Compartir

¿Cultura de la izquierda?

SAUL GODOY GÓMEZ |  EL UNIVERSAL
martes 11 de diciembre de 2012  12:00 AM
En uno de esos recurrentes congresillos que realiza el PSUV sobre educación y cultura vi al escritor comunista Luis Britto García hablar sobre una "hegemonía cultural de la izquierda", según su recuento, en Venezuela, desde hace sesenta años todas las artes y expresiones culturales provienen de la izquierda en una especie de manto que cubrió al país y hizo la Venezuela actual, y dice, que debido a ello, fue posible esta revolución socialista.

Remataba proponiendo no descuidar la intensidad y cantidad de estos aportes "culturales" y explicaba, en su limitado laberinto ideológico, que se trataba de una lucha entre medios y mensajes, los medios en manos de la burguesía, el mensaje en absoluto control de los revolucionarios, por lo que su conseja era privar a los medios de recursos económicos, ahogarlos ya que lo que hacían era atacar a la revolución, y en su lugar crear más medios comunitarios y "libres".

Bueno, a pesar de que Luis Britto se llenaba la boca de que el mensaje de la revolución era uno de más democracia y participación, su intervención de ese día apuntaba a todo lo contrario, empezando por eso de una hegemonía cultural de la izquierda, hegemonía, por  si no lo sabía, es totalitarismo, dominación absoluta de una idea o sistema sobre todas las demás, lo que haría imposible un pensamiento libre, y de nuevo repite esa machacada relación entre medios comunitarios y la ideología de izquierda, lo que hacen a los medios de comunicación comunitarios vehículos de ideologización.

Pero analicemos su temeraria afirmación, que desde hace sesenta años (supongo que es el tiempo aproximado de la introducción del marxismo en nuestro país) nuestros grandes artistas y creadores de arte y cultura fueron todos de izquierda, y con sus obras, contribuían consciente o inconscientemente en el desarrollo de la ideología comunista.

Para considerar tal proposición tendríamos que asumir que todos esos artistas o por lo menos una gran mayoría, trabajaban su arte con la intención de propagar el comunismo, ensalzarlo, llevarlo adelante como visión de mundo, o lo que es lo mismo, lo que llaman los comunistas el "arte comprometido", en función de una ideología en particular.

Creo que lo que hizo fue insultar la inteligencia de nuestros grandes artistas, si bien es probable que muchos de ellos tuvieran simpatías o afiliaciones a la ideología de izquierda dudo mucho que sus obras estuvieran constreñidas por los bozales, frenillos y riendas de una de las ideologías más primitivas y equivocadas de la historia de la humanidad.

Luis Britto García en su carácter de escritor de obras literarias puede que conscientemente haya llegado a esos términos con su "arte", y que todo lo que haya escrito lo haya hecho en función de esas ideas, lo que en mi opinión lo limita y lo encasilla como "un artista de la izquierda", tal y como a él le gustaría ver el arte y la cultura de todos sus antecesores y contemporáneos, para ser leído y apreciado principalmente desde esa perspectiva militante y cerrada.

Hacer arte es un acto de libertad, creo que se trata del acto humano más libre de todos y empeñarlo en unas ideas políticas, en un sistema ideológico tan perverso y disminuido como el de la izquierda, con todos esos conceptos de clase, de lucha, de plusvalía, de revolución y justicia social revoloteando por doquier, no solo lo hacen sumamente aburrido, sino que no habría progreso, avances, no tanto en las técnicas sino en la temática, nuestros pintores todavía estuvieran pintando a los obreros en las fábricas, nuestros cineastas haciendo películas de guerrilleros, nuestros cantantes cantando trova cubana, nuestros fotógrafos registrando pioneritos sonreídos desfilando ante el líder máximo y saludándolo con banderitas.

Porque Luis Britto García sí está comprometido con el régimen, de manera pública y notoria ha desempeñando el rol de abogado acusador en contra de venezolanos que son víctimas del abuso totalitario de su amo, él sí es un panegirista de una ideología que cree en que el fin justifica los medios, que para hacer una tortilla es necesario romper algunos huevos, él sí promueve y justifica la hegemonía cultural y educativa de un Estado fascista y militarista, él representa la patética figura del nuevo hombre bolivariano y socialista, comprometido hasta los tuétanos con la figura del líder necesario, con esa Venezuela caudillista que se niega a enterrar a pesar del olor a descomposición que la acompaña.

En cuanto a su odio supino en contra de los medios de comunicación libres e independientes, a las empresas de comunicación que exitosamente operan en el mercado y ganando buen dinero, no puedo sino decirle que los medios comunitarios, mientras sean cajas de resonancia de esa ideología corrupta e inhumana que es el comunismo, no tanto por lo que expresa como principios, sino por su vocación hegemónica, jamás podrá competir con quienes ofrecen la verdadera cultura popular, libre, en la que la gente puede escoger qué ver, escuchar, probar, tocar u oler.

saulgodoy@gmail.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por José R Pirela
11.12.2012
2:16 PM
Comparto la opinión de Brito García. La revolución comunista es producto de la cultura venezolana, pero no del folklore, del arte manual y literario como lo quiere vender, para incluirse en la venta, práctica muy cultivada por su comandante. Sino por la cultura política militarista y subsidiada con petróleo. Esa cultura es de vieja data. Y aún falta mucho para que el venezolano se entere de que debe producir su propio sustento. Cuando estén a punto de ahogarse con la revolución, entonces, quizá, se enteren. Es muy fácil ser comunitario con el subsidio petrolero.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar