Compartir

China inicia las reformas para abordar creciente desigualdad social

En cuanto a las reformas fiscales, el Ejecutivo chino incrementará en 5 puntos porcentuales el impuesto sobre los beneficios de las sociedades estatales, que actualmente transfieren sólo una pequeña parte de sus ganancias a las arcas del Estado.

imageRotate
China anunció que acometerá amplias reformas fiscales, laborales y demográficas. (AP)
EL UNIVERSAL
miércoles 6 de febrero de 2013  10:39 AM
Pekín.- El Gobierno chino anunció hoy que acometerá amplias reformas fiscales, laborales y demográficas para reducir la enorme brecha entre la población rural y la urbana y sacar a 80 millones de personas de la pobreza en los próximos tres años.

El plan, de 35 puntos y aprobado por el Consejo de Estado -el Ejecutivo chino-, plantea aumentar los impuestos a las empresas estatales (SOE), a los más ricos o tasar las inversiones inmobiliarias para destinar estos ingresos a subir el salario mínimo o el gasto en educación, sanidad o vivienda pública, informó Efe.

Estas empresas son objeto de mucha presión desde los sectores más reformistas, que aseguran que se benefician de ciertos privilegios con respecto a las compañías del sector privado.

Ahora, los beneficios de estas empresas se ven como una fuente potencial de financiación para la Seguridad Social china, que incluye las pensiones o la sanidad de los 1.300 millones de ciudadanos del país.

El documento apunta, sin establecer un calendario exacto, que se subirán las tasas para las transacciones inmobiliarias y en las actividades y productos de lujo, y abre la posibilidad de introducir un impuesto de sucesiones.

Desde la Comisión de Desarrollo y Reforma china, encargada de elaborar el plan, ya advirtieron en un comunicado que estas reformas son "arduas y complicadas" y que "suponen la reasignación de varios intereses, por lo que no hay manera de llevarlas a cabo de un día para otro".

Las directrices, que se centran en los objetivos pero escapan de los detalles -especialmente en cuanto a las subidas de impuestos-, tienen por horizonte acometer las reformas antes de 2015 y se marcan la meta de sacar a 80 millones de personas de la pobreza.

La voluntad de las autoridades pasa por, en tres años, situar el salario mínimo del país equivalente a un 40 por ciento de la remuneración media de los trabajadores urbanos, cubrir un 75 % del gasto sanitario o conseguir que un 20 % de las viviendas de las ciudades sean de protección oficial.

"El plan parece bueno, ya que se centra en los problemas fundamentales de la economía china, que son las grandes desigualdades y el crecimiento desequilibrado", aseguró a Efe Ole André Kjennerud, analista del banco noruego DnB.

Sin embargo, también consideró que estas directrices "deberían haber llegado antes, ya que en los años 2007 ó 2008 el país estaba en una posición ideal para poner en práctica muchas de las iniciativas del plan".

Por otro lado, el documento da una clara señal de cambiar el modelo de crecimiento económico -hasta ahora muy dependiente de la inversión pública- para dar un mayor protagonismo al consumo y la demanda interna.

También se aborda la modificación de los permisos de residencia o "hukou", apuntando que los ciudadanos rurales "tendrán más oportunidad de transferir su residencia oficial a las ciudades", y se abre la puerta a la reforma pro-mercado de las tasas de interés.
Según Kjennerud, la liberalización de estas tasas "es un paso hacia una distribución más equitativa de los ingresos" ya que, a su juicio, "impulsará la riqueza de las clases media y baja, algo que favorecerá a la economía doméstica y el consumo".

El crecimiento económico del gigante asiático -de media un 10 por ciento anual en las últimas décadas- ha generado graves desigualdades en ingresos, especialmente entre la población rural y urbana y entre las zonas orientales y occidentales del país.

Según datos oficiales, en 2011 había hasta 128 millones de personas por debajo del umbral de la pobreza, que se establece en los 2.300 yuanes anuales (366 dólares, 270 euros).

Recientemente, el Buró Nacional de Estadísticas cifró el coeficiente de Gini del país -un indicador entre cero y uno que mide la desigualdad de ingresos- en 0,474, por encima del nivel de 0,4 que, según las Naciones Unidas, indica peligro de malestar social.

"Creo que lo más importante de este plan es el mensaje", dice el analista noruego, quien añade que, como decía el anterior líder chino Deng Xiaoping, "hasta el barco más pequeño se levanta en un mar que crece".
"Ahora quieren aumentar el tamaño de los barcos más pequeños", señaló Kjennerud.
Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Josep Anglade
06.02.2013
12:58 PM
Este es el ejemplo de "socialismo" tercermundista? nada que ver con un socialismo europeo y pensar que los revolucionarios les regalan el petroleo a precios de gallina flaca, para que?
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar