborar. Vale decir que para un profesional independiente, su trabajo para el AFIP debe ser gratis. No se contempla el trabajo intelectual como costo deducible de impuestos.

El gobierno de Cristina mantiene al juego, los casinos, y la renta financiera sin gravar, lo cual nos lleva a preguntar: ¿qué tan progresista es este gobierno? Por supuesto que el impuesto más injusto y conservador sigue siendo el Impuesto al Valor Agregado (21% de IVA), que obliga a los más pobres a pagar por sus propios planes asistenciales. En Argentina, en proporción, son los pobres quienes más impuestos pagan, pues todo lo que compran está gravado con impuestos al consumo, que son el pilar del sistema tributario vernáculo.

Es muy curioso lo que sucede en Argentina por estos días, pues el impuesto a las ganancias a los altos sueldos, normalmente es aplicable a personal jerárquico y gerencial en el resto del mundo. Mientras en Argentina se le cobra impuestos a la renta, a quienes ganan 12.000 dólares anuales de salario, en EE.UU este impuesto recién se aplica a partir de los 100.000 dólares anuales (promedio ponderado entre todos sus estados). En Europa, esta escala comienza a partir de los 65.000 euros en promedio.

Dicho de otra manera, en Argentina se considera burgués a un camionero, una maestra, una enfermera o un mecánico, etc.
¿Qué mecanismos usa el Gobierno para aumentar el impuesto a las ganancias? El sistema es complejo, pero voy a tratar de simplificarlo. Supongamos que de acuerdo a este impuesto, un trabajador en relación de dependencia, casado y con hijos, no pagaba ganancias si ganaba 6.000 pesos argentinos mensuales.

Como la inflación llevó al ajuste de salarios, que por cierto, vinieron subiendo por arriba del 30% anual (promedio) en estos últimos años, ese trabajador que ganaba 6.000 pesos argentinos pasó a ganar 7.800 pesos argentinos. El impuesto a las ganancias determina que hasta cierto monto no se paga impuesto y a partir de ese monto comienza a pagarse a una tasa progresiva. Supongamos que el mínimo no imponible era de 7.700 pesos para ese trabajador casado y con hijos. Como el Estado prácticamente no ha modificado el mínimo no imponible (los $ 7.700), ese trabajador empezó a pagar ganancias cuando, por los aumentos de salarios, superó el mínimo no imponible. Así, cuanto más gana, más impuestos paga. Decía antes que la tasa del impuesto es progresiva, esto quiere decir que si alguien gana un 10% más puede pagar, por ejemplo, un 15% más de impuesto a las ganancias. Es decir, no es que si gana un 10% paga un 10% más de impuesto, sino que puede pagar el 15%. Por eso es progresivo el impuesto. Lo cual provoca una enorme distorsión, ya que en cierto punto, un aumento de sueldo puede significar en realidad ganar menos.

Como los aumentos de salarios se estuvieron ajustando según la inflación real y el mínimo imponible casi no se tocó, muchas personas en relación de dependencia empezaron a pagar cada vez más impuesto a las ganancias, con lo cual el aumento de salarios conseguido se licuó en parte con el pago de este impuesto. Pero ojo que no solo los que trabajan en relación de dependencia tienen este problema.

Las empresas y los trabajadores independientes también sufren de una mayor carga impositiva del impuesto a las ganancias.
Por ejemplo, una empresa compra una mercadería a 10 $ y a los 6 meses la vende a 15 por efecto de la inflación. Supongamos que reponer la mercadería le cuesta 13 $. Para el Estado esa empresa no ganó 2 pesos, ganó 5 y, por lo tanto, le cobra el impuesto a las ganancias sobre 3 $ que "suponen" son utilidades.

Le aplica el impuesto a las ganancias sobre utilidades que no existen o si se prefiere, le cobra el impuesto a las ganancias sobre el costo de reposición de la mercadería, con lo cual le cobra ganancias sobre su capital de trabajo. Este impuesto es tan distorsivo que obliga al empresario y pequeño productor a cargar esa pérdida de rentabilidad a ventas futuras, provocando así más inflación.

Con los profesionales independientes es incluso peor. Lo que pueden deducir del impuesto a las ganancias es prácticamente "nada".

Es más, y esto supera al problema actual, un profesional que dedica horas de trabajo a estudiar para luego entregar su trabajo no puede deducir esas horas de trabajo del impuesto a las ganancias.

Para el gobierno de Cristina el trabajo intelectual no es un costo y por lo tanto el impuesto a las ganancias se transforma casi en un impuesto a los ingresos brutos.

Cedros@hcb23.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar