Compartir

La política es una basura

CAROLINA GÓMEZ-ÁVILA |  EL UNIVERSAL
miércoles 28 de noviembre de 2012  12:00 AM
Una greca de café humeante, par de tazas y de sillas, y una mesa para apoyar los brazos y un par de puñetazos que subrayen la intransigencia o la indignación.

Uno está inscrito en un partido político. Y el otro, asqueado, los detesta. Hoy coinciden porque el segundo finge una tregua. Quiere explicaciones. Aún no le ha dicho que es un vendido, aunque a sus espaldas lo hace mucho. Ahora, de frente, solo atina a preguntarle, una y otra vez, por qué han permitido "lo que han permitido". Ante la machaca, su compañero de charla repregunta:

- Pero, ¿qué hemos permitido?

Y el chorro de reclamos de años de inacción, de fallidas aventuras, de "no haber hecho nada para evitar que todo esto pasara". Lo señala con el dedo y con sus palabras. Finalmente se atreve:

- ¡Tú y todos los partidos políticos son unos vendidos y unos corruptos, chico! ¿O es que me vas a negar la corrupción de la que siempre comieron, ah?
-
Y el otro, que sí, que ha habido muchos corruptos y vendidos, pero que no son todos. Que lo que le reclama, también pasa porque gente como él, que es honesto, jamás quiso participar en la política y ahí tienes, vale, a los cuentahabientes o a los encapuchados que finalmente son la misma cosa.

- ¡¿Política, yo?!  ¡¿Tú estás loco, chico?! ¡Mi vida es otra cosa! Yo quiero trabajar honradamente, ahorrar, tener mis cuatro corotos y cuando me vaya, dejárselos a mis hijos. ¡¿Pa' qué carrizo quiero yo la política, ah?!
-
- Para que tus hijos puedan tener tus cuatro corotos cuando sea la hora...
-
Su voz era queda. Casi se lo decía a sí mismo. Silencio para beberse el café, ya frío, también amargo, acompañado por un pensamiento para los que se fueron del país y otro para los agitadores de oficio que no se atreven a participar, porque esperan que alguien ponga el pellejo en su nombre.

Porque los honestos huimos de la política, la política quedó disponible para muchos deshonestos. Porque los mejor preparados ambicionaron gloria, los menos preparados ambicionaron poder. Y tuvieron el camino libre.

Y ahora, el verdadero odio va de los que se creen ciudadanos (aunque no lo ejerzan, ni estén dispuestos a tales sacrificios) a "la clase política", esté gobernando o esté en la oposición. El resentimiento es feroz porque les robaron la molicie y ahora tienen, necesariamente, que preocuparse. Y ocuparse.

Sí, en el ejercicio ciudadano. Para sentir en carne propia qué tan duro hay que batir el cobre para tener algún derecho. Y ver la trampa oculta tras cada queja sobre la politización de todo. Porque la diferencia entre un político partidista y un ciudadano en ejercicio, no es que el segundo no tenga interés en la política. Sino que su intención y uso son muy distintos: el primero quiere capitalizar votos para hacerse del poder y emprender un proyecto de cambios; el segundo quiere ver los cambios para decidir si quiere darle a alguien el poder.

Sí, a veces también me parece que la política es tratada como una basura.

Una que tendremos que recoger del piso, todos, lo sepamos o no.

@cgomezavila


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (3)
páginas:
1 |
Por José R Pirela
28.11.2012
11:00 AM
Ningún humano, mucho menos un político, ante la facilidad de ejercer el poder absoluto que se le otorga al Jefe del gobierno de Venezuela, resistirá esa tentación. Ningún freno jurídico ni ninguna descentralización lo detendrán. Mientras la cultura venezolana crea que debe ser el tutor de la herencia petrolera se nos acabará la vida despreciando a los políticos y a la política. Pero ese humano ideal no existe. El pueblo debe comprender que el Estado venezolano es la red organizativa por donde circulan las órdenes desde el gobierno. Es una inocentada creer que el poder político se ejerce de abajo hacia arriba, nunca lo ha sido ni lo será. El pueblo debe saber que el Estado Comunal es un ardid que le falta el respeto y abusa de su ingenuidad. El único poder que empodera al pueblo es el ejercicio libre de la economía y la libertad de opinar y elegir su actividad económica y a los gobernantes según su talante democrático.
 
Por José R Pirela
28.11.2012
10:59 AM
No deberíamos estar confusos. El petróleo venezolano es lo único que da poder y nos da la vida. Al estar solo a disposición del gobierno toda la existencia del venezolano es política. La organización social es un engendro entre una constitución democrática y la economía social politizada. En otras latitudes lo normal es que los ciudadanos se ocupen de la economía y los dirigentes políticos de las políticas públicas en apoyo a la actividad económica de los ciudadanos. Es una simbiosis sinérgica entre ciudadanos y políticos. De esa manera el ciudadano estima a los políticos y a las políticas públicas que lo favorecen. En Venezuela ocurre lo contrario. Economía y política constituyen una amalgama social que desnaturaliza la identidad y libertad personal. A todos nos une el pegamento petrolero.
 
Por francisco corral
28.11.2012
10:51 AM
Año luctuoso en Venezuela, dos intentos de golpe y el último a poco tiempo de elegir un nuevo presidente. Políticos, personalidades, y militares dealto rango conspirando. Para nadie era un secreto que dentro de las fuerzas armadas de Venezuela se conspiraba, era vox populi, solo faltaba la fecha exacta del trancazo, Silencio en muchos medios de comunicación, en los corrillos palaciegos y en las altas esferas políticas y civiles. Echamos de menos tiempos pasados y no recordamos que desde hace muchísimos años la gente en Venezuela conspira. Gentes ue estuvieron al lado de Chávez hoy figuran en la oposición y quien sabe hasta en la MUD. Este es un país de conspiradores, ¿y qué me dicen de las fuerzas armadas?......................./
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar