Compartir

Elefante vs. hormigas

En el Estado comunista estará incluido usted sin que nadie le haya consultado y en contra su voluntad

imageRotate
GERARDO BLYDE |  EL UNIVERSAL
viernes 7 de diciembre de 2012  12:00 AM
Hasta la fecha en Venezuela ninguna entidad político-territorial había sido creada para servir a una concepción ideológica. La Constitución de 1999 señala la existencia de un Estado plural, no excluyente, sin discriminaciones por razones políticas. Aun cuando en los hechos no ha funcionado así, por cuanto se han usado las célebres listas de aquellos que firmaron solicitando referendo revocatorio al Presidente como requisito no escrito para no ingresar en la administración pública o para no poder contratar con el Estado central, esto no había sido asumido por el mundo del Derecho.

A nadie se le ocurrió en la Constituyente del 99 establecer que los municipios serían entidades locales socialistas. Tampoco fue así en la ley de creación de los consejos comunales. En ninguna de sus reformas posteriores, no se erigieron como entidades político-territoriales del socialismo.

"La comuna es una entidad local socialista... donde y a partir de la cual se edifica la sociedad socialista" (así se lee en la ley). Es decir, que si usted no es socialista pero en el lugar de su residencia se crea una comuna como nueva entidad político-territorial, usted automáticamente queda excluido de pertenecer a esta entidad local socialista, o lo que es peor, pertenecerá incluso en contra de su voluntad. Esa comuna se organizará a partir de un ámbito geográfico que lo incluye a usted, con un autogobierno que lo gobernará a usted, para construir las bases de un Estado Comunal que lo regirá a usted, y que será el paso transitorio que lo llevará a usted a pertenecer a una sociedad socialista, sin que usted lo haya aprobado.

La comuna será tan pequeña como se quiera o tan grande como para abarcar más allá de los límites de los municipios e incluso de los estados. Y usted, aunque no lo quiera y no sea socialista, estará incluido.

En el Estado Comunal, el sistema de organización político-territorial estará coordinado por un ministerio perteneciente al poder central. Un ministro, suerte de virrey, nombrado por el presidente de la República, dictará los reglamentos sobre registro de cada comuna, asignación de los recursos que se requieran para cada proyecto, previa aprobación del Consejo Federal de Gobierno. En pocas palabras, el virrey ejerce el control real del Estado comunal socialista en el que usted estará incluido así se encierre en su casa, así mire hacia otra parte, así piense que eso no lo afectará mientras no lo conozca y, si lo llegara a conocer, usted piense que no lo afectará porque no se involucrará. Un consejo de cumplimiento será el órgano ejecutivo y, de su seno, saldrán unos coordinadores para ejecutar en la comuna a la que usted pertenecerá por los que usted no votará nunca de manera directa.

Un parlamento comunal dictará una carta comunal y normas comunales que lo regirán a usted hacia el establecimiento del socialismo, así usted no haya sido consultado. La elección de sus miembros la organizará un consejo electoral provisional designado por los voceros de los consejos comunales, excluyendo del proceso al Poder Electoral constitucional, así usted no haya votado por reformar la Constitución y menoscabar las competencias del CNE.

La comuna administrará los recursos que les sean asignados, sin controles externos a los establecidos en la comuna. Se pagan y se dan el vuelto. Una jurisdicción comunal invade y sustituye a la justicia de paz constitucionalmente prevista, y dictará decisiones vinculantes para todos los habitantes de la comuna, es decir, que lo afectarán a usted aun cuando no lo hayan consultado.

Las comunas podrán asociarse, hasta crear ciudades comunales que lo incluirán a usted para lograr el establecimiento de un Estado socialista que priorice la propiedad social y que tenga formas de gobierno y gobernantes con nombres cambiados (coordinadores) por los cuales usted jamás habrá votado directamente.

El objetivo es la consolidación de un Estado comunista, que sin desaparecer a los municipios y estados (por ahora), invade las competencias municipales y estatales, suplanta sus órganos legislativos, irrumpe competencias del Poder Electoral y del Judicial. En ese Estado comunista usted estará incluido aun en contra de su voluntad y aun sin que nadie le haya consultado si usted quería cambiar de un Estado plural a uno socialista.

¿Se puede evitar esto o acaso es ya una realidad ineludible? Decimos que un elefante, por muy grandote y poderoso que sea, no puede vencer a millones de hormigas que el 16-D vayan a votar.

gblyde@gmail.com

@gerardoblyde



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Ana Arias Sanabria
07.12.2012
12:51 PM
'Con paciencia y maña, el elefante -consiguió- la araña'.-jeje!!
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar