Compartir

¿Qué escribir ante el jolgorio?

MIGUEL BAHACHILLE M. |  EL UNIVERSAL
lunes 24 de diciembre de 2012  12:00 AM
Durante estos días tendemos a matizar conductas caracterizadas por la exaltación de virtudes propias y ajenas sin escatimar en dispendios de utensilios alegóricos vinculados con  la rutina navideña. Como acto de fe y convicción formulamos amor al prójimo y nos acogemos a la práctica del ocio sano para alejar en lo posible, entre otras cosas, por ejemplo de la lúgubre estadística criminal que ha desdichado, y desdicha más en esta época, a miles de familias venezolanas. La celebración decembrina conlleva la recurrencia de artefactos explosivos e ingesta alcohólica cuyos efectos alucinógenos desestiman quienes vuelan por las calles. Algunos sumidos en la jarana hasta decidieron abstenerse de votar.

El jolgorio recurrido año tras año en reverencia al chispeante perfil del venezolano es sobradamente relucido por casi todos los medios; razón por la cual poco hay que agregar al respecto. A partir de mañana prosigue el bonche navideño inducido por el dispendio y la absurda ofuscación. Lo demás queda en segundo plano. El punzante resultado de la elección del 16-D nada altera el ánimo jolgorioso de "los felices" . El asunto queda para enero cuando "ya veremos" cómo confrontar el ineludible contexto que traerá más ruina. Consciente o no hemos aprendido a almacenar los conflictos en el congelador. ¡Pues llegó la hora de descongelarlos! ¿Quién gobierna y con cuál plan? Hasta solo hemos participado a medias, sin conmoción, para afrontar los trances que nos aminoran como sociedad. ¿Es que acaso de nada somos responsables?

Momento de preocuparse, por supuesto sin descuidar el ámbito espiritual y familiar propio de la época, para comedir con rigor y madurez la manera de enfrentar los problemas provocados y los agravados por esta desastrosa administración. Ésta, desde sus inicios, ha tratado de insensibilizarnos para obviar las contingencias relevantes tal como lo hizo Fidel en Cuba. Discusiones sobre cuál sector o quién debería asumir el control del país no son más que tercerías que nos alejan del problema de fondo. No perdamos el tiempo explayándonos en coartadas para evadir la realidad. Basta asomarnos a cualquier calle o recurrir a un organismo público para verificar el estado caótico de nuestra sociedad.

Las fuentes de información oficialistas están desacreditadas porque no generan, como ocurre en países con instituciones estructuradas bajo preceptos republicanos, nortes conductuales encuadrados en el desarrollo material e intelectual. Ello no es relevante para el régimen; su única pretensión es hacernos igualitos pero por debajo. ¿Desarrollo? El deterioro urbano y la pauperización de las masas son muestras fehacientes para colegir hacia dónde vamos.

No se trata de escribir una nota pesimista sino de entrever el futuro que se avecina el cual debemos confrontar con fortaleza y decisión política. Entretanto ¡Feliz Navidad!

miguelbmer@gmail.com
@MiguelBM29


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (2)
páginas:
1 |
Por Ana White
24.12.2012
1:47 PM
La realidad es más dolorosa. LA ENFERMEDAD de Venezuela ya pasó a ser global: política, económica, social, moral y cultural; permitida por LA COBARDÍA, EL CONFORMISMO y LA PASIVIDAD de su pueblo; por la AUSENCIA DE FORMACIÓN POLÍTICA E IDEOLÓGICA y DE ORGANIZACIONES DE DEFENSA. Olvidamos SEMBRAR CONCIENCIA y VOCACIÓN DEMOCRÁTICA en nuestro pueblo, para que LA DEFENDIESE A CUALQUIER PRECIO y no permitiese que cualquier demente investido de "salvador de la patria" viniese a usurparla. Los "votantes de oposición" preferimos seguir optando por LA HUIDA, LA SUMISIÓN o LA INDIFERENCIA. Frescura pura, pues. Mientras tanto, NI LA PÉSIMA GESTIÓN DE LOS GOBERNADORES CHAVISTAS constituyó obstáculo PARA QUE EL OFICIALISMO SE IMPUSIERA. O sea, los chavistas TIENEN MAS VISION DE LO QUE LES CONVIENE HACER que los "votantes de oposición". Los ciegos, malvados y mercaderes, allí se quedarán, mientras no sean arrojados del templo por el látigo de la justicia que corresponda: la divina o la humana.
 
Por Jose David Rivas
24.12.2012
10:56 AM
Querido San Nicolás: No quiero que pienses que soy un mal agradecido pero creo conveniente aclararte un par de detalles. Realmente cuando te pedimos prosperidad no teníamos en mente algo como la abundancia del siglo XXI sino algo más discreto como la crisis de La Madre Patria. O sea, lo del pollo, pernil y perrarina no está mal pero preferiríamos un jamón serrano aunque sea Pata Negra, unos choricitos ibéricos y un par de langostitas. Por cierto, los taxis que nos trajiste hace 14 años se los puedes regalar a los cubanitos que buena falta les hace a los pobres. Nosotros nos contentaríamos con algunos carritos alemanes o japoneses o coreanos. Los chinos no están mal pero Si te quedan por ahí unas latitas de espárragos y alguna que otra botellita de espumoso lo puedes dejar en cualquier ventana para celebrar el Año Nuevo. No te olvides de los blue-jeans auténticos, no los colombianos que se arrugan y mami dice que no te olvides del Chanel Número 5. Abrazos de Joselito.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar