Compartir

El país Maduro

En ninguna sociedad democrática desarrollada se imponen sucesores

AXEL CAPRILES M. |  EL UNIVERSAL
jueves 13 de diciembre de 2012  12:00 AM
La cámara de televisión recorrió los rostros adoloridos de los chavistas que oraban por la recuperación del presidente en la Plaza Bolívar y se detuvo en el gesto de una joven que posaba su lengua en el vacío de un premolar y un incisivo prematuramente perdidos y que al ser interrogada por el periodista expresó: "el comandante es como mi padre, sin él me sentiría desamparada". Esa sola frase es diagnóstico suficiente de una sociedad entera. Similares emociones producía el general Juan Vicente Gómez, benemérito y benefactor de la patria, en aquella Venezuela atrasada y oscurantista de principios del siglo XX. En una sociedad matricentrada como la venezolana, esa proyección de la imagen del padre sobre la figura del jefe de Estado no debe pasar desapercibida. Es el fundamento psicológico del Estado Paternalista, condición que a su vez produce a Juan Bimba, imagen de una población desamparada y desvalida totalmente dependiente del Estado para construir su destino.

Aunque, dado el alto grado de psicopatía que existe en el poder, todavía algunos ven el dramático decaimiento del Presidente con cautela, como una posible maniobra para centrar toda la atención del país en él y luego volver como Cristo resucitado, el país que hereda Maduro deberá madurar para ser otro. Primero, porque en ninguna sociedad democrática desarrollada se nombran e imponen sucesores como en los tiempos feudales. Segunda, porque en ninguna comunidad política con división de poderes el presidente del Poder Legislativo afirma, ante la enfermedad del jefe del Poder Ejecutivo, "yo no discuto las órdenes del comandante, solamente las obedezco". Tercero, porque el amparo y bienestar de la población no dependen de la vida o salud de un solo hombre sino de la fortaleza de las instituciones. La confusión de la figura del padre con la de los funcionarios del Estado y la deificación del benefactor que protege con el reparto personificado de los recursos del Estado son dos sesgos políticos que deberán transformarse en el país maduro.

acaprile@ucab.edu.ve



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (4)
páginas:
1 |
Por Danilo Tortosa
13.12.2012
3:12 PM
"El comandante es como mi padre, sin él me sentiría desamparada". Esa sola frase es diagnóstico suficiente de una sociedad entera. ¿Diagnóstico para qué? Pues para comprender que existe una muy populosa parte de la sociedad, que por la vía electoral nos ha llevado a seleccionar y fortalecer a políticos que por décadas hicieron muy poco para bien de nuestro país. Si de hecho revisamos nuestra reciente historia, deberíamos notar haber tenido gobiernos que progresivamente nos han dejado cada vez con mayores problemas por solucionar. Es evidente entonces que, para corregir esas fallas, deberíamos pensar ahora en introducir proyectos educativos que logren crear un electorado mejor preparado que sepa exigir el debido respeto a sus derechos y que cumpla también con sus obligaciones. Cuando logremos esa meta, será entonces cuando Venezuela florezca como el país que deseamos, uno en el cual la palabra respeto se pueda escribir bien en grande y uno del cual podamos sentirnos muy orgullosos.
 
Por Daniel Marcelo Francos
13.12.2012
9:41 AM
Somos subdesarrollados. Fuera de Venezuela ya todo el mundo lo sabia, ahora nosotros mismos nos estamos enterando.
 
Por José R Pirela
13.12.2012
9:00 AM
Circulo vicioso de la pobreza en Venezuela: causa política: hegemonía presidencialista = constitucional = inoperancia de la independencia institucional = cambia democracia por dictadura. Consecuencias económicas: economía subsidiaria del petróleo; culturales: simbiosis populista. Resultado: colapso. Esperanza: el iceberg comunista.
 
Por Volmar Gonzalez
13.12.2012
3:43 AM
En las personas que viven en condiciones tan terribles se entiende el culto a la personalidad pero lo que asombra son declaraciones como las de Cabello que es como gritarle al mundo: en Venezuela no hay separación de poderes y después seguir tan tranquilo hablando de democracia.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar