Compartir

La victoria que vence al mundo

ROSALÍA MOROS DE BORREGALES |  EL UNIVERSAL
sábado 19 de enero de 2013  12:00 AM
Las circunstancias que vivimos como nación me preocupan, soy una persona realista. Me he encontrado varias veces con la violencia que camina por las calles, he sentido su crueldad muy cerca de mí. Una inmensa decepción ha llenado mi corazón al pensar que veríamos la luz al final del túnel, pero solo he encontrado que el camino oscuro se ha hecho cada vez más largo. Hay días en los que me siento muda, sin palabras que puedan consolar aun a los más cercanos y queridos. A veces la decepción se ha convertido en tristeza; sin embargo, de algo estoy absolutamente convencida, la verdadera fe se demuestra en medio de la adversidad.

El ser humano puede ser despojado de sus bienes materiales, puede ser víctima de toda clase de vejámenes, puede vivir situaciones que comprometan sus más esenciales principios, puede atravesar los más terribles conflictos; pero hay cosas que no pueden ser arrancadas de su ser, que se encuentran en lo más íntimo de su alma, grabadas como una marca de fuego. La fe es una de ellas y, aunque como todas las cosas que pertenecen al espíritu la fe es abstracta, intangible, hasta indefinible, son estos vientos contrarios los que la hacen más real y más fuerte. No hablo de la fe como una fuerza que viene de cualquier deidad, como una fórmula que se puede preparar en la botica de cualquier brujo, como el resultado de colocar un fetiche en algún lugar específico de nuestra casa, vehículo o lugar de trabajo, o incluso, de llevarlo en nuestro cuerpo.

Me refiero a la fe que nace y se desarrolla como resultado de una relación de amistad con Dios. Esa fe que se mostró en obras palpables en las vidas de hombres y mujeres que decidieron recorrer sus caminos de la mano del Creador. La fe que condujo a Moisés a sacar al pueblo de Israel de su esclavitud en Egipto; la fe de Abraham que le creyó a Dios cuando le dijo que su descendencia sería como las estrellas en el firmamento y pudo ver a su esposa embarazada aun cuando era una anciana; la fe de Ana que en la soledad de su infertilidad clamó a Dios por un hijo y nueve meses más tarde tuvo al gran profeta Samuel cargado en sus brazos; la fe de Daniel que vivió en medio del gobierno de uno de los reyes más corruptos, Nabucodonosor, no permitiendo que sus amenazas doblegaran su fe, por lo que Dios le puso en alto, lo honró con sabiduría y lo sacó ileso del foso de los leones.

Hablamos de la fe que nació en el corazón de tantos que escucharon las palabras de Jesucristo. Como la mujer samaritana que entendió que solo Él podía darle del agua que saciara la sed de su alma. Como la fe del ciego Bartimeo que comprendió que con el toque de la mano de Jesús no solo recobraría la vista de sus ojos físicos sino que sería capaz de ver también con los ojos del corazón. La fe de aquel centurión romano que reconociendo la autoridad de Jesús y sintiéndose indigno de ser visitado por el Maestro para que su siervo recibiera sanidad, le rogó que pronunciara la palabra de sanidad, y su siervo fue sanado. Como la fe de la mujer del flujo de sangre que nada ni nadie le impidió llegar al Señor para tan solo tocar el borde de su manto y ser sanada de una enfermedad que había padecido por años. Como la fe del apóstol Pablo que después de haber sido un fiero perseguidor de la Iglesia, no resistió el llamado del Señor y dedicó su vida a proclamar el evangelio de Cristo en medio de las circunstancias más adversas. Y la fe de tantos otros que el espacio en el papel no permite resaltar; también la de aquellos que la historia dejó de registrar. La fe de muchos que hoy continúan creyéndole a Dios a pesar de ser objetos de burla de hombres perversos, pero tienen la firme convicción del gran amor de Dios.

"Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y ésta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe". I Juan 5:4.

rosymoros@gmail.com

http://familiaconformealcorazondedios.blogspot.com

@RosaliaMorosB


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (3)
páginas:
1 |
Por Jesus Eusebio perez
19.01.2013
12:40 PM
Si tengo la Fe que logra trasladar montañas, peo me falta EL AMOR, no soy nada: Carta 1 del apóstol Pablo a los corintios 13:3 El Amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso. Si substituyo a Venezuela por Amor entonces leo: Venezuela es paciente y bondadosa. Venezuela no es envidiosa?Dios mío, Dios mío por que me has desamparado: Mateo 27 y Marcos 15 fueron las palabras de nuestro sénior en la cruz y pareciera que había perdido Fe en su padre y mas pudo su amor por el Padre que la fe que le tenía?
 
Por Leonardo Borregales
19.01.2013
12:16 PM
La fe trasciende la lógica humana. Citando una obra bastante popular francesa, sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos.
 
Por Quintero Alfredo
19.01.2013
9:24 AM
Los apoligistas de la religión se aprovechan de la falta de interés y del desconocimiento biblico de la mayoría de sus lectores para con pasajes bíblicos mencionados al vuelo, justificar y enaltecer la fe. La fe es lo que se requiere para creer algo sin evidencia, pero poner a Abraham como un buen ejemplo es completamente lamentable y absurdo. Como narra Génesis 22, Abraham era un abusador de menores, y casi mata de una cuchillada a Isaac porque Dios le ordenó matar a su hijo para probar su fe. Como nos enseñan que este cuento es historia, no han faltado casos de gente que oye la voz de Dios indicándole que mate a otras personas, pero en estos casos no se apareció el ángel de Jehová y han terminado en tragedia. No le pasa por la mente a esta columnista que la biblia fue escrita en la edad del hierro, y que hoy en día tenemos libros mucho mejores para agrandar nuestro conocimiento.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar