Compartir

Levantarse es obligatorio

Debemos transformar la MUD en un ente más ágil, capaz de tomar decisiones con mayor rapidez

imageRotate
GERARDO BLYDE |  EL UNIVERSAL
viernes 21 de diciembre de 2012  12:00 AM
No hay que ser un consumado analista político para saber que la causa de la derrota en las elecciones regionales está directamente vinculada a la derrota en la elección presidencial. Siempre se supo que el resultado del primer proceso produciría un tsunami que llegaría hasta el segundo. Así fue.

Todo el entusiasmo y las ganas de votar que la candidatura de Capriles despertó en el elector contrario a Chávez, se transformó en frustración al conocerse los resultados. La lucha de nuestro David contra el Goliat venezolano, amo absoluto de todos los poderes y recursos, no tuvo el mismo final que la historia. Pero existe una diferencia: esta historia continúa -nos guste o no- por lo que el final aún no ha sido escrito.

Nuestros electores (y quizás hasta nuestra dirigencia), sin haber tenido el tiempo necesario para sanar la herida de la derrota, de inmediato fuimos llamados a participar de nuevo, bajo las mismas condiciones de desigualdad marcadas por el abuso de poder, a otro proceso electoral. Millones decidieron no hacerlo; unos como señal de protesta ante las injustas reglas de juego establecidas y lo que vieron como conformismo por parte de los líderes opositores; otros por resignación y varios tantos simplemente se desconectaron ante la realidad aplastante que reveló el 7-O. Mi querida Baruta, en un alto porcentaje se sobrepuso, votó y fue decisiva en la victoria mirandina de Capriles.

Nuestros partidos y nuestra estructura organizacional son todos muy débiles. Conseguir financiamiento para fortalecerlas, prepararlas y hacerle frente a la estructura chavista subvencionada abiertamente con descaro desde el poder, se vieron más que nunca antes, asfixiadas. Candidatos a gobernadores en casi todos los estados sin recursos para la propaganda electoral, la movilización y la logística, rogando para acceder a los medios de comunicación para disminuir la inmensa desventaja. Empresarios atemorizados de dar esa ayuda ante las amenazas directas e indirectas que desde el poder se les realizan a diario.

Para rematar este cuadro, la enfermedad del Presidente copó toda la agenda informativa y sacó al país de la agenda electoral. Menos espacio para los candidatos y sus propuestas y más espacio para exponenciar al chavismo a través de la utilización de su líder enfermo, que no es cualquiera, es el Presidente de la República.

A esto hay que sumar errores en decisiones tomadas con demasiado tiempo de antelación. Como de nuestro lado no existe un caudillo todopoderoso que señale quién es candidato y quién no, quién repite y quién se va, se hicieron primarias de manera muy anticipada o se llegaron a acuerdos por consenso quizás también muy anticipados al proceso electoral regional. Las situaciones de hecho varían con el tiempo y debemos, como oposición ser capaces de modificar algunas decisiones viejas para adecuarlas a las nuevas realidades.

Chávez dio a conocer a sus candidatos luego del proceso electoral. Nosotros ratificamos a todos nuestros gobernadores en ejercicio como candidatos a la reelección y escogimos a los demás candidatos casi un año atrás. No medimos los cambios que se habían producido en los electores para también producir los cambios de candidatos que fueren necesarios. Nos aferramos a unas reglas que ciertamente nos permitieron la unidad, pero que no nos garantizaron el triunfo en muchos estados. ¿Debieron ser respaldados para repetir todos nuestros gobernadores en ejercicio aplicando una regla general como si todos estuviesen en igual situación? Chávez sustituyó a quienes vio débiles para la contienda. Con ello logró victorias donde perdía. Todos aquellos candidatos seleccionados hace un año en los estados donde no gobernábamos, ¿eran ahora nuestros mejores nombres cuando las circunstancias regionales habían cambiado o luego de la derrota del 7-O? Posiblemente en muchos casos no. Monagas es un diáfano ejemplo.

Se impone la profunda revisión de nuestras reglas unitarias, de nuestra forma de llegar a consensos y de la estrategia que hasta ahora no ha podido penetrar y convencer para volvernos una mayoría indiscutible. Debemos transformar nuestra instancia unitaria (la MUD) en un ente más ágil, capaz de tomar decisiones con mayor rapidez y pertinentes a cada momento. Ello supone un enorme sacrificio de los personalismos y de todos los partidos que conforman la unidad. Debe privar la entrega al objetivo nacional y no el cálculo personal o partidista. Vendrán otros procesos muy pronto. Si no se reforma pronto nuestro centro de unidad, los resultados no nos favorecerán.

¡Caer está permitido. Levantarse es obligatorio! (Proverbio ruso).

gblyde@gmail.com / @GerardoBlyde



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar