Compartir

La salud y sus caminos

RICARDO GIL OTAIZA |  EL UNIVERSAL
viernes 7 de diciembre de 2012  12:00 AM
Desde hace algunos años en los medios académicos se han venido presentando serias e interesantes discusiones acerca de las ventajas de la Medicina Alopática. Se arguye, por ejemplo, que la elevación de la calidad de vida del hombre occidental, así como su alta expectativa de permanencia sobre el planeta, son productos, entre otras circunstancias, de la incidencia directa de los progresos en la "medicina moderna" y de sus novedosas técnicas.

Por otra parte, son cada día más quienes de alguna manera presentan críticas y reticencias a la manera como la Medicina Alopática aborda los procesos terapéuticos y la percepción de la "humanidad del paciente" por parte del médico, sobre todo en el marco del cambio paradigmático que vive el mundo contemporáneo. Los críticos esbozan diversos planteamientos que ponen en tela de juicio la manera unidireccional, unívoca e impersonal como los miembros del equipo de salud asumen sus roles, soslayando la diversidad de la persona y sus múltiples expectativas frente al acto médico, y ante su propia naturaleza.

En contraposición a lo planteado, surgen nuevas técnicas, nuevos derroteros, novedosas terapéuticas, y se ponen sobre el tapete sistemas médicos provenientes de otras latitudes, para intentar encontrar respuestas a las interrogantes y necesidades de la salud de la población. Nombres es lo que sobran: "Medicina Alternativa", "Medicina Holística", "Medicina Integral", "Medicina Natural", "Medicina Herbaria", Medicina Verde", "Medicina Complementaria", etc. Cómo lo llamemos es lo de menos, lo sustantivo es la clara tendencia contemporánea de abrir los espacios y la razón a otras formas distintas de pensamiento y de práctica médica. Ahora bien, esto tampoco escapa a la lupa escrutadora de la crítica y de los necesarios detractores, quienes han hecho frente ante lo que denominan como una "estafa" publicitaria de grandes corporaciones internacionales, que desean hacerse de inmensos capitales y lucrarse a costa del dolor y del sufrimiento de las personas.

Urge deslastrarnos de atavismos, de cerrazones y cuadraturas mentales, de falsas religiones y denodados cientificismos, que nos conducen a pasos acelerados a asumir posturas intelectuales signadas por anteojeras frente a una realidad planetaria cambiante e incierta.  Como ciudadanos de un mundo interconectado gracias a la magia satelital y a la fibra óptica, nos corresponde asumir con mirada plural aunque ecléctica   los nuevos derroteros, para no cerrarnos frente a la multidimensionalidad del espectro terapéutico que se nos ofrece, y no ser presas al mismo tiempo de un ilusionismo que se nos vende como realidad. 

Sobre la base de lo expuesto, se deberán analizar los distintos caminos que se nos presentan en el mundo de hoy, ante la ambivalencia salud-enfermedad, y frente ¿por qué no? a la inexorabilidad de la muerte. Ortodoxia y heterodoxia tendrán que cotejarse sin rubor: debilidades y fortalezas, ventajas y desventajas, oportunidades y amenazas; realidades e ilusiones de los sistemas terapéuticos. Las disímiles concepciones del pensamiento y del acto médico hacen perentoria la necesidad del abordaje desde el ángulo de lo complejo, que permita calibrar en su justa medida acciones y omisiones, avances y retrocesos, logros y entelequias, para así obtener una visión diáfana y congruente de cuál deberá ser el camino a seguir en medio de los claroscuros que obnubilan los sentidos, y por momentos parecieran estar ganándonos la partida.

rigilo99@hotmail.com

@GilOtaiza


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar