Compartir

Cataluña y la unidad del reino de España

Los catalanes continuarán con su capacidad de autogobierno y sus potestades como la voluntariedad...

imageRotate
JULIO CÉSAR PINEDA |  EL UNIVERSAL
jueves 6 de diciembre de 2012  12:00 AM
La Constitución de 1978 de España modificó el modelo estructural del Estado español, tradicionalmente unitario y centralizado.

La Constitución vigente, organiza el territorio en base a municipios, provincias y comunidades autónomas. Esta innovación constitucional configura el Estado autonómico o Estado de las autonomías.

Se reconocen las autonomías de las nacionalidades y regiones, pero la Constitución establece que se fundamenta en la indisoluble unidad de la nación española, "patria común e indivisible de todos los españoles". La autonomía consiste en la capacidad de autogobierno a través de diferentes potestades, como la voluntariedad, la generalidad, la progresividad, la igualdad y la solidaridad entre ellas.

La CE de 1978 como todas las constituciones europeas ha sido producto de un consenso nacional y no pueden líderes o partidos tomar atajos para desfigurar la misma.

El reino español se enmarca en la ideología y en la práctica del Estado social y democrático y de derecho, las autonomías responden a este imperativo, tanto en lo normativo y financiero como en la organización y administración. La geografía española, presenta 17 autonomías a las cuales se anexan las ciudades de Ceuta y Melilla, en el norte del África. Cada una tiene una asamblea legislativa, un consejo de gobierno y un presidente, elegido por los parlamentarios y nombrado por la Corona.

Las recientes elecciones en Cataluña han despertado el interés por el modelo constitucional español, donde se definía una posible independencia frente al gobierno central de España. Fracasó la tesis secesionista del populista y aventurero líder Artur Mas y su partido político CiU. El resultado electoral, permitió afirmar el sentimiento soberanista de los catalanes, pero con una doble expresión, el de los radicales que pretendían la mayoría absoluta en el proceso de independencia de Cataluña, expresado en los votos del partido Convergencia y Unión (CiU), que redujo su votación y perdió doce escaños, y el de Izquierda Republicana (ERC) que ganó once. Este último, fue más realista y aunque sigue en la línea de la autonomía no presentó la posibilidad de un salto al vacío con la ruptura del modelo constitucional español. La Unión Europea había advertido no aceptar en su seno un nuevo Estado fragmentado de uno de sus miembros como es España. La UE tiene como emblema la diversidad pero en la unidad, dentro de un nuevo constitucionalismo internacional, recordándonos a los latinoamericanos la tesis bolivariana de la Nación de Repúblicas.

En el caso de Cataluña luego del resultado electoral no hay riesgo de la proclamación de su independencia. La mayoría soberanista está dividida y no alcanza y no tiene la fuerza para seguir el camino independentista, pero tampoco puede afirmarse la tesis extrema del nacionalismo español, concentrando todo en Madrid, como nación única con una sola identidad y una sola lengua. En esto coinciden los dos grandes partidos el PP y el PSOE.

Como la propia Unión Europea, España debe continuar la vida de un federalismo limitado. Esta también será una lección para quienes conforman el país Vasco, quienes siempre han planteado la ruptura con España, aunque constitucional y electoralmente tampoco tienen la posibilidad de hacerlo.

Ahora para Cataluña se plantea el problema de la gobernabilidad con las necesarias alianzas que generen estabilidad política, pero también desarrollo económico en momentos difíciles para toda España y Europa con la crisis económica y financiera. Cataluña debe resolver el elevado monto de la deuda que supera los 40 mil millones de euros, y las dificultades para encontrar financiación externa en estos momentos. Por ahora ganaron todos los españoles y triunfaron todos los europeos. Es como si los maracuchos o los andinos hubieran querido ahora, como lo quisieron en otras oportunidades, separarse de la República Bolivariana de Venezuela. Afortunadamente esto no está planteado, pero sí en España con Cataluña. Privó la racionalidad y el sentido europeo para mantener a España unida y no una Cataluña separada.

Como algún periódico español lo señalaba, los catalanes en esta oportunidad tuvieron la emoción del vértigo y se quedaron sin la red.

El Financial Times de Londres, a propósito de esto, decía que no era el tiempo para acrobacias secesionistas.

Cataluña continuará como parte de España, con su capacidad de autogobierno y sus potestades como la voluntariedad, la generalidad, la progresividad, la igualdad y la solidaridad de todas las autonomías.

Jcpineda01@gmail.com Twitter: @jcpinedap



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (2)
páginas:
1 |
Por Alfredo Augusto Galarraga
06.12.2012
12:51 PM
Comparar el caso de Venezuela incluso con America del Sur es muy diferente al de Cataluya. Hay cuestion etnicas, culturales, linguisticas e historicas. En la peninsula Iberica se forjaron en un pasado sociedades entre reinos para no sucumbir ante el islam invasor e imperialista (que aun los es), en otras ocasiones fueron sociedades para aportar capacidad administrativa y/o tecnologica, a la cual España no tenia. Pero fueron sociedades no unificaciones, ni siquiera al estilo "Garibaldi" en Italia. Debemos tener cuidado con esas comparaciones. El caso de YPF y REPSOL nos da pistas al igual que el caso de la mujeres asesinadas en España por sus parejas por quererse divorciar. Los Venezolanos no debemos olividadr que las ordenes desde España a Monte Verde fueron de arrazar todo, y aun se arrastran las huellas y las cicratizes de esa epoca.
 
Por Bernardo Neher
06.12.2012
12:02 PM
Nunca terminamos de repugnar las manifestaciones de irresponsabilidad y mala fe políticas. Parece mentira que en España ellas se den silvestres.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar