Compartir

Un milagro en Navidad

AGUSTÍN ALBORNOZ S. |  EL UNIVERSAL
viernes 21 de diciembre de 2012  12:00 AM
La Navidad es ocasión para mirar hacia el futuro con valor, más allá de las puertas del año que aprisa se aproxima... de decidir que los meses que vienen reflejarán a una persona más bondadosa, y menos egoísta que la que reflejaron en el pasadoEllen V. Morgan

Continuando con el tema navideño, hemos comentado que esta es una época en las que usualmente las personas se manifiestan más aprecio de lo que normalmente lo hacen. Creo muy importante insistir en esto, ya que muchas veces las noticias que vemos y escuchamos no parecieran reflejar lo que estamos comentando. Es por ello que en diferentes oportunidades cuando hemos tocado distintos temas, hemos reiterado una y otra vez que, si queremos ver cambios profundos en nosotros y, por consiguiente en nuestro entorno, va a ser necesario que no pongamos nuestros ojos en las circunstancias que nos rodean, sino más bien en qué podemos aprender de lo que nos está pasando, y en cómo podemos vivir los valores a cada momento en nuestras vidas. El hecho de que las circunstancias actuales no se vean muy favorables deberíamos verlo como un estímulo para aprender a luchar por lo que sabemos que es mejor, no para rendirnos ante dichas eventualidades. Y una manera muy propicia de comenzar es manifestando más aprecio a quienes nos rodean, aprovechando como dijimos el espíritu navideño que nos envuelve.

En esa onda, hace poco leí un relato muy conmovedor que se refiere a una historia que ocurrió durante la I Guerra Mundial; incluso se hizo una película, Feliz Navidad (Joyeux Noel, 2005), basada en dicha historia, la cual describo a continuación tal como la leí:

"En 1914, la primera Navidad de la I Guerra Mundial, tropas inglesas y alemanas dejaron de lado sus armas y celebraron juntos y en paz en tierra de nadie entre las trincheras.

Brevemente, la guerra se detuvo.

En algunos lugares, los festejos empezaron cuando las tropas alemanas encendieron las velas en los árboles de Navidad en sus parapetos, de modo que podían verlas los centinelas británicos que estaban a unos cientos de metros de distancia.

En otras partes, los británicos tomaron la iniciativa; empezaron fogatas y tiraron cohetes.

El soldado Oswald Tilley de la brigada de fusileros de Londres escribió a sus padres:

Imagínense que mientras ustedes, entre otras cosas, comían el pavo, ¡conversé y saludé con la mano a los hombres que intentaban matarnos unas cuantas horas antes! Fue asombroso .

Los dos ejércitos habían recibido bastantes regalos desde su hogar y se sintieron generosos y con inclinación a mostrarse amistosos con sus enemigos aquel primer invierno de la guerra, antes de que las grandes batallas empezaran en 1915 y en la que perderían la vida 10 millones de personas.

Esa Nochebuena, a lo largo de la línea de combate, los soldados descubrieron que sus enemigos se parecían mucho a ellos y empezaron a preguntarse por qué deberían tratar de matarse unos a otros.

Los generales quedaron muy sorprendidos. Los diarios y declaraciones de los altos mandos expresaron la inquietud de que si esa situación se extendiera, podría minar la disposición de luchar de las tropas.

Los soldados vestidos de caqui y gris cantaron villancicos juntos, intercambiaron regalos como tabaco, jamón, salchichas, chocolate y licor. Además, intercambiaron nombres y direcciones y jugaron fútbol entre los huecos de los proyectiles y el alambre de púas. Inclusive se visitaron mutuamente en las trincheras.

El productor de Televisión Malcolm Brown y la investigadora Shirley Seaton, en su libro Christmas Truce publicado en 1984 se refirieron a ese día como la tregua más famosa de la historia del ejército"

Como la historia habla por sí misma y no necesita más comentarios, solo me resta desear de corazón una ¡FELIZ NAVIDAD a todos!


agusal77@gmail.com

@agusal77


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por William Jose Alcantara Perez
21.12.2012
6:20 AM
¡Que milagro, ni que nada¡ Si nos avisando, todos los canales de TV internacionales, que los Mayas dicen que el mundo se va a acabar este año. El mejor milagro antes de caiga algo del cielo es que aparezca la harina Pan y la azucar de una buena vez.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar