Compartir

Amnistía, indultos y reconciliación

La línea que separa en política la moral y el pragmatismo debe dibujarse con trazos anchos

imageRotate
JUAN MARTIN ECHEVERRÍA |  EL UNIVERSAL
domingo 30 de diciembre de 2012  12:00 AM
A quien quiera elaborar la imagen del político perfecto, hay que decirle de una vez por todas que no existe; sin embargo hay ideales que se pueden alcanzar, prioridades son oportunas y que los pueblos reclaman, así como cuestiones de sentido común que con visión realista es necesario aplicar sin más dilaciones y una de ellas es la amnistía general de los presos políticos, exiliados y perseguidos por los tribunales de justicia, el Ministerio Público y los organismos policiales, por presuntas acciones contra el régimen, o simplemente porque protestaron en las calles contra las condiciones reales de desempleo, inseguridad, fallas en los servicios o cualquier otra circunstancia que obliga a los ciudadanos a reclamar sus derechos.

En el caso de la Gente del Petróleo perdieron su empleo, prestaciones sociales, ahorros, vivienda y el colegio de sus hijos, posteriormente fueron señalados a través de Interpol y no pueden conseguir trabajo en las grandes compañías petroleras que tienen presencia en Venezuela; lo último es la millonaria multa que les aplicó recientemente la Contraloría. Lo anterior es la persecución del siglo XXI y el resultado es que Colombia, México y Canadá, entre otras naciones, han aprovechado a cabalidad esos profesionales, mientras una parte terminó desempeñando actividades para sobrevivir. Los hijos de Bolívar, por primera vez en siglos, están presentes en Irán, Irak, EEUU y Europa, con más de un millón de seres humanos de excelente preparación, que han huido por la Lista de Tascón, la inseguridad y la pérdida de espacios democráticos.

Es inexplicable desde todo punto de vista, que a los golpistas del 4F y 27N se les pusiera en la calle, a pesar de los civiles y militares muertos en las intentonas, los daños materiales producidos por sus acciones y la zozobra que vivió en esas horas la población. En cambio el oficialismo ha sido duro y hasta cruel en casos emblemáticos, como el del hacendado Brito despojado de sus tierras, quien entregó su vida en la defensa de sus derechos, sin que el gobierno hiciera mayor cosa, a pesar de estar consciente de la barbaridad que estaba cometiendo. Están por supuesto los expedientes judiciales de Iván Simonovis y la jueza Afiuni, que le han dado la vuelta al mundo por el extremado rigor de sus encarcelamientos, el atropello a sus derechos más elementales y el ensañamiento.

En esta atmósfera que exige diálogo por la extrema gravedad del cáncer presidencial, tendría un enorme significado y sería un paso decisivo en la reconciliación nacional, una medida general de amnistía acordada por la Asamblea Nacional y un conjunto de indultos que permitieran a los presos políticos reencontrarse con sus familiares, regresar a quienes están pasando enormes dificultades en el exterior y además revocar un millar de medidas cautelares de sometimiento a juicio, presentación y prohibiciones de salida que afectan a sindicalistas y estudiantes, que se han limitado a ejercer su derecho constitucional a la denuncia, el reclamo y la protesta.

Los acontecimientos conducen al país hacia un Pacto de Gobernabilidad, similar al suscrito en México por todas las organizaciones partidistas, con consensos fundamentales y acuerdos específicos, que abarquen desde la recuperación y fortalecimiento de las instituciones hasta la industria petrolera; la deuda externa e interna, el ajuste de nuestra moneda y la eventual disminución de los ingresos petroleros, nos obligan a bajar el tono guerrerista y dialogar, por ello la clase política tiene que sentarse y determinar aspectos fundamentales que permitan relanzar a Venezuela hacia el futuro, con especial referencia a la educación y la salud. Por supuesto que hay que trabajar con los mejores, dejando la politiquería a un lado y centrándose en la creación de empleo, planes eficientes contra la inseguridad y la articulación de lo público y lo privado en la búsqueda de excelentes resultados.

Hay que dejar a un lado el esquema absurdo del hombre nuevo, el monopolio de un solo partido, la avidez del poder por el poder, la corrupción capaz de destruir a las instituciones y comprender que los ingresos del petróleo y la política deben inevitablemente orientarse hacia la constitución de una sociedad organizada, ya que las agrupaciones de masas obedecen de manera vertical y no funcionan horizontalmente en una relación de lealtad hacia la democracia. Definitivamente la línea que separa en política la moral y el pragmatismo debe dibujarse con trazos anchos, con el objetivo de asegurar una verdadera participación de todos los ciudadanos, en una visión de inclusión y de profundidad política.

juanmartin@cantv.net



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Freddy Arenas
30.12.2012
9:08 AM
El problema es quién garantiza que la gente del petróleo, de regresar, siga saboteando la Industria PDVSA. El problema es que el señor (difunto) Brito, las tierras eran del Estado, concedida para producir en bién colectivo. El problema es que Iván Simonovis planificó el asesinato de civiles, El problema es que la jueza Afiuni es una corrupta que se vendio, para ser millonaria. El problema es que el pueblo pide justicia. El problema es que indultar a estos presos, implicaria indultar a los 50.000 presos comunes. La diferencia que existe entre unos y otros es la diferenciación de clases.(Pudiente y empobrecidas). El problema es que su proyecto político es racista y discriminatorio, por eso el pueblo votó el PSUV. Y su lider máximo Hugo Chavéz Frias. Por eso es que ustedes Odian al presidente, porque se identifica con la clase pobre. El problema es que la oposición reclama sus derechos pero no cumplen sus deberes. Todos los días difaman a los militares, y discriminan al pueblo. STO. FREDD
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar