Compartir

Incertidumbre

Las pugnas no deben conducir a la oposición a pensar que la victoria está asegurada

ERNESTO ALVARENGA |  EL UNIVERSAL
miércoles 2 de enero de 2013  12:00 AM
Para el momento de escribir este artículo el país aún no tiene conocimiento alguno acerca de un parte médico serio y confiable sobre el estado de salud del presidente Chávez. Lo único que sabemos es que está en serios problemas, pues él mismo lo informó en cadena nacional, antes de partir a Cuba. Los comunicados del alto gobierno son boletines de carácter político, que seguramente vienen matizados por la mano de Raúl Castro. Es en La Habana donde está la verdadera información, de allí que los funcionarios de más alto nivel del gobierno venezolano se enredan unos con otros en sus declaraciones. Lo cierto es que Evo Morales el 23 de diciembre declaró que viajaría a Cuba para reunirse con Raúl Castro y que "si los médicos lo autorizaban hablaría con el presidente Chávez también".

La situación es delicada desde el momento en el que Chávez le informa al país sobre su estado de salud, acompañado de Cabello y Maduro. Al anunciar que quien es hoy Vicepresidente Ejecutivo será el candidato a la Presidencia de la República, se consolida un compromiso tácito de todos los presentes para respetar ese acuerdo. Se ha dado un giro brusco que desplaza al sector militar, cadetes que venían adoctrinándose desde hace mucho tiempo, que el 4F y el 27N intentaron dar un golpe de Estado, aunque no están fuera de juego, han quedado en segundo plano con la designación de Nicolás Maduro. De mantenerse los hermanos Castro en el poder, esta alianza civil-militar (no militar-civil como hasta ahora) tendrá mayor influencia en la política Venezolana.

Maduro tiene más de 30 años de relación con el Partido Comunista cubano. Recuerdo que siendo yo dirigente de la Liga Socialista, enviamos a la isla a un grupo de jóvenes militantes, entre los cuales él se encontraba. Quizás estos hechos son los que motivaron el viaje intempestivo de Cabello a Cuba, de seguro para conversar con Raúl Castro, pues con Chávez en teoría no podría. Luego del viaje convoca a una misa en la Academia Militar, en la que su discurso (el de Diosdado) fue algo así como "aquí están mis cañones". Estas pugnas no deben conducir a la oposición a pensar que la victoria está asegurada. Evitemos el triunfalismo, no debemos subestimar al adversario, menos aún sobrestimar nuestra fuerza.

Alvarenga4000@yahoo.com



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar