Compartir

¿Qué nos está pasando?

Es evidente que se busca escamotear la falta temporal del Presidente electo...

FRANCISCO JOSÉ VIRTUOSO SJ |  EL UNIVERSAL
jueves 17 de enero de 2013  12:00 AM
El 31 de diciembre del año pasado todos los venezolanos nos deseamos feliz año. En muy pocos días caeríamos en la cuenta que el año nuevo no sería tan feliz. La sesión inicial de la Asamblea Nacional, en donde se debatiría la elección de la nueva directiva de ese órgano, dejaba en claro que la cúpula oficialista estaba decidida a seguir ignorando olímpicamente la representación de una parte muy importante del electorado venezolano, argumentando su insignificancia política.

A los pocos días se propuso la tesis en el Parlamento que el Presidente electo, aunque no podía presentarse por razones de salud para tomar posesión de su cargo en la fecha prevista en la Constitución, seguía en el ejercicio de sus funciones porque se trataba de un Presidente reelecto. Por tanto, el Vicepresidente y los Ministros designados seguían en sus cargos.

Inmediatamente la Sala Constitucional del TSJ se pronunció y bendijo esta decisión política arguyendo aquello del principio de continuidad de la administración pública. Como paso complementario se celebró un acto de masas, con invitados internacionales, para legitimar con el pueblo en la calle el comienzo de su nuevo mandato en la que el titular de la misma se trasmutaba en la multitud de asistentes al acto.

Por más que se fuercen todo tipo de interpretaciones es evidente que se busca escamotear la evidente falta temporal del Presidente electo para asumir el cargo y cumplir sus responsabilidades durante el período presidencial en curso. Obviamente se han impuesto los cálculos políticos quienes controlan el poder, aun a costa de alterar los controles jurídicos que regulan y otorgan validez al ejercicio de los oficios de representación.

Alterar el orden constitucional es atentar contra la convivencia democrática, pues la letra y el espíritu de la Constitución, surgida de la voluntad popular, es la norma básica que orienta la actuación de gobernantes y gobernados, de la razón de Estado y del comportamiento individual de los ciudadanos. Es la garantía de los derechos y la condición de exigibilidad del deber. Es el corazón de la legitimidad política.

Se nos ha descarrilado el tren y hay que ponerlo otra vez sobre sus rieles. Estamos ante una coyuntura inédita. De no resolver esta situación en el corto plazo, muchas decisiones del Poder Ejecutivo caerán inevitablemente en la inconstitucionalidad, que es lo mismo que decir en la arbitrariedad. Seguir en esta onda puede levantar una poderosa ola de represión ante la protesta legítima y poco a poco caer en un torbellino imparable de consecuencias. Recuperemos la Constitución y con ella la poca convivencia que subsistía en medio de la polarización.

fjvirtuoso@ucab.edu.ve



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Mercedes Ferrer
17.01.2013
7:43 PM
Totalmente de acuerdo. La constitución constituye un modelo de gobernanza, aceptado por la mayoría, que garantiza la gobernabilidad democrática, la sostenibilidad del país y viabiliza la superación de la pobreza. Por el contrario, las practicas inconstitucionales que caracterizan al régimen y se han profundizado en los últimos días, imposibilitan que Venezuela sea gobernable y se encamine hacia la superación de la pobreza. Por este camino de ilegalidad elegido de espalda al país, los venezolanos nos hacemos cada día mas súbditos-mendigos y mas pobres socio-económica y eticamente. Venezuela sin valores ético-democráticos y sin soberanía, conquistada, dependiente y pobre. Es eso lo que queremos??
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar