Compartir

Venezuela saudita

MARCOS CARRILLO |  EL UNIVERSAL
jueves 6 de diciembre de 2012  05:02 PM
A pesar de lo fastidioso que son las carreras de carros, no pude dejar de ver el gran premio de Abu Dhabi. Una impresionante pista, con los más modernos atributos: última tecnología, hotel de súper lujo, yates, un asfalto inmaculado, diseño impecable. Todo esto en un territorio cuya primera carretera asfaltada se construyó en 1961.

En los Emiratos Árabes se han visto afectados por la misma estrella que nosotros, pero han tenido una suerte distinta. El petróleo, que también les cayó del cielo, fue invertido. Así por ejemplo, en Dubai la inversión en industrias distintas a la petrolera  se la han tomado tan en serio que lograron optimizar el servicio eléctrico a niveles jamás imaginados, lo que, a su vez, permitió desarrollar complejos industriales muy sofisticados, al punto que, en la actualidad, más del 70% de los ingresos no provienen del petróleo pues, según piensan por allá, esta parranda no durará tanto como el parque industrial que han construido.

Son ya famosos en el mundo entero, no solo el increíble hotel en forma de vela, sino las penínsulas en forma de palmera que han usufructuado al mar  y el archipiélago artificial que representa a los continentes, también ganado al mar. Todo esto se ha realizado con los mejores estándares de construcción y con profundo celo ambiental, con la finalidad de crear una potencia turística que sirva para sostener el ingreso luego del petróleo.

Basta decir que, en similares circunstancias económicas, nosotros no solo no tenemos un plan  ni remotamente similar, sino que, simplemente, no tenemos leche, papel higiénico o huevos, la infraestructura se cae a pedazos y solo se construyen los ranchos verticales importados de Bielorrusia y estamos en plena implementación del trueque y la comuna. Barbarie medieval.

Por si esto fuera poco, nos hemos transformado en el país más corrupto de Latinoamérica, una proeza creada gracias a las absurdas e infinitas alcabalas creadas por un gobierno en el que el narcotráfico ha echado raíces. Un acta de asamblea, importar algún bien, comprar divisas para comerciar con el resto del mundo, tramitar una licencia... todo tiene que pagar el peaje que impone la mafia gobernante a su antojo y capricho.

Mientras Dubai transforma el desierto en paraíso, el chavismo ha convertido el edén en un infierno en el que salir de la casa es una arriesgada apuesta. Un triste recuerdo de lo que pudimos llegar a ser a principios del siglo XXI. Somos la miseria a la que nos llevó la irresponsabilidad de muchos, no solo de la pandilla gobernante sino de quienes permitieron que se enquistara.

mrcarrillop@gmail.com

@carrillomarcos


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar