Compartir

Chávez y Bolívar

MARTÍN SANTIVÁÑEZ VIVANCO |  EL UNIVERSAL
domingo 13 de enero de 2013  12:00 AM
La idea del mito es fundamental para comprender la construcción del liderazgo político de Hugo Chávez. José Carlos Mariátegui, el fundador de la izquierda heterodoxa, reivindicó desde posiciones sorelianas la importancia de la religión ("sabemos que una revolución es siempre religiosa") y el papel decisivo del mito en la política revolucionaria. El chavismo es un movimiento que cataliza mitos políticos. Chávez ha empleado el mito de Bolívar para legitimar su posición. El proceso de mitificación no se agota con la exaltación del personaje histórico, en este caso, con la glorificación pública de Bolívar, fuente de legitimidad del nuevo Estado. La antítesis chavista da un paso más (en el sendero de Juan Vicente Gómez, Marcos Pérez Jiménez y el propio Carlos Andrés Pérez) al buscar la unión hipostática del Comandante con la imagen del Libertador. Con todo, la postura chavista no tiene asidero real. Hay tanta diferencia entre Hugo Chávez y Simón Bolívar como la que existió entre el Libertador y Gaspar Rodríguez de Francia, el Supremo.

El mayor fracaso de Chávez es la distancia que lo separa de la realidad histórica de Bolívar. El Libertador murió en el abandono, pero con la lucidez del hombre desprendido. Chávez se enfrenta al cáncer sin renunciar a la ensoñación del comunismo, rodeado de diadocos y conspiradores. Chávez, a diferencia de Bolívar, jamás ha encarnado la unidad sobre los partidos en torno a un proyecto nacional. Su liderazgo ha escindido a Venezuela en el cleavage chavismo-antichavismo. El socialismo del siglo XXI es una utopía imperativa. Bolívar apostó por la utopía indicativa, propositiva, voluntaria. El chavismo es un caudillismo schmittiano, desintegrador, absorto en la relación "amigo-enemigo". Bolívar, como es obvio, libraba batallas para asentar su posición, pero evitó en el instante supremo la gran división nacional ("Si mi muerte contribuye para que cesen los partidos y se consolide la unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro"). Chávez ha perseguido el enfrentamiento de manera consciente, a veces, con todas sus fuerzas. La tesis clásica bolivariana aspiraba a la institucionalización del Estado. La antítesis chavista es violenta, rupturista, totalitaria en su cosmovisión. El Estado es un medio, no una meta funcional. 

La república bolivariana aspiraba al gobierno de los mejores (qui in virtute intelectiva excedunt) y el Libertador creía en "el poder moral". El chavismo, por el contrario, defiende la construcción de un régimen fundado en el igualitarismo radical, impuesto de manera vertical, manu militari. La homogeneización chavista poco tiene que ver con el corporativismo bolivariano, un Estado de funciones diferenciadas.  Bolívar, celoso de su gloria, quería para la América Hispana regímenes ilustrados, idealistas si se quiere, pero respetuosos del Estado de Derecho y la separación de poderes. El socialismo del siglo XXI actúa como glosa herética del discurso bolivariano auténtico, un proyecto esencialmente superior porque buscaba integrar en el plano nacional a las diversas facciones sin abandonar el sueño panamericano. Bolívar era un gigante que hasta el día de hoy une a todos los latinoamericanos. El comandante Hugo Chávez deja como herencia la división de su país.

Investigador del Navarra Center for International Development de la Universidad de Navarra

martin.santivanez@maiestas.es


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (2)
páginas:
1 |
Por alejandro cabrera
13.01.2013
11:45 AM
Chávez es la antípoda de Bolivar,Quien era un aristócrata, con la educación mas refinada que pudo adquirir un joven de su clase social y con sus recursos económicos, en su época el 90% era analfabeta, pero el 10% que se instruía sabía varios idiomas (de hecho el libertador dominaba inglés y francés,y podía hacerse entender en italiano) eran músicos, pintores,poetas,no había educación formal como ahora, pero las familias adineradas pagaban los intelectuales para enseñar sus hijos en casa, y para ello tenían todo el tiempo porque no trabajaban, lo hacía la esclavitud. En cambio Chávez es evidentemente un individuo patán, que a pesar de la genialidad que le ven sus seguidores y beneficiarios, es deficiente hasta en su idioma, los ignorantes confunden cháchara con oratoria, fué mediocre como estudiante, como militar (Las Fan tienen miles de oficiales mas preparados que el, o los tenía)y como presidente ha sido un desastre, aunque lo nieguen los becados y "misioneros"
 
Por Sory Arias
13.01.2013
9:17 AM
Bolívar fue un libre pensador, liberal, amigo de la libertad de empresa y enemigo de los comunistas de su época. Bolívar no tiene nada de Chávez. La utilización de la figura de Bolívar es una sucia manipulación del chavismo.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar