Compartir

La Catedral de Justo

LINDA D´AMBROSIO |  EL UNIVERSAL
martes 11 de diciembre de 2012  12:00 AM
La llamada Catedral de Justo, en referencia a su autor, Justo Gallego, se erige en Mejorada del Campo, en las inmediaciones de Madrid. Dedicada a Nuestra Señora del Pilar, a manera de exvoto en agradecimiento por la salud recuperada, la edificación crece desde hace cuatro décadas gracias a la infatigable labor de su creador, a pesar de  las diversas discusiones que la rodean.

Ya en el año 2010 la revista Time advertía que la carencia de una licencia de construcción ponía en riesgo su perdurabilidad, pues al carecer de los permisos pertinentes, podía exigirse que fuera derribada.

Por otra parte, la llamada "catedral" no es tal: es una catedral en cuanto a que el edificio responde a los parámetros característicos de este tipo de construcciones, pero no ha sido consagrada como templo.

Su autor, Justo Gallego, vino al mundo el 20 de septiembre de 1925, en el seno de una familia de terratenientes, de la que heredó una importante fortuna. No recibió formación académica de ningún tipo, según confirma él mismo en un texto situado a las puertas de la Catedral: "No soy arquitecto, ni albañil, ni tengo ninguna formación relacionada con la construcción. Mi educación más básica quedó interrumpida al estallar la Guerra Civil".

A los 27 años ingresó en el monasterio de Santa María de la Huerta, en Soria, de donde fue expulsado al constatarse que tenía tuberculosis, por miedo al contagio del resto de la comunidad. De vuelta en Mejorada quiso dedicar su vida a una obra que pudiera ofrecer a Dios, y al recuperarse de la enfermedad emprendió la construcción en la que trabaja desde hace más de cuarenta años.

Comenzó la catedral, el 12 de octubre de 1961, a partir de  información recabada en libros antiguos, muchos de ellos en latín. Lo ha hecho casi todo solo, con algo de ayuda de sus seis sobrinos o de algún eventual voluntario. En ocasiones ha contratado los servicios de un especialista con su propio dinero.

La catedral no corresponde a ningún estilo arquitectónico en particular. Tiene elementos góticos, románicos, renacentistas y barrocos. "No existen planos del mismo, ni proyecto oficial. Todo está en mi cabeza", expresa el autor.

Don Justo aprovecha tanto objetos de la vida diaria como materiales desechados por las constructoras. El ladrillo, que predomina en la catedral, proviene de una fábrica cercana, que descarta algunas piezas por deformes o inutilizables. Son estas piezas defectuosas las que Justo emplea.  Para realizar las columnas y pilares utiliza bidones de gasolina viejos, botes de Cola Cao o cubos cilíndricos de pintura como si fueran moldes. Una rueda de bicicleta hace las veces de polea.

A pesar de las diferentes diatribas que la rodean, la Catedral ha logrado proyectarse internacionalmente como un hito arquitectónico, debido no sólo a lo que representa como resultado del esfuerzo de un solo hombre que ha logrado llevar a cabo la tarea de su construcción, sino también gracias a lo novedoso del empleo de materiales de desecho, lo cual la encuadra dentro de una perspectiva ecológica.

El edificio y su autor se han dado a conocer mundialmente, en especial a través de la exposición fotográfica sobre la catedral que tuvo lugar en el MOMA de Nueva York, y a través de su figuración como imagen de la campaña de la bebida Aquarius. Y la envergadura innegable de esta obra me ha remitido a dos venezolanos destacados: Fruto Vivas, abanderado en la utilización de materias primas naturales como el barro, el bambú y la madera en pos de lo que se ha denominado  "bioarquitectura", promotor del reciclaje, y Juan Félix Sánchez, quien, del mismo modo que Justo, levantó su complejo arquitectónico en El Tisure prácticamente solo, en compañía de su compañera Epifania Gil.

Tanto en lo relativo al problema de los permisos de construcción, como en lo tocante a la consagración del edificio, la autoridad competente es la Diócesis de Alcalá de Henares, a cuyo criterio quedará proseguir la obra o derribarla cuando Justo ya no esté.

linda.dambrosiom@gmail.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (4)
páginas:
1 |
Por Linda D´Ambrosio
11.12.2012
5:53 PM
Gracias a don Ulises Pedrique por su enriquecedora aportación acerca de Justo gallego, y por su generoso comentario. creo que, efectivamente, la moraleja es esa: hay que perseverar y ponerse en marcha. ya dicen que el camino más largo empieza con un solo paso..... Gracias
 
Por Ulises Pedrique
11.12.2012
5:24 PM
...En vista de lo que le falta a la catedral, tal vez este hermoso personaje no vea (o tal vez sí) el acabado final de la obra que en un principio proyectaron sus ideales, pero tengan la seguridad de que, cuando le toque partir, se irá tranquilo con su conciencia, sabiendo que nunca dejó de intentarlo. Nunca abandones tus sueños, pues.
 
Por Ulises Pedrique
11.12.2012
2:26 PM
...Tal vez este hermoso personaje no vea en lo que le queda de vida, acabada la obra que en un tiempo proyectaron sus ideales, pero tengan la seguridad de que, cuando le toque partir, se irá tranquilo con su conciencia, sabiendo que nunca dejó de intentarlo. Nunca abandones tus sueños, pues.
 
Por Ulises Pedrique
11.12.2012
2:25 PM
La filosofía de vida de don Justo Gallego la resume a la epístola del apóstol Pablo a los Filipenses (4.13 del Evangelio de la Salvación): Todo lo puedo en Aquel que me fortalece. Amo lo pobreza continúa diciendo Justo- porque la pobreza me da luz y me aparta de las maledicencias de la riqueza. Si nos mantenemos en el Haría, perderíamos la gran oportunidad de Hacer. Pero, ¿hacer qué? La Voluntad de Dios, por supuesto, pues, además de eso, no hay más nada digno que hacer en este mundo. Ésta es la Voluntad de Dios, y es por ello lo hago con tanta disposición y Amor. Qué gran mensaje el de éste anciano tan singular, que ha dispuesto la mayor parte de su existencia terrena en la construcción de una Catedral (inacabada aún), que además de ser (en apariencia) una de las más pobres del mundo, se presta también de ser, una de las más ricas en humildad y voluntad de trabajo. Gracias a esta amable periodista por animarnos a conocer este valioso testimonio espiritual de allende fronteras...
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar