Compartir

Inventando una economía de ruina

MIGUEL BAHACHILLE M. |  EL UNIVERSAL
lunes 14 de enero de 2013  12:00 AM
Cifras del BCV muestran cómo la actividad privada de la economía ha disminuido de 65% que estaba en 1999 a 58% hoy mientras se niegan los recursos a las universidades calificadas para cumplir con sus tareas cotidianas. Pero, ¿qué tiene que ver una cosa con la otra? Veremos más adelante. La naturaleza de una economía sana se refleja en el trabajo que ejecuta la gente y en los bienes y servicios que produce. Es inviable que una sociedad se preserve en escenarios estables comerciando solo con materias primas, éstas pues, por perecederas, garantizan la estabilidad en razón de la profundidad del saco que acopia la riqueza derivada de las ventas. Gracias al colosal aporte petrolero la hondura del talego venezolano ha podido resistir el descosido dispendio de los regentes revolucionarios. Ese inicuo esquema está llegando a su fin. ¿Y ahora qué?

El cambio de los modelos económicos se viene produciendo a partir de la II Guerra Mundial mientras el gobierno del pueblo insiste peregrinar por el camino vetusto que nos aleja del desarrollo y acerca a la ruina. La fuerza de trabajo en los países prósperos se expande mucho más rápido en las áreas de servicio e información que en los sectores de producción de bienes. La mayoría de los norteamericanos pasó de la agricultura a la industria y de la vida rural a la urbana y suburbana en un lapso relativamente corto. Ello, contrario a lo que muchos creen, no redujo la relación de bienes de consumo. Por el contrario, el conjunto de especializaciones ha sido factor esencial para el incremento de los inventarios de todos los géneros manufacturados. De allí que Estados Unidos sea el gran exportador por excelencia. Décadas después, China entendió que esa era la vía adecuada y hoy transita por ella.

El contexto actual de las empresas modernas sujetas al constante y rápido cambio tecnológico e instrucción del personal, como modelo de concepción de capital humano, juega un papel sustancial para fortalecer la competitividad. En países desarrollados se asume esta práctica como complemento de la educación formal pues a través de ello se promueve la intuición y habilidad necesarias en estos tiempos. De allí que las empresas aporten sumas sustanciales, como inversión, a los institutos de educación media y superior.

¿Qué sucede en nuestro país? Por contraste, mientras el régimen confisca sociedades circunscritas al desarrollo para convertirlas en ruina y niega los recursos indispensables para nuestras universidades lacerando la calidad de los egresados, países latinoamericanos como Perú, Chile, Brasil y nuestro vecino Colombia, muestran resultados que revalidan la tesis de progreso reflejada por el dúo educación-producción. Basta revisar los índices de inflación de 2012 de esas naciones, 2,65%; 2,13%; 5% y 3%, respectivamente, contra el 20% de nuestro, país para corroborarlo.

Nada nuevo en esta tesis. Un estudio realizado en 1962 por el economista Frizt Machlup (1902-1983), profesor de universidades de New York, Princeton, Johns Hopkins, Buffalo, Viena, entre otras, demostró cómo la producción del conocimiento para ese entonces (hace 50 años) representaba más del 30% del Producto Nacional Bruto (PNB) de Estados Unidos. La tasa de crecimiento de ese "renglón" era dos veces mayor a la de otros servicios. En línea contraria, en plena era informática, Venezuela impulsa la rancia tesis de médicos comunitarios para atender los problemas de salud, la comuna como institución de administración local, el conuco como patrón de producción agrícola, el trueque como guía de intercambio comercial y el Sucre y el Zambo como engendros monetarios regionales.

Claro que es posible objetar una definición del conocimiento como la expuesta por Machlup hace 50 años. Sin embargo, el tiempo le ha dado la razón. La comprensión de la informática, entre otros ámbitos del conocimiento naciente, se hace mundialmente indispensable para la producción de bienes y servicios. Los países en crecimiento han entendido que no hay otro camino. La dirección contraria conduce al ostracismo y atraso. ¿Nosotros dónde estamos?

miguelmer@gmail.com

@MiguelBM29


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (2)
páginas:
1 |
Por José Pérez
14.01.2013
2:54 PM
Sin tomar en cuenta de que el BCV está haciendo emisiones de nuevo dinero y lo está sacando a la calle sin respaldo, sin garantía que respalden las emisiones.
 
Por JOSE NUNES
14.01.2013
7:10 AM
ESTAMOS EN UNA COLONIA CUBANA,SIN FE DE VIDA DE UN SUPUESTO PRESIDENTE,SIN SABER RAZONABLEMENTE LA LIQUIDEZ DE UNAS SUPUESTAS RESERVAS EN LAS BOVEDAS DEL BCV.ESTAMOS REGALANDO A CUBA 100 MIL BARRILES DIARIOS DE CRUDO SIN PERSPECTIVA ALGUNA DE COBRO,ESTAMOS COMPLETAMENTE A LA DERIVA,SIN DESTINO PREVISIBLE.,SIN ALIMENTOS BASICOS DISPONIBLES PARA LA POBLACION.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar