Compartir

Lo que hemos perdido...

La inseguridad ha hecho su parte, pues pocos son los que se atreven a ayudar a otros

CAROLINA JAIMES BRANGER |  EL UNIVERSAL
lunes 19 de noviembre de 2012  12:00 AM
Mi abuela siempre decía que lo que más la impactaba cada vez que iba a Nueva York era que la gente se veía nerviosa y apurada. No se saludaban, no se disculpaban si se tropezaban, no tenían palabras amables para los turistas...

Traigo esta memoria a colación porque acabo de estar en Nueva York. No solo me impresionó la celeridad de los trabajos para arreglar los desastres del huracán Sandy -ya poco perceptibles a pesar del poco tiempo que ha pasado-sino por la amabilidad de los neoyorquinos, en todas partes y en todo momento. Todos saludan, sonríen, agradecen... Todos están prestos a ayudar, a ser útiles... Como éramos los venezolanos en la época en que mi abuela visitaba Nueva York, y por lo que le resultaba ajena la conducta de ellos.

¡Cuánto hemos cambiado! La descripción que hacía mi abuela de los neoyorquinos parece que fuera la de los venezolanos de hoy en día. En toda Venezuela. Quizás en Caracas sea más obvio el cambio, simplemente porque hay más gente. Pero de resto, en todo el país una ola de malposición y agresividad se ha apoderado de todos los habitantes. La inseguridad ha hecho su parte, pues pocos son los que se atreven a ayudar a otros, pensando que si alguien pide ayuda es porque se trata de una trampa. Hace un par de meses una joven embarazada con un pequeño en brazos pedía auxilio en Chacao cerca de la Av. Libertador, porque aparentemente al taxista que la llevaba le había dado algo. Yo pasé el mensaje por Twitter y busqué a un policía de Chacao... pero no me acerqué ni me atreví a actuar.

Hace poco un amigo que me dio las gracias por un favor que le hice y cuando le dije "el cariño no se agradece", me dijo: "sí te lo agradezco. Sé que lo hiciste con cariño, pero no quiero perder la costumbre de dar las gracias, pedir las cosas por favor, pedir permiso, disculpas... menos con mis amigos, con la gente que quiero... Si dejamos de hacerlo, perdemos las normas más elementales de convivencia".

Es verdad... No perdamos una de nuestras encantadoras virtudes que era nuestra forma de ser amable, desinteresada. No caigamos en la trampa de quienes quieren sembrarnos odio y hacernos creer que somos un país dividido. El odio tiene consecuencias terribles, solo hay que mirar la historia. Los venezolanos no somos así y podemos recuperar una de nuestras grandezas... si queremos... Ojalá querramos.

@cjaimesb



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (3)
páginas:
1 |
Por José R Pirela
19.11.2012
11:43 AM
Amiga Carolina, la consideración, el respeto, la afabilidad, y el sentimiento humano no es independiente de la organización social del entorno, mucho menos cuando los gobernantes dan el mal ejemplo. Si queremos recuperar esos valores debemos cambiar el orden político y a sus gobernantes.
 
Por JHOSMANN FUENTES
19.11.2012
8:26 AM
Sería bueno saber si entre los amigos de doña Carolina está algún dueño de editorial o imprenta para que le pida, por favor, la ayude con la impresión de miles, de pronto millones de ejemplares del Manual de Carreño, para repartirlos por todo el país, eso ayudaría un poco, quizás mucho.
 
Por Guillermo Jose Moreno Olivares
19.11.2012
6:32 AM
El problema de la Sra Carolina es que parece ser que en el mismo instante en que el proceso revolucionario tomo en el poder en 1999,"INSTANTANEA Y MALEVOLAMENTE" se produjo un CAMBIO EN LA REALIDAD a lo TWILIGHT ZONE.Es decir entramos en la...DIMENSION DESCONOCIDA.Como si la delincuencia ya no hubiera venido descollando desde los años 70.Recuerdan" Soy un delincuente y " El pez que fuma por la boca".Yo vivi en Caracas en esa epoca.Y...ya nadie ayudaba a nadie.Una costumbre que mucha gente siempre asocio y AUN ASOCIA con la CULTURA ESTADOUNIDENSE.Lo que la Sra.Carolina experimento en New York,quizas es el resultado del SHOCK que ha provocado SANDY en sus mentes.New York es el arquetipo de la conducta APATICA E INHUMANA.No lo digo yo.Lo dicen los que allí han vivido TODA LA VIDA.Lo dicen sus películas,documentales,noticieros,obras de teatro,etc,etc.Solo que La Sr Cartolina como buena CUARTORREPUBLICANA,de vez en cuando DEBE hacer su trabajo y disminuir nuestra AUTOESTIMA.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar