Compartir

¿Qué hacer?

JOSÉ ANTONIO GÁMEZ E. |  EL UNIVERSAL
viernes 11 de enero de 2013  12:00 AM
Somos un pueblo conquistado

Esclavos en nuestro propio país, arrendatarios de nuestra propia tierra

Carentes de la fuerza, del poder, del control sobre nuestro propio destino...


(El Largo camino a la Libertad. Autobiografía de Nelson Mandela)

Hace algunos días una persona asidua lectora de los artículos de opinión en El Universal, dentro de los cuales se encuentran los de un servidor, me escribió para hacer una amable sugerencia. Con toda la delicadeza de una dama nos expresaba su preocupación porque las personas que opinamos a través de este medio, nos limitemos a hacer recuento o crónica de la crisis institucional que vivimos, y no propongamos qué hay que hacer.
Mi respuesta a esta consecuente lectora fue de agradecimiento, con el compromiso de tratar de poner en práctica su sugerencia. La verdad, me siento incapaz de decir qué se puede hacer en momentos como los que vivimos. Sin embargo para honrar el compromiso y no correr el bulto trataré  de analizar y dar una visión muy parcial de lo que percibo.

Para aproximarnos a algún tipo de terapéutica social, debemos partir de la premisa de que los problemas que se han generado en un largo período de tiempo, solo pueden encontrar solución en plazos muy largos, de varias generaciones. Gran parte del daño producido por el régimen revolucionario es irreparable. Solo el tiempo ayudará a moderar y aislar sus consecuencias.

Aunque la enfermedad es crónica, no cabe duda de que estamos frente una agudización de la crisis social y política institucional que merece atención crítica. En primer lugar, nos enfrentamos a un enemigo que no da la cara. Nuestro conquistador actúa a través de unos títeres sin legitimidad propia. La torpeza en las decisiones, el estilo autoritario y la constante provocación tienen una firma conocida.

¿Qué se puede hacer frente a un conquistador que no da la cara? En un país soberano, donde la legitimidad de sus poderes deriva de su actuación, la respuesta sería clara: denunciar y atacar. Sin embargo, esa no es la situación que vive nuestra patria. La toma de los poderes públicos y la desmoralización de las instituciones, no permiten que ninguna actuación de los ciudadanos demócratas sea efectiva. Sin embargo, soy de los optimistas que piensa que en el interior de las instituciones están sucediendo cosas que, llegado el momento, serán favorables para la recuperación de la República.

Vivimos momentos de resistencia. Resistencia no es pasividad, es fortaleza y conocimiento que orienta y dirige la acción. El momento de actuar positivamente no está lejos, pero la contundencia y magnitud que deben caracterizar la acción a favor de la democracia necesita prudencia y sentido de la oportunidad. La destemplanza de mostrar las pocas salidas que se tienen, o de entregar a los conciudadanos a un desgaste innecesario no parece oportuno.

Esperar la división o el desmoronamiento del poder actual, no es una alternativa. No cabe duda que la división existe, y que la ausencia del amado líder la hará cada vez más evidente. Sin embargo, las muestras de falta de preparación y desconocimiento de su responsabilidad, hace que no se pueda tener una mínima confianza en los dirigentes testaferros. Ellos han declarado repetidamente: no hay diálogo posible. Las acciones repetidamente torpes de las cabezas visibles solo hacen prever una huida hacia el futuro, cuando llegue, más temprano que tarde, el momento del descalabro.

¿Y mientras tanto qué? Comparto con muchos de los miembros de la alternativa democrática que dejar testimonio de oscuridad en que vivimos, es una tarea necesaria. Llegará el momento en que comience algún tipo de  reconstrucción, y es entonces cuando la memoria y el imaginario ciudadano serán fundamentales. Los venezolanos debemos tener suficientes elementos para argumentar en contra, y sin lugar a dudas, ante lo que quieran presentar algunos alienados como historia oficial.

jgamez@alumni.unav.es

@vidaprog


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por JOSE NUNES
13.01.2013
2:38 AM
LOS HERMANOS CASTRO LLEVAN MAS DE MEDIO SIGLO SAQUEANDO A SU PAIS CUBA,EN 7 ANOS YA SAQUEARON A CASI TODA LA RIQUEZA VENEZUELANA,INCLUYENDO EL BANCO CENTRAL.POBRE PUEBLO,POBRE PAIS.!!!!
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar