Compartir

Newtown y el arsenal político

RICARDO TROTTI |  EL UNIVERSAL
domingo 23 de diciembre de 2012  12:00 AM
La conmoción social que causó la masacre de 20 niños menores de seis años, en la escuela primaria Sandy Hook de la localidad de Newtown, Connecticut, fue el detonante para que los líderes estadounidenses utilicen todo su arsenal político con tal de imponer restricciones al desmesurado uso de armas de fuego.

Las últimas encuestas han influido en la actitud cambiante del presidente Barack Obama, desde que el joven Adam Lanza se suicidara tras quitarles la vida también a siete adultos con armas de alto calibre. La primera reacción de Obama fue tibia tras emocionarse como padre ante las cámaras y pedir a sus colegas que tomen "medidas significativas". Recién días después se asumió como líder, exigiendo controles y restricciones.

Su cambio se debió a varios factores. Primero, porque pudo argumentar libremente ante el silencio de la influyente Asociación Nacional del Rifle (NRA) que, por vergüenza, ocultó sus cuentas en Facebook y Twitter por varios días. Segundo, porque le dolieron las críticas de su correligionario, el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, líder de un grupo contra las armas de fuego y la NRA, que le reprochó: "El país necesita que envíe un proyecto del ley al Congreso para arreglar este problema. Hacer un llamado a tomar ‘medidas significativas' no es suficiente. Necesitamos medidas inmediatas".

Más importante aún, porque indignado por la matanza de niños, el público pretende cambios drásticos, como lo demostró con el envío de millones de cartas a la Casa Blanca y con sus opiniones en las encuestas de ABC News/Washington Post, CBS News y el Centro Pew. Una reacción muy distinta a la registrada durante otras masacres ocurridas en la presidencia de Obama, como las de este año en un cine en Aurora, Colorado y en un templo Sikh en Milwaukee, Wisconsin o la de 2010 en Tucson, Arizona, donde sobrevivió la legisladora Gabrielle Giffords, pero no tuvieron suerte otras seis personas.

Según ABC, un 44% favorece las restricciones, porcentaje muy superior al 24% registrado tras el tiroteo en Aurora y al 31% luego de Tucson. El Centro Pew mostró que un 47% cree en mayores restricciones, mientras que el porcentaje sube al 57% según CBS, más abultado que el 39% que arrojó su misma encuesta realizada en abril. Los encuestados, empero, resaltaron que las armas no son el único elemento a considerar en la inseguridad escolar.

Seguramente las restricciones a las armas no tendrán un impacto definitivo, porque los tarados y enfermos mentales siempre se las rebuscarán para ensañarse con tiroteos a mansalva para llamar la atención. Sin embargo, es un buen comienzo para debatir no solo el tema de la Segunda Enmienda constitucional que respalda un cuestionado derecho individual a portar armas sin distinguir las de defensa personal y las de guerra, sino también sobre otros aspectos ligados a la violencia como salud mental, prevención, apología a través de video juegos, televisión e Internet, donde es más fácil conseguir instrucciones para armar bombas y usar armas, que para hacer tareas escolares. 

Sin dudas, la masacre de los niños de Newtown se tradujo en un punto de inflexión respecto a la libre compra y uso de armas de fuego como ningún otro episodio lo había logrado antes. Más allá de la afiliación de los congresistas que han empezado a trabajar en proyectos de ley para el nuevo Congreso en enero, las expectativas están enfocadas en la responsabilidad del máximo líder.

Obama tomó excelente determinación, pidiendo al vicepresidente Joe Biden comandar consensos y propuestas para que haya nueva legislación para prevenir otras masacres. La NRA en una tardía pero buena reacción de autocrítica, dijo que aportaría "contribuciones significativas", pero se desdibujó este viernes cuando expió pecados responsabilizando de la violencia a la industria de medios, cine, música y video juegos, mientras que su gran contribución fue pedir un policía armado para cada escuela.

Lo importante, en definitiva, es que el episodio en Sandy Hook ha obligado a los líderes a usar toda su voluntad y arsenal político para responder por los "angelitos" y al público en general. Es de esperar que Obama no permita que este consenso se disipe y use todo su capital político para que Newtown tenga un mejor significado en el futuro.

trottiart@gmail.com     


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Jose Ramon Barboza
23.12.2012
4:36 AM
Asi seguro sera, porque la sociedad lo exige y un liderazgo politico atento, servicial y representativo respondera a esas exigencias.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar