Compartir

Ideólogos de la irresponsabilidad

JUAN CARLOS PÉREZ-TORIBIO |  EL UNIVERSAL
sábado 8 de diciembre de 2012  12:00 AM
Aunque el gobierno se empeña en aseverar que hay crecimiento económico,  que bajó la inflación y la inseguridad es una cuestión de sensaciones, para nadie es un secreto el caos que se nos viene encima, todavía peor que el que estamos viviendo actualmente, donde no sólo se rebelan los delincuentes y hacen que una embajada de un país europeo considere poco conveniente su presencia en estas tierras, sino que la misma economía, harta de tanto sometimiento, parece también haber cogido el monte. Los militares, tal como era de esperarse, no han podido con el país, y, sin embargo, el éxito que sigue teniendo el presidente entre la población es por momentos reverencial e innegable, por lo que cabe preguntarse si no estamos ante la presencia de un pueblo sufridor y falto de autoestima, como señalan algunos, ante el cual definitivamente habría que tirar la toalla.

Seguramente, y tal como sucede a las mujeres maltratadas, muchos de nuestros conciudadanos padezcan algo de esto, pero en días recientes, y  mientras oía a un párroco de cierta urbanización de Caracas celebrando un novenario, me vinieron a la mente ciertas ideas que seguramente colaborarán en la comprensión de esa especie de conformismo  ideológico y afectivo por el que una buena cantidad de ciudadanos desestima cuanta penuria sufre o, al menos, extrañamente no las relaciona con el gobierno, como hacen los seres comúnmente. Decía el sacerdote que Poncio Pilatos no actuó así con Jesús porque él fuera malo sino porque representaba un sistema que no podía actuar de otra manera ante el cristianismo. Es decir, para este sacerdote no existía la responsabilidad personal del tribuno romano, sino un problema social que sobrepasaba a este  gobernante y que ni él mismo sabía que lo hacía actuar de esa manera. Esto irremediablemente me hizo pensar en el marxismo, en el que abrevan explícitamente nuestros gobernantes.

A grandes rasgos el materialismo dialéctico postula también, y tal como ha hecho por siglos la religión católica, una población de seres en cierta forma pasivos. Si bien su concepción de la ideología no es algo que podríamos calificar exactamente de anti-moderno al menos conserva ciertos visos de irracionalidad, al suponer, por ejemplo, que la historia termina imponiéndose a través de la dialéctica y las contradicciones sociales, y que los hombres viven alienados y extrañados de la verdadera realidad. Frente a esto, la responsabilidad estrictamente individual se diluye y termina recayendo en la sociedad misma, por lo que  si algo hay que combatir no es el mal moral personal ni siquiera una característica social determinada, sino la sociedad toda; dicho de otro modo: no hay individuos malos o buenos sino una sociedad perversa, caracterizada por la "explotación" que viene de antiguo y  que hay que eliminar radicalmente. Como sostienen algunos autores, allí donde la generalidad de la humanidad encuentra una condición aceptable de las cosas, este criticismo ideológico (a su vez estrictamente ideológico) solo ve "opresión";  mientras el hombre práctico toma a los males como resultantes de acciones humanas contingentes que deben ser condenadas moralmente, el ideólogo, para éstos, "toma los males como una evidencia de imperfección estructural y una incitación a la transformación del sistema todo".

Si a ello añadimos que en sociedades como la nuestra predomina lo que los psicólogos denominan Locus de control externo, esto es, cuando el sujeto percibe que el origen de sus males es básicamente externo (la suerte, el destino, las decisiones de otros, etc.), entonces el coctel está servido y a nadie debe extrañar el éxito obtenido por ese discurso que se ha impuesto en parte de Latinoamérica y el que exige más y más años de gobierno para poder cumplir su labor titánica. E incluso no sería de extrañar tampoco que haya sido por esta misma razón por lo que en países predominantemente rurales y atrasados, como la Rusia zarista, la China de Chiang Kai-shek o la Cuba de Batista, hayan prendido las revoluciones de corte marxista, a pesar de todo lo dicho por el mismo Marx.

@pereztoribio

www.diariosdelaincertidumbre.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (7)
páginas:
1 |
Por José R Pirela
08.12.2012
5:32 PM
Hoy como ayer, y quizá por el tiempo que le falte a la existencia humana, la conciencia concibe dos maneras opuestas de organización de la convivencia: la Liberal y la Dependiente. No me atrevo asegurar que la Dependiente sea circunstancial o natural, como quizá, algunos psicólogos consideran como Locus de control externo. Lo que sí parece predominar es la Dependiente. Pero la Dependiente no cambiará a la Liberal con gobierno y más gobierno. Eso sería negar el desarrollo humano y el progreso de la civilización; y aceptar al comunismo como práctica de convivencia y progreso. El humano se desarrolla con conocimientos y progresa con el hacer. O sea, se aprende con el hacer. Eso solo se logra cuando cada persona participa en la elaboración de bienes y en la prestación de servicios. Pero eso ocurre sí y solo sí dispone de sus propios recursos, conocimientos y materiales. Desde el gerente hasta el obrero. Es así como se genera la economía, la generada por las propias personas.
 
Por JOSE LABASTIDAS HERNANDEZ
08.12.2012
4:22 PM
COMO SIEMPRE LOS ""IDEOLOGOS DE LA DRECHA CAPITALISTA PONIENDO LAS OSAS AL REVER PARA DISOCIAR AL IDIOTA IRRACIONAL QUE SE DEJA ENGAÑAR POR SUS VERBORREAS ECONOMICAS.DEBERIAS MIRAR DE VEZ EN CUANTO PARA EUROPA Y LOS PAISES QUE ESTAN SUMIDOS EN SUS PROFUNDAS CRISIS A CAUSA DE LA DEPREDACION CAPITALISTA JUAN CARLOS PEREZ....
 
Por José R Pirela
08.12.2012
4:11 PM
¿Quién se revela en un cuartel? La disciplina militar es el sistema; el comando tiene que impartir órdenes, y el soldado cumplirlas. En ese sistema no existen responsabilidades personales. La responsabilidad del comandante general asume la sustentabilidad del sistema y la responsabilidad personal se reduce a la obediencia.
 
Por José R Pirela
08.12.2012
3:46 PM
Para el dictador o comunista, el gobierno es el comando de impartir órdenes. En tal conciencia no cabe la economía. Para ellos la economía queda reducida a una simple contabilidad. Ellos no ven el agotamiento de los recursos ni les interesa el progreso de los soldados (habitantes). Los ascensos es un privilegio de la oficialidad, los soldados siempre serán soldados donde se cumplen las órdenes. De esa manera el soldado pierde interés en sus propias realizaciones y por tanto pierde interés en la economía. Esta solo le interesa a los burgueses, por lo tanto, burgueses y economía atentan contra el comunismo. El soldado fiel cumplidor de las órdenes y reverente a la autoridad del comandante puede conseguir que el comandante deje pasar alguna ligereza; y el irreverente sabe que no lo pela el calabozo. ¿Se puede esperar autoestima de un soldado?
 
Por José R Pirela
08.12.2012
3:01 PM
Sociedad y Pueblo son términos etéreos, sin cuerpo, sin conciencia ni realizaciones. Soberano, cuerpo visible de emperadores y monarcas, ahora burla política para ensalzar a la clientela etérea, sin realización ni expresión determinada. De este último término se espera el sobre entendido del bien común, que el político de oficio soslaya para ocuparse de su verdadera realización: obtener los privilegios de la autoridad del gobierno, lo que se ha desvirtuado con el concepto de poder, propio de la dictadura, que considera a los procedimientos democráticos una pérdida de tiempo y sin ninguna efectividad. Por eso dictadura y militarismo son dos caras de la misma moneda. A la conciencia de sus realizadores los embriaga la orden cumplida, sin discusión ni protesto. Así esperan que se reconozca su autoridad. Tales términos son los preferidos de ideólogos y guerreros comunistas.
 
Por José R Pirela
08.12.2012
1:57 PM
A Marx le salió el tiro por la culata. Les pasa a los hombres cuando se creen su propia creación. Hay dos Historias, la idealizada por los hombres y la resultante de la acción-reacción de la convivencia. La segunda es la real porque es la resultante de la espontaneidad. De la segunda surgieron, y se actualizan, los procedimientos democráticos como manera de reaccionar ante el beneficio de otros; y surge también, la libre creatividad como manera de reaccionar ante el cambio del entorno. Al creer que esa resultante atenta contra la debilidad humana, entonces surge el modelaje ideológico de los intelectuales y los operadores guerreros para imponer un nuevo orden, que ajuste lo que ellos creen ha resultado injusto. Eso creyó Marx, como ideólogo de la justicia, y Lenin, y seguidores guerreros justicieros para crear al hombre nuevo.
 
Por Dolores Colomina
08.12.2012
6:05 AM
Segun la BBC: La burguesía con un batallón de cómicos de la legua, verdaderos bufones en el sentido estricto de la palabra, si nos atenemos a la principal definición de bufón que presenta el DRAE: Personaje cómico encargado de divertir a reyes y cortesanos con chocarrerías y gestos ¿No es esto lo que básicamente hacen personajes como Laureano Márquez, Emilio Lovera y Claudio Nazoa? Estos se presentan a menudo en hoteles cinco estrellas, teatros en zonas exclusivas y algunos, como Lovera, han atesorado ingentes ganancias vendiendo su talento a la televisión. De hecho, todos se han hecho millonarios con su humor de pacotilla que les pagan muy bien sus amos de la burguesía. Esto en realidad no tiene nada de raro, pues es sabido que en la Edad Media algunos bufones llegaron a adquirir títulos de nobleza y cualidades de hidalgos, como recompensa por sus servicios a los cortesanos. SANS COMMENTS..!!!
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar