Compartir

Gobierno y fantasma

RICARDO GIL OTAIZA |  EL UNIVERSAL
sábado 19 de enero de 2013  12:00 AM
Quién gobierna en Venezuela en los actuales momentos, pareciera ser la pregunta de las cien mil lochas, porque hallamos muchas respuestas, y ninguna a la vez. Esto que llamamos Estado se ha convertido en una suerte de Torre de Babel, en una especie de galimatías en el que cada cual expresa una versión distinta de lo que sucede de acuerdo a su propia conveniencia, y cada cual entiende lo que a duras penas puede entender. Les propongo que revisemos someramente algunas versiones que ruedan por allí, que puedan darnos luces en esta hora tan aciaga para la nación. 

El ciudadano común piensa que gobierna Hugo Chávez, por aquello de la invulnerabilidad que de su figura se ha pretendido en los últimos catorce años, y cree a pie juntillas que desde su lecho de enfermo se entrega a la dura tarea de dictar a sus amanuenses como lo hiciera Bolívar en sus tiempos órdenes y contraórdenes, decretos ejecutivos, decisiones fundamentales, nombramientos de personeros, mensajes de confortamiento a su "pueblo", memoria y cuenta para la Asamblea Nacional, y hasta finos detalles en lo económico, educativo y fiscal.  Podría ser, pero hay muchas dudas.

Sin embargo, vistas las cosas como están, muchos piensan (una de las tantas versiones que circulan por allí) que la verdad de todo este enojoso lío es que aquí gobierna un fantasma, un ser ultraterreno, una sombra que nos hace llegar día a día sus pareceres por la vía del Vicepresidente, quien desde hace bastantes días se ha erigido en una especie de médium, quien funge de intermediario entre lo inasible y lo terreno, y cuando despierta de su trance se da a la inmensa tarea por cierto de traducir y transcribir lo recibido, para hacérnoslo llegar y que todo ello sea acatado como corresponde en un país serio.

Hasta hace poco tiempo los juristas, los constitucionalistas, los periodistas, los políticos de oficio y hasta la gente del común pensaban que la Constitución estaba clarita en sus postulados, pero eso no era así. Lo más importante de este "pequeño libro azul" era lo que estaba entre líneas, en letra minúscula o en los pies de páginas, que casi nadie excepto algunos iniciados en este exquisito arte interpretativo conoce en su esencia. Empero, y esta es otra de las tantas versiones que corren por allí, como se ha visto, algunos afirman no sin criterio que existen varios textos constitucionales en circulación, y esto explicaría el porqué no coinciden las "lecturas" de una u otra orilla, de una u otra trinchera.

Al estilo de la propia autora de la exitosa saga de Harry Potter, "la auténtica bicha" estaría guardada bajo cien llaves en el palacio de gobierno y al parecer, ante la urgencia por la enfermedad del Presidente electo, el manojo de llaves fue entregado a las carreras al heredero universal del régimen, quien pasó toda una noche metiendo llaves en el cáliz de plata hasta que "¡pum!", dio con ella. Esta versión, que circula por las redes sociales, tiene mucho de verosímil, aunque no lo parezca, puesto de que la realidad es el caldo nutricio de la fantasía y aquí se ha demostrado con fuerza que hay realismo mágico para rato. Si no lo creen, pregúntenle a nuestro admirado García Márquez, quien durante más de cincuenta años ha alimentado su producción literaria por la vía de su estrecha amistad con Fidel Castro y su ominoso régimen.

Les comento, antes de que se me acabe el espacio y la paciencia,  que leí hace días en un diario extranjero de gran circulación planetaria, otra versión de los hechos, que veo un tanto cuesta arriba de asimilar por lo truculenta. ¡Pero quién sabe! (de que vuelan, vuelan). Dicen que los miembros del alto gobierno venezolano gozan del don de la ubicuidad, de allí su preeminencia en esta etapa del proceso y el que los ojos del mismísimo Chávez se hayan posado en ellos. Lo cierto es que por ese "don", del que huelga decir carecemos la mayoría de los humanos, estos dos señores (porque son dos, específicamente) puedan estar aquí y allá a la vez. Están en Venezuela y a la vez en Cuba, o viceversa. Despachan desde aquí, pero a la vez es desde allá (no sé si me explico con claridad); de allí ese mejunje dado entre las dos naciones en los últimos meses.

Dicen los informantes (vaya uno a saber qué hay de cierto), que por la vía de la ubicuidad se explica a la perfección ese extraño fenómeno suscitado recientemente, que consiste en que los venezolanos tenemos la extraña sensación de que nos gobiernan los cubanos. No sé, digo yo, esto no lo dicen los diarios, pero tal vez  los hermanitos Castro gocen también de ese don ubicuo, y que estando en su tierra, es decir, en Cuba, puedan estar aquí a la vez. En todo caso, estas cosas son meras complejidades de la existencia... y sólo el tiempo (que pone las cosas en su lugar) dirá quién (o quiénes) tenía la versión correcta de los hechos.

rigilo99@hotmail.com

@GilOtaiza


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar