Compartir

Una democracia sin ciudadanos

JOSÉ MAYORA |  EL UNIVERSAL
viernes 7 de diciembre de 2012  12:00 AM
La actual situación que vive Venezuela es lo suficientemente preocupante como para traducirla en un chiste o caricaturizarla. Los golpes arteros que se han dado desde diferentes flancos, han rendido frutos que pueden seguir rindiendo.  Más allá de la escasez de algunos productos, de la imposibilidad del libre tránsito por la inseguridad, de no poder viajar con frecuencia, ¿están conscientes los venezolanos del deterioro del país, del deterioro que no se ve, del que en forma latente pero sostenida, va carcomiendo los cimientos de este país?

La anterior afirmación cobra más relevancia, si aludimos al carácter participativo de esta democracia, consagrado en su Carta Magna: ¿a quién se refiere esa participación? Existen tres actores susceptibles de ser considerados: la población (pueblo), el habitante y el ciudadano.

La población es un referente clave cuando de cuantificar necesidades, diversas, crecientes y cambiantes se trata para lograr el acceso a las finalidades públicas; habitante es una referencia de ubicación geográfica; ciudadanía es la expresión activa de la participación, el pueblo que habita en un municipio, en una región, en un país asumiendo la responsabilidad de su membresía social. A una democracia le debe costar mucho actuar solamente con habitantes o con pueblo, si tales atributos no se ejecutan desde la perspectiva del ciudadano.

La participación del ciudadano no se restringe al reclamo de sus derechos por las necesidades insatisfechas. El ciudadano es un constructor y un contralor de la sociedad democrática, a quien  no le pueden resultar ajenos el incumplimiento de las normas, las fallas en el ejercicio de la autoridad, el comportamiento inadecuado de sus conciudadanos, las metas sociales, la preservación de los valores fundamentales de la democracia. El ciudadano no puede mirar con indiferencia lo que ocurre en su entorno pues él es parte activa de ese entorno, en otras palabras, ese entorno también es producto de su participación.

Los miembros activos de una sociedad democrática son los ciudadanos y cualquier democracia que se respete, debe promover la formación ciudadana, favorecer su participación y proveerle información.  Los ciudadanos son la garantía de continuidad de una democracia. De manera que si algo le debe preocupar a ésta es la inadecuada participación ciudadana. Sin duda que Venezuela vive momentos neurálgicos en su institucionalidad, lo que no excluye a la institución de la ciudadanía.

La ciudadanía ha sido social y  políticamente confundida. En un sentido, se ha calificado al  venezolano como un ser vivo, afirmación que yo no entiendo pues un país de gente "viva" no debiera estar en el estado de deterioro que éste se encuentra. Modernamente se habla del "nuevo hombre socialista", que en materia de resultados no es muy distinto al "vivo".  ¡Ninguno de los dos hace falta!

El ciudadano necesario, sin ser político de oficio,  ejerce una actividad política. No dirige el Gobierno pero participa en toma de decisiones de beneficio colectivo que él no ejecuta. Al verdadero ciudadano no hay que rogarle, ni implorarle que cumpla con su responsabilidad, por ejemplo que vaya a votar. Cuando esto acontece, la institución de la ciudadanía refleja un profundo deterioro.

El día que los venezolanos, cansados de tantas tropelías, griten al unísono y a quien pueda interesar, "basta de jugar con nuestro país", estaremos montados en la ruta de la recuperación.

Mayora.j@gmail.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por José R Pirela
07.12.2012
3:46 PM
Una democracia sin dirigentes
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar