Compartir

El bautismo de Jesús

El Padre irrumpe desde el cielo exclamando: "Este es mi hijo, muy amado, en ti me complazco"

JOSÉ MANUEL OTAOLAURRUCHI, L.C. |  EL UNIVERSAL
martes 15 de enero de 2013  12:00 AM
Qué hace una mujer cuando da a luz y recibe por primera vez a su hijo en los brazos? La madre experimenta un inefable gozo al contemplar por primera vez al bebé que durante nueve meses llevó en su seno. Podemos decir que el embarazo es un auténtico adviento porque abundan las molestias y privaciones, pero se sobrellevan con amor por la certeza de que al final le aguarda una inmensa alegría. Una madre de cuatro rubiales me contó que de inmediato les comienza a conversar, les dice que los quiere, que son hermosos, que Dios les ha dado una mamá que los protegerá y les dará todo para que sean felices. Otra madre de tres niñas me dijo que ella se los queda contemplando llena de admiración, observa sus manitas, sus ojos, su boca y cada una de sus reacciones.

Dios exulta de gozo

Este domingo celebramos el bautismo de Jesús en el Jordán. Cuando Jesús se acerca para recibir, de Juan el Bautista, el agua del sacramento, el Padre irrumpe desde el cielo exclamando con potente voz: "Este es mi hijo, muy amado, en ti me complazco" (Lc. 3,22). Dios exulta de gozo cuando un niño es bautizado, pues en ese momento está naciendo a la vida sobrenatural. Las muestras de gozo y cariño que puede expresar una madre con su hijo naciente, son reflejo de las expresiones de Dios con el niño que se bautiza. Es fácil imaginar a Dios susurrando: mira que desde hace tanto tiempo espero tu venida; mira que te he dado unos padres que te quieren mucho; mira que a partir de ahora, yo seré tu Padre de los cielos. Si tuviéramos presente esto, ¡cómo valoraríamos nuestro bautizo!

Por ser hijos adoptivos de Dios, nos hacemos coherederos con Cristo. Esto es, que Dios nos otorga la gracia de poder gozar de su gloria en el cielo cuando llegue el momento de volver a la casa del Padre. El bautismo nos otorga la facultad de heredar y recibir todo lo que corresponde a un hijo legítimo. Así como la ley civil obliga al cónyuge a entregar a los hijos la mitad de los bienes cuando uno de ellos muere, así Dios nos otorga por el gran amor que nos tiene, la vida eterna.

Un padre encuentra en el hijo complacencia, beneplácito que no existe con otra persona, porque es fruto de su amor, es el futuro de su existencia, el motivo de sus fatigas, su prolongación. Sólo él tiene derecho de acudir a su padre sin previa cita, sin protocolos o formulismos, pues es hijo. Pues todo esto y muchísimo más se realiza gracias a la acción del sacramento del bautismo. Ningún otro sacramento ha hecho exclamar al Padre: "Este es mi hijo muy amado".

twitter.com/jmotaolaurruchi



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por EFRAIN CAMPOS
16.01.2013
12:34 AM
Estimado Jose: Como la mayoria de los Catolicos veo que esta un poco confundido! El Baustismo, es simplemente un acto de declaracion de fe! Por que Juan y Jesus bautizaban en el Rio Jordan? Muy simple, luego de que la gente se limpia externamente al sumergirse en agua. Declara que no hay otro Dios sino Jehova. Esto es un acto comun para toda la "gente del libro", llamense judios, cristianos o Musulmanes. Respecto a: "...ley civil obliga al cónyuge a entregar a los hijos la mitad de los bienes cuando uno de ellos muere, así Dios nos otorga por el gran amor que nos tiene, la vida eterna..." Creo que esta mezclando peras con manzanas. Pues una cosa es la ley de Dios y otra muy diferente la ley de los hombres (civil) que suele estar muy distante a la de Dios. Pues en la ley de Dios cuando un conyuge muere no es la mitad lo que corresponde al otro. Eso Dios ya lo definio hace mucho tiempo y puedo si deseas aclarartelo y decirte como se trata el tema de la herencioa segun Dios.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar