Compartir

¿Aló, Aleppo?

FÉLIX R. CHACÓN |  EL UNIVERSAL
lunes 21 de enero de 2013  12:00 AM
Aló buenos días, 122, ¿en qué puedo servirlo? El operador del servicio internacional atendía una llamada que no sospechaba lo adentraría en un mundo el cual por su juventud no conocía, el de un padre ávido de información acerca del bienestar de su hijo, además dependiendo de los buenos oficios de la telefónica.

Sí, deseo colocar una llamada a Aleppo, Siria. Fíjese, siguió el padre, estoy desesperado porque tengo semanas de no recibir noticias sobre mi menor hijo quien vive en Aleppo, una ciudad fronteriza en donde se libra una guerra. Le pido que por favor ponga todo su empeño en tratar de que esta llamada llegue hasta mi hijo, mire que llevo semanas intentándolo.

En aquellos tiempos, al final de los 70, las llamadas telefónicas en Venezuela eran procesadas a través del servicio internacional 122, tramitadas por operadores. No existía aún lo que luego se llamó Discado Directo Internacional, que permitiría a los venezolanos hacer las llamar sin intermediación alguna.

La llamada a Aleppo debía ser enrutada de estación en estación en varios países antes de llegar a su destino, y sólo tener "circuito" con la primera, Roma, era un suplicio entre otras cosas debido a "la strike", o huelgas que casi a diario se efectuaban y alejaban a los operadores italianos de su mesa de trabajo. De ahí en adelante todo era suerte dependiendo del volumen de tráfico y demás problemas que hubiese. De acuerdo a las regulaciones el operador debía tratar la llamada hasta donde ésta llegara, por ejemplo, Atenas, y ya. El cliente tenía que iniciar la llamada en otro momento desde el principio. A los operadores no les estaba permitido seguir tratando la misma llamada una y otra vez. Sin embargo, y atendiendo la emergencia del angustiado padre, dijo que le llamaría por la mañana con toda seguridad para intentar de nuevo. El padre incrédulo suplicó, por favor señor, le pido que no se olvide de mí.

Al día siguiente, el operador sorprendió al usuario y gestionó su solicitud, día tras día por una semana hasta que la llamada en espera, de operador en operador, fue tramitada por completo y el padre pudo localizar a su hijo en medio de la guerra y reunirse telefónicamente con él. El operador llamó luego al señor para saber si había logrado la llamada a su entera satisfacción y para preguntar si el niño se encontraba bien, y éste le agradeció profusamente por su invaluable ayuda, sin la cual no hubiese podido conocer la situación de su hijo.

Los padres, madres, familiares y seres queridos, hoy no tienen los mismos problemas que el padre de la historia, ya que están conectados por muchísimas vías y pueden comunicarse hasta presencialmente en tiempo real por video  en  varias opciones tecnológicas.

El operador telefónico me confió que esa historia lo marcó de por vida, y hoy ya viejo y con sus propios hijos, entiende el desespero del padre. Inclusive con Pin, con Skype, con Internet, y tantos otros medios a su disposición, solo ruega a Dios que Venezuela no sea sumida en el fanatismo que lleva a la insensatez del enfrentamiento fraticida.

Cuenta hoy el exoperador que llama incesantemente, pero en esta oportunidad al Poder, quien al parecer está desconectado, pero de la realidad del país...pip, pip, pip...piiiiiiii.

frcint@yahoo.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (2)
páginas:
1 |
Por JOSE NUNES
21.01.2013
7:43 AM
YA EL HAMBRE ESTA LLEGANDO A MILES DE HOGARES..HAMBRE NO ES UN BUEN ALIENTO AL DESASTRE ECONOMICO CULTIVADO ARDUAMENTE EN LOS 10 ULTIMOS ANOS.GRACIAS FIDEL!!!!
 
Por Jose Ramon Barboza
21.01.2013
4:20 AM
Caracas no es aleppo ni Venezuela Siria, cada quien es cada quien, sin embargo es necesario tener esas diferencias claras a la hora de quejarnos.Siempre se dejado claro que el mejor pleito es el que se evita y cosas por el estilo, nadie le gusta los conflictos y menos la guerra. Pero hay que estar claro cuanto se esta dispuesto a invertir en la clase de paz que se desea, simple ausencia de guerra a costa de ignorar situaciones o sumision total, conseciones en general, en fin hasta donde se esta dispuesto a llegar, claro se supone un escenario desequilibrado, porque caso contrario al observar las normas y respetar acuerdos las cosas marcharan bien, como todo el mundo siempre aspira, pero el punto es si las cosas no son como debieran entonces que hacer , que se recomienda , hasta donde y cuando dialogar, porque definitivamente cuando no se puede conseguir lo que debiera ser lo que resta es resignacion, que no es malo, siempre y cuando se este claro que es temporal,Paz es respeto.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar