Compartir

Violencia electoral

JOSE ANTONIO GAMEZ ESCALONA |  EL UNIVERSAL
viernes 9 de noviembre de 2012  12:00 AM
El título de este escrito parece una contradicción. En la idea que muchos compartimos la solución electoral es, dentro del juego democrático, la forma por excelencia de resolver las diferencias pacíficamente. Pero dentro de las muchas contradicciones que ofrece una revolución pacífica, se encuentra la de convertir el Poder Electoral en una forma de violencia. Esa violencia la sufre el ciudadano corriente que no le queda otro remedio que actuar bajo protesta.

La ingenuidad que nos caracteriza y que tiende siempre a la presunción, nos vino guiando hasta el pasado 7-O, con el norte fijo en que la solución electoral estaba abierta para todos los ciudadanos por igual. Pero, sin entrar en la discusión de si hubo o no fraude, el juego del gobierno ha quedado al descubierto.

Como ha sucedido ya innumerables veces en estos 14 años, se dejaba ver con total desvergüenza la jugada. Una y otra vez se repetía: "que no se les ocurra cantar fraude". Mientras tanto la alternativa democrática, con los pocos medios que le ofrece el Estado, trataba de descubrir dónde estaba la trampa. Como ocurre siempre la trampa no necesitaba ser descubierta, porque era evidente.

El uso de los medios del Estado para favorecer una opción política, es un acto de violación constitucional que supera, aunque lo incluye, la calificación de fraude. Lo que sufrimos los venezolanos, no es una violación de nuestros derechos electorales, es más bien un gobierno forajido que viola sistemáticamente la Constitución. En cualquier democracia real esa actuación sería calificada de ilegítima, y crearía una crisis de Estado. Eso es algo mucho más complicado de enfrentar. Suponiendo que sea posible enfrentarlo con los medios con que se cuenta.

Teniendo como referencia la alta efectividad de la maquinaria roja en la elección del 7-O. Maquinaria que se alimenta de los recursos, financieros informáticos y logísticos del petroestado. La tramoya para el 16-D comenzó a montarse con desparpajo. Migración de candidatos oficialistas, fechas y condiciones que favorecen la abstención, modificación del tarjetón electoral, cambio en las reglas para la elección de concejales y votación en bloque, son sólo algunas de las actuaciones violentas de Poder Electoral.

Afortunadamente parece que nuestra dirigencia política está comenzando a despertar frente al parapeto electoral montado por el oficialismo. Se comienzan a escuchar voces disidentes que van perdiendo el miedo de llamar las cosas por su nombre. Aunque la votación bajo protesta es un eufemismo comprensible, da la impresión de que se pueden encontrar formas alternativas de resistencia frente a la violencia electoral.

Nuestras circunstancias actuales lejos de mostrar la complejidad de un juego político o ideológico, tienen la sencillez, pero el dramatismo, de cualquier tragedia humana. Es la tragedia de los ciudadanos que por estar sometidos a una violencia sistemática y delictiva, no les queda más alternativa que contar con el miedo como principal enemigo. Y el miedo, con el perdón de muchos psicólogos, no es libre.

jgamez@alumni.unav.es

@vidavibra


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por armando contreras
09.11.2012
1:40 PM
Debo aseverar que esto no es revolucion ni tampoco es pacifica, sino mas bien un hiperpopulismo que mancilla la voluntad de un pueblo, obligandolo, travez de una constitucion paralela, a ejecutar acciones sobre sobre topicos implicitos o desconocidos. Para ello se valen de todos los medios posibles con el fin de torcerle, antidemocraticamente, la voluntad al votante, que poco sabe de la obscuridad del proceso donde participa. Lo justo es que tanto gobierno como oposicion, tengan acceso a todos los mecanismos electronicos (de ultima generacion) que de manera no equitativa y seguramente secreta utiliza el primero para tener acceso a la "caja negra" del poder electoral; llamese sala de totalizacion. Asi evitamos que se juegue tan alegremente con el futuro de los venezolanos, imponiendo leyes organicas y otros instrumentos de poder a escondidas y a espaldas del poder popular. Dice el eclesiastes que "una persona es inteligente cuando se anticipa a las consecuencias de sus acciones".
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar