Compartir

Realismo grotesco

Ahí queda para la historia la mayor refutación del comunismo. ¿Y Venezuela?

RUTH CAPRILES |  EL UNIVERSAL
martes 11 de diciembre de 2012  12:00 AM
El grito victorioso de una revolución fallida; la afirmación de una patria vendida y un pueblo envilecido; el beso fervoroso a un Cristo enmudecido dentro de un chaleco antibalas; el ruego por el milagro de la vida para quien con tanta insistencia revolucionaria reclamó la muerte; el ruedo de apóstoles del mal, oportunistas enriquecidos a su vera; el regreso a la isla del súcubo. Nada mágico; grotesco.

Lástima dieron porque lástima da un país desangrado por la banal estupidez humana. Un país destruido por el delirio de uno y el resentimiento de otros. Lástima dio porque más lástima damos nosotros ante el absurdo absoluto. Quienes lo idolatraban perdieron su ídolo; quienes lo adversábamos, perdimos el poco sentido que ha tenido esta revolución innecesaria, porque cuando desaparecen los enemigos por causas naturales, la lucha se vuelve incomprensible. Al menos, cuando estaba, su locura era el foco; su carisma la idolatría de unos y la repulsión de otros.

El país entró en un extraño si-lencio; cuando en vilo al borde del caos, todas las expresiones parecen inadecuadas.

Él se vuelve a la isla del súcubo y nos deja sin contrición ni enmienda. Ningún remordimiento por los millones perdidos en una estafa electoral que tendrá que repetirse; ningún aprendizaje de la lección que le ha ofrecido la vida antes de morir. Simplemente regresa a la isla, que lo desangra y nos desangra; en manos de aquellos que no supieron sino obedecerlo mientras llenaban sus bolsillos.

Sí, dio lástima porque el único acto valiente de su vida fue dejarnos la tierra asolada, la patria en ruinas.

Ahí nos dejó su testamento político, la deuda y la carga; el proceso de aniquilación moral legado a testamentarios corruptos y vampiros; ahí nos dejó un pueblo miserable porque le quitó su dignidad y todos sus recursos productivos.

Ahí queda para la historia la mayor refutación del comunismo. ¿Y Venezuela? El hazmerreír de la historia. No fue un sueño; fue realismo grotesco.

ruthcapriles@yahoo.com



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (5)
páginas:
1 |
Por Ruth Capriles
11.12.2012
5:46 PM
Sí, Sr. Rosales, usted tiene razón: las revoluciones inútiles son sólo palabras, promesas vacías de una equidad sólo obtenible mediante la miseria de todos y la opresión. Pero volverá el día cuando la palabra denote la verdad y la poesía alce los espíritus hacia la recuperación de nuestra dignidad.
 
Por Maria Medina
11.12.2012
12:44 PM
Hace casi 20 años la mamá de una compañera de trabajo se perdió (sufría trastornos mentales), la recogió la policía porque la encontró mendigando por las calles y la llevaron a un hospital. Al final la encontraron sana del cuerpo aunque su enfermedad mental siguió. Me espanta como ahora la gente se ha endurecido y vuelto malvada.
 
Por Maria Medina
11.12.2012
12:37 PM
"¿Y Venezuela? El hazmerreír de la historia. No fue un sueño; fue realismo grotesco." Muy doloroso, muy triste. En Venezuela están enterrados mi mamá y mi papá quienes pensaban que este era el mejor país del mundo (eran emigrantes españoles) y aquí, en Venezuela donde nací, he vivido toda mi vida.
 
Por Ana White
11.12.2012
10:17 AM
"Ahí nos dejó su testamento político, la deuda y la carga; el proceso de aniquilación moral legado a testamentarios corruptos y vampiros; ahí nos dejó un pueblo miserable porque le quitó su dignidad y todos sus recursos productivos. Ahí queda para la historia la mayor refutación del comunismo. ¿Y Venezuela? El hazmerreír de la historia. No fue un sueño; fue realismo grotesco". Sinceramente da vergüenza haber nacido en este expaís.
 
Por César Augusto Rosales
11.12.2012
9:00 AM
Bla, bla, bla, bla,bla... palabras, palbras y puras palabras...
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar