Compartir

"Construyendo" nuestra vida

AGUSTÍN ALBORNOZ S. |  EL UNIVERSAL
viernes 11 de enero de 2013  12:00 AM
La última vez estuvimos hablando de que el comienzo de un nuevo año era una excelente oportunidad para la reflexión y para establecer nuevos propósitos, tomando en cuenta los aprendizajes que tuvimos en el año que acaba de concluir. Uno de los mejores propósitos que podríamos tener en cuenta es el de estar más dispuestos a realizar cambios en nuestras vidas, por pequeños que ellos nos parezcan. Por ejemplo, cabría una reflexión acerca de la manera en que se han ido presentando distintos acontecimientos en nuestra existencia, y ver si es posible visualizar un rumbo claro a partir de ellos, y de no ser así buscar las correcciones necesarias.

En realidad, si observamos con detalle, vamos construyendo nuestra vida año tras año, día a día, momento a momento. El comienzo de un nuevo año es una buena ocasión para preguntarnos a nosotros mismos cómo está avanzando la construcción de nuestra existencia. Y en esta coyuntura una decisión muy acertada sería aprender a dar lo mejor de nosotros en cada actividad o proyecto que decidamos iniciar, cualesquiera que ellos sean. De esta forma continuaremos tejiendo el tapiz de nuestras vidas a partir del nuevo año que está empezando, y al dar lo mejor de nosotros sin duda vamos a ir "construyendo" el mejor tapiz de que seremos capaces.

A continuación comparto con nuestros amables lectores una anécdota que evidencia lo que estamos comentando hasta ahora:

Un carpintero ya en edad de jubilarse informó a su jefe que tenía planes de retirarse y llevar una vida más reposada en compañía de su esposa. Expresó que extrañaría el sueldo, pero que como tenía que retirarse, se las arreglarían para subsistir.

El contratista lamentó que un empleado tan valioso dejara la empresa. Entonces pidió al carpintero que construyera una casa más, como un favor personal. El carpintero accedió, pero era evidente que no ponía el corazón en la tarea. Trabajó chapuceramente y con materiales de mala calidad. Fue un desafortunado final a una trayectoria de gran laboriosidad.

Cuando el carpintero terminó su labor, el empleador fue a inspeccionar la vivienda. Seguidamente, le entregó la llave de la casa al carpintero y añadió:
Esta es su casa. Acéptela como un regalo de mi parte.

El carpintero quedó perplejo y avergonzado. Si hubiese sabido que la casa era para él, habría puesto mucho empeño en su construcción.

Lo mismo nos ocurre a todos. Construimos nuestra vida día tras día, y muchas veces no nos esforzamos al máximo en la construcción de nuestra existencia. Al final nos quedamos sorprendidos cuando descubrimos que tenemos que vivir en la casa
que hemos construido.

Si tuviésemos otra oportunidad, lo haríamos todo de forma muy diferente. Pero no se puede dar marcha atrás. Al igual que el carpintero, vamos construyendo nuestra vida.

Cada día ponemos un clavo, colocamos una tabla o terminamos una pared. Con nuestras actitudes y decisiones de hoy construimos nuestra casa del mañana. ¡Busquemos  ser sabios al construir! Aprendamos a hacer siempre la parte que nos toca lo mejor que podamos, sin prestar atención a lo que hacen las demás personas a ese respecto, y en algún momento comprobaremos con toda certeza que la vida siempre recompensará nuestros mejores esfuerzos, y como consecuencia al final terminaremos encontrando una satisfacción que no vamos a obtener de ninguna otra manera.

No es necesario que seas rico o famoso o un genio para cumplir tu propio destino, todo lo que tienes que hacer es utilizar tus facultades lo mejor que puedas.
   
Og Mandino

agusal77@gmail.com

@agusal77


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar