Compartir

HUMANAMENTE

Una democracia sin participación directa de sus dolientes no es sino ejercicio retórico

DR. PEDRO DELGADO |  EL UNIVERSAL
miércoles 19 de diciembre de 2012  12:00 AM
Lideres que esperanzan y desilusionan
Las sociedades necesitan organizarse para su supervivencia y para buscar mejores niveles de bienestar común. Siendo la forma de orden sociopolítico que parece ofrecer el modelo más eficiente de organización social, parte del principio de que el deseo de la mayoría usualmente es lo mejor para todos. Esa concepción utópica no siempre es real.

No necesariamente ser mayoría es tener el mejor juicio para escoger lo que más conviene a todos y no basta con escoger para que se cumpla el deseo colectivo de una vida mejor.

A la sociedad moderna se le "vendió" un ilusión , una esperanza, con el advenimiento de la era democrática. Los líderes emergentes de la segunda mitad del siglo XX ofrecieron bienestar para todos a cambio de votos. Era una ecuación sencilla. Se suponía que con el simple ejercicio del voto periódico, el tan mentado "pueblo" iba a recibir todas las prebendas que el Estado podría ofrecer. La mayoría se dejó seducir por la idea de dejar en manos de otro el futuro, pues parecía una fórmula sin riesgo de fracaso. En Venezuela esa ecuación es dramática por la opulencia que siempre ha caracterizado al Estado. La sociedad se convenció de que había una relación directa entre el acto de votar y la transformación de la sociedad hacía un orden mejor y más justo. Voto era equivalente a democracia, eran lo mismo. Todo estaba servido en bandeja de plata. Se suponía que los líderes que se vendieron electoralmente una y otra vez tenían la suficiente madurez y preparación para darle a su "pueblo" la mayor suma de bienestar posible, dado que las condiciones se mostraban propicias para ello. Uno a uno han ido sucediendo los gobiernos democráticos sin que ocurriera lo prometido. Efectivamente, algunas cosas fueron cambiando favorablemente, pero nunca suficiente ni al ritmo deseable y perfectamente posible. Los ofertantes de ilusiones y esperanzas han ido mostrando que han pensado más en su proyecto personal o político que en el beneficio de todos, a pesar de que siempre dicen lo contrario. Lo que a todas luces se ha perfilado como posibilidad de repartir la riqueza se ha ido convirtiendo en ilusión fracasada. La frustración y la desesperanza crecientes finalizaron el siglo creyendo que un golpe de timón iba a cambiar las cosas. Parece repetirse el ciclo esperanza-desilusión creciente. En ese duro proceso hemos ido madurando como sociedad pero han crecido el escepticismo y la desesperanza.

Conviene comprender que votar no corrige mágicamente nuestros males, que no debemos dejarnos deslumbrar con ofertas de utopías, que una democracia sin participación directa de sus dolientes no es más que un ejercicio retórico, y que la democracia requiere participación. No importa nuestra condición u oficio, tenemos que destinar parte de nuestro tiempo y esfuerzo a participar directamente en la construcción de nuestro país. La esperanza tenemos que ser nosotros y no unos pocos salvadores que nos prometen el paraíso. De no ser así, estaremos condenados a repetir el ciclo.

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar