Compartir

La fuerza de la fe

Sólo desde Dios aprendemos a perdonar y a pedir perdón, a agradecer todo lo que recibimos

JOSÉ MANUEL OTAOLAURRUCHI, L.C. |  EL UNIVERSAL
martes 6 de noviembre de 2012  12:00 AM
Quién no ha escuchado decir que la fe mueve montañas? Aunque lo cierto es que nunca hemos visto a un monte saltar de un lugar a otro. ¿Metáfora? Al menos para el ciego Bartimeo la fe en Cristo le valió la salud de sus ojos corporales y espirituales, porque comenzó a seguirlo proclamando su fe en Cristo como el Mesías (Mc.10, 52).

¿Cómo funciona la fe? Dos hombres, uno rico y el otro pobre oraban de rodillas a Dios pidiendo dinero para sus necesidades. El rico viendo que el pobre suplicaba con empeño sacó su billetera y le dijo al pobre: "toma lo que necesitas y ya no me distraigas al Señor". Al pobre le funcionó de maravilla la fe.

La fe es una de las tres virtudes teologales, es decir, que nace de Dios y no es producto del querer humano. Dios la concede a quien abre su mente y su corazón, la acción de la gracia. Cuentan que Unamuno murió queriendo creer pues luchaba contra su marcado racionalismo, pero su corazón le reclamaba desesperadamente creer en Dios. Unamuno es paradigma del hombre moderno fuertemente influenciado por filosofías que asfixian la fe del alma, pero que en el fondo darían la vida por creer con sencillez del carbonero.

¿Por qué dudáis?

Los múltiples milagros que Jesús realizó tuvieron como condición el asentimiento de la fe. "¡Hombres de poca fe! ¿Por qué dudáis?" (Lc. 24,38). Jesús le echó en cara a los apóstoles su falta de fe en varias ocasiones: cuando el mar de Galilea se encrespó y parecía que iban a naufragar; cuando se les apareció después de resucitado y ellos creían ver un fantasma; cuando se angustiaron por los víveres y el sustento diario, etc. La fe viene siendo como el permiso que cada uno otorga a Dios para que actúe en su vida. Para ello es importante despojarnos del manto de nuestra ceguera y dejar actuar a Dios cuando Él nos llama para curarnos.

No es indiferente tener fe o no, pues la fe incide en nuestra forma de pensar, querer, juzgar y jerarquizar. La fe aporta un valor trascendente a la vida; nos enseña a verlo todo como venido de la mano amorosa de Dios; la fe nos guía por el camino de la verdad y del bien, pues la certeza de que Dios nos pedirá cuentas de nuestros actos nos ayuda a obrar responsablemente; la fe hace más ligera la cruz del dolor físico y moral, sobre todo éste último, ya que sólo desde Dios es como aprendemos a perdonar y a pedir perdón, a agradecer todo lo que recibimos. La fe nos ayuda a mantenernos fiel, nos impulsa a superarnos y hacer mejor las cosas, incluso es medicinal, porque la fe nos alivia de la depresión, de la soledad, de las angustias y el derrotismo. El justo vive de la fe.

twitter.com/jmotaolaurruchi



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (3)
páginas:
1 |
Por Quintero Alfredo
06.11.2012
11:21 PM
¡Cómo les gusta a los clérigos insistir en el tema sobre la fe que tenían los apóstoles! Según los evangelios y los Hechos de los Apóstoles, Jesús multiplicó el pan y los pescados, curó enfermos, resucitó muertos, caminó sobre las aguas, se les apareció vivo después de haber muerto y subió volando al cielo como un vampiro. Que fe ni que nada, los apóstoles la tuvieron papallita. Los que tienen que tener fe son gente como mis colegas foristas Grimaldo Andrés Herrera Echevarría y Gracie Rodríguez, quienes sin haber visto ninguno de estos milagros igualito se lo creen solo porque un clérigo con una sotana les dice que ese es así porque la dice la Biblia y si no lo creen les espera el fuego eterno e inapagable de la justicia celestial de un Dios a quien tenemos que amar y temer.
 
Por grimaldo andres herrera echevarria
06.11.2012
5:54 PM
Soy Cristiano, al leer este comentario a permitido crecer mas mi convicción de que la Fe mueve montañas. En este caso estoy seguro que mis hermanos Venezolanos este 16 de Diciembre lo van a poner en practica, para que de esa manera podrán darle una nueva oportunidad alas nuevas generaciones que ahora ya lo necesitan.
 
Por Gracie Rodríguez
06.11.2012
10:12 AM
Excelente articulo! Sencillo, claro, pero lleno de gran profundidad y de un tema tan interesante como la Fe! Propicio en estos mementos que se viven en el Pais y en el año de la Fe! Felicitaciones y Gracias!
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar