Compartir

Lo que nosotros podemos hacer

Venezuela puede aprender mucho de una frase que describe el núcleo de un país en la visión de Obama

GUSTAVO LINARES BENZO |  EL UNIVERSAL
domingo 9 de diciembre de 2012  12:00 AM
El discurso de Obama luego de su victoria en las elecciones del pasado 7 de noviembre (the victory speech, como se denomina tradicionalmente) fue una de las mejores piezas retóricas de quien ya se considera un gran orador. Emocionante, a veces íntimo, patriótico, esperanzador. Estratégico (uno de los cuatro grandes objetivos de EEUU hacia el futuro es eliminar la dependencia del petróleo extranjero, ojo), conciliador luego de una campaña vitriólica, felicitando a Romney y a Paul y convocándolos para diseñar los próximos pasos.

Dentro de todas estas ideas, se destaca una frase que describe el núcleo del país en la visión de Obama. "Estados Unidos nunca ha sido lo que otros podrían hacer para nosotros, sino lo que nosotros podemos hacer, juntos" ("America's never been about what could be done for us, it's about what can be done by us, together"). Venezuela puede aprender mucho de esta idea, con todas las diferencias, y con toda la distancia hacia un país con una identidad tan diferente a la nuestra. Se trata de una idea, de un principio que cualquier país pudiera hacer suyo, pero que sirve de revulsivo para nuestra situación actual.

La transformación de Venezuela de los últimos tres lustros se caracteriza sobre todo en convertirla en un país violento, homicida, y luego en el culto a la personalidad del líder construida fundamentalmente por un clientelismo que ha hecho que "trabajar no sea negocio", como dice gráficamente Arturo Sosa. Venezuela, pues, se ha convertido en lo que otros pueden hacer por nosotros, en lo que otros nos den, en lo que otros nos hagan. Peor, en un país que es lo que Chávez nos da o nos dará, con absoluta independencia de nuestra conducta y por supuesto gratis, salvo el pago puntual y exacto del voto correspondiente y para quien corresponda.

Este diagnóstico, sin embargo, es parcial. Puede aplicarse, simplificando las cosas, a la mitad del país que vota recurrentemente por Chávez, eso sí, a cambio de crecientes pagos en comida, dinero y ahora por casas y neveras, inclusive si ya son varios los hijos muertos a manos del hampa. Pero en modo alguno es aplicable a la otra mitad que recurrentemente vota por otro ideario, y recibe a cambio insultos y discriminación, exclusión de cualquier prestación pública. Medio pueblo paria, pero que se basa en lo que nosotros podemos hacer, no en lo que nos dan. Y ese pueblo va creciendo.

glinares@cjlegal.net



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Bernardo Neher
09.12.2012
11:57 AM
Estupenda mirada al basurero intelectual y moral del chavismo
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar