Compartir

El gran espectáculo

Muchos puristas de la ópera creerán que estoy hablando de otra cosa que no es ópera...

imageRotate
SAUL GODOY GÓMEZ |  EL UNIVERSAL
domingo 4 de noviembre de 2012  12:00 AM
Desde hace varios siglos la Ópera ha sido considerada el espectáculo más completo del entretenimiento humano, la combinación del belle canto con la orquesta completa en el foso, un director de valía, coros, muchas veces masivos, más una línea argumental, puede ser drama o comedia, que tiene que ser representada con un montaje de luces, escenografía y efectos dignos de un espec- táculo del Cirque du Soleil, con un vestuario ambientado en cualquier época de la humanidad, agregando a esto el ballet, como a veces montan la Carmen de Bizet o el Turandot de Puccini, todo esto sucediendo en tiempo real, frente a nuestros ojos, con artistas de carne y hueso interpretando una historia cantada, que les exige el máximo de sus habilidades como intérpretes, donde el arte sale por sus poros a raudales... esto es la Ópera, el espectáculo más costoso, complicado y monumental, todas las artes posibles en vivo y en directo.

Por mucho tiempo considerada la forma de entretenimiento exclusivo para las elites del poder, con exquisitos teatros y puestas en escena, por su misma exuberancia, fue un género que estuvo, por momentos, a punto de desaparecer; pero siempre irrumpía el artista, la orquesta, la producción que llevaba este arte más allá de sus propios límites y lo volvía a poner en la agenda.

Desde hace algún tiempo se montan óperas en lugares tan insólitos como las pirámides de Egipto, como es el caso de la fastuosa ópera Aida de Verdi, o las Termas de Caracalla, que sirven de fondo para las presentaciones del Teatro dell'Opera di Roma, o la espectacular Masada, en Israel, donde se presentó el Nabucco luego de dos años de preproducción.

¿Entretenimiento de masas?

Entre usted a una discotienda, o a una tienda de ventas de DVD's, y se encontrará con una amplia oferta de óperas, clásicas y modernas, paséese por Internet en las tiendas virtuales de Amazon o iTunes, y se le presentará con un catálogo importante de producciones para CD's, cine y video de óperas de todos lados del mundo en alta definición.

Todas las capitales del orbe tienen sus temporadas de ópera en teatros construidos especialmente para albergar las compañías que se dedican a este arte exigente; algunos, como el Teatro Wagner en Bayreuth, Alemania, o la Ópera Metropolitana de New York, o la de Pekín, son monumentos nacionales, otros como la ópera de Sídney, en Australia, han ganado todos los premios de arquitectura posibles, el Teatro de la Ópera de París es patrimonio de la humanidad; hasta en la remota Manaos, en plena selva amazónica brasileña, existe un teatro de ópera construido durante la fiebre del caucho, inaugurado en 1897 con la ópera La Gioconda de Ponchielli.

Los teatros de ópera son mostrados con orgullo al mundo, sus programas compiten para atraer el mejor talento y las más sofisticadas producciones; ciudades como Houston, Texas, se ufana de tener la casa de ópera que comisiona más trabajo en el mundo para crear y montar nuevas óperas, es la única casa de ópera que ha ganado los premios Emmy, Grammy y Tony por su excelencia.

La muerte de Puccini, en 1924, según un grupo de conocedores, marca la escisión entre la ópera clásica y la contemporánea. La ópera, como género musical, no se ha detenido; entre las dos guerras mundiales se produjo más obras que en el llamado período de oro; a pesar de ese enorme precedente, ya la gente acude a los teatros en busca de la "nueva ópera", que ya no tiene esa prefijación clásica de lo que una ópera debe ser.

La llamada "Pop-ópera", la ópera más mundana y popular, pasada por el tamiz de las grandes producciones de Broadway o Londres, con ingredientes del vodevil y del musical hollywoodense, con influencias del rock, llena hoy las carteleras de muchos teatros.

Tomemos el caso de ese fenómeno llamado El Fantasma de la Ópera, de Andrew Lloyd Webber, la producción musical de más larga duración en las tablas, desde su estreno en 1986 no ha dejado de producir llenos totales, cercana al billón de dólares en ganancias, casi 70 millones de personas la han visto en todo el mundo, convirtiéndose en un reto difícil de superar; como ella, tenemos obras como Cats, Evita, Les Misérables y otras muchas que se repiten en las marquesinas del mundo.

Pero también en la ópera seria o académica, músicos de la talla de Phillip Glass, John Adams, Osvaldo Golijov, Benjamin Britten han producido óperas que hoy son parte de los clásicos modernos y que se suman a las obras clásicas del siglo XX como Pelleas et Melisande, Salome, El Castillo de Barbazul, Plestrina Elektra y de ese movimiento neoclásico que llevó a compositores como Janacek, Szymanowski, y Jefuna a tener a verdaderos "fans" de sus obras.

El "cross-ver" de la ópera

Estoy seguro que muchos puristas de la ópera creerán que estoy hablando de otra cosa que no es ópera, gente que se quedó varada en el período barroco y sus espectaculares y bellas propuestas, pero la ópera venía decayendo en el mundo, su público era cada vez más exclusivo y reducido, era demasiado elitista y costosa para disfrutarla, todavía es así, pero con la diferencia de que se han abierto las compuertas y ya la ópera pertenece a la calle, como lo fue en un principio, en 1637 en Venecia, con temporadas de ópera para el público abierto.

Hoy no es extraño encontrar en Edimburgo, Detroit, Buenos Aires, Shanghai o Praga, pequeños grupos de ópera interpretando en pubs, en locales undergound, en teatros fuera de los distritos comerciales; en las universidades y conservatorios, los jóvenes se preparan para interpretar arias y montan actos completos de óperas con ingeniosas escenografías y atuendos prestados, se presentan en fiestas privadas y en plazas. Las revistas de entretenimiento así lo señalan, no se trata sólo de Al Pacino planificando asesinatos mientras disfruta La Cavalleria Rusticana, en la película El Padrino III, ni a la diva Castafiore en Las Aventuras de Tintín, cantando mientras se arma una trifulca, ya es común ver en los restaurantes de moda a los mesoneros cantores interpretando arias de óperas populares, a los grandes teatros permitiendo que escuelas de secundaria asistan a los ensayos de sus grandes producciones, lanzando ofertas de tickets a precios solidarios para menores de veinte años...

El futuro

La ópera anda en la búsqueda de las nuevas generaciones, de juventud que asegure el futuro a la ópera y lo está haciendo de manera ingeniosa, con cazadores de talentos recorriendo los principales conservatorios y escuelas de música tras los intérpretes de mañana.

No mucha gente entendió cuando Luciano Pavarotti, Plácido Domingo y José Carreras se lanzaron a esa aventura del cross-over con Los Tres Tenores, buscando conquistar a un público que les era ajeno, el resultado fue espectacular, nació prácticamente una nueva audiencia interesada por la ópera. De ese sagaz esfuerzo aparecieron grupos como Il Divo, Amici Forever, el G4, All Angels, Il Volo, y se consolidaron las voces de artistas como Andrea Boccelli, Katherine Jenkins, Russell Watson, Alfie Boe y el tenor venezolano Aquiles Machado, lo que comprueba que todavía hay una enorme preferencia por buenas voces. El canto es una de las formas de expresión artística que jamás pasara de moda, la voz educada y en busca de la perfección siempre encontrará público ávido por escucharla, más aún si se trata de varias voces cantándonos una historia, con orquesta y con un grandilocuente montaje.

saulgodoy@gmail.com



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por JOSE LABASTIDAS HERNANDEZ
04.11.2012
7:57 AM
ASI SE PONEN LOS MAS DESTACADOS INTRIGANTES Y VOCEROS DE LA OPOSICIO CUANDO PLANIFICAN SU GUERRA MEDIATICA CONTRA EL PDTE CHAVEZ Y EL GOBIERNO BOLIVARIANO PARA VOCIFERAR DESCALIFICACONES Y CONSIGNAS...OSEA UNA ORQUESTA DE OPERA TOTAL...
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar