Compartir

"Ahorita el caraqueño come lo primero que encuentra"

Desde las 11 a.m. hay quienes optan por la comida rápida para almorzar

imageRotate
Hasta 300 hamburguesas se venden en un día VENANCIO ALCÁZARES
EL UNIVERSAL
domingo 18 de noviembre de 2012  12:00 AM
Por comodidad, rapidez o, como algunos se atreven a decir, flojera. Lo cierto es que para el caraqueño comer un perro, pepito o hamburguesa en la calle se ha convertido en parte de sus hábitos alimenticios, que valen rescatar cuando hoy se celebra el Día de la Alimentación.

A las 11:00 a.m. los carritos o puestos tienen sus ventanas abiertas, aunque la mayoría se limita a labores de limpieza y preparación de los alimentos. Sin embargo, no falta el valiente que ya antes de las 12:00 m. está devorando una de sus creaciones.

Miguel Peña es uno de ellos. "Estoy trasnochado y no he desayunado", fue la razón por la que decidió comer un pepito en un puesto cercano a la antigua bomba Texaco de Las Mercedes, que además está próximo a su trabajo.

Pero no solo los rumberos optan por empezar el día con una "bala fría". En otro puesto a escasos metros, Mariluz Lara, con seis meses de embarazo, decidió almorzar poco antes del mediodía un perro caliente porque "fue lo primero que encontré y estoy en la calle desde temprano haciendo unas diligencias".

"Ahorita el caraqueño come lo primero que encuentra", aseguró quien preparaba la orden de Mariluz.

Y es que muchos de quienes laboran en el negocio de la comida rápida coinciden al decir que en una ciudad tan congestionada, sus habitantes prefieren comer aquello que menos les quita tiempo.

"Son sabrosos y matan el hambre", apuntó uno de ellos.

Los fines de semana hay quienes ven en este tipo de comida una opción para salir de la rutina, no en vano se venden hasta 300 hamburguesas.

Por eso, Argenis Herrera, junto a su esposa e hija, optaron por tener su primera comida del día en la "Calle del Hambre" de Plaza Venezuela. "Vinimos desde El Junquito pero no desayunamos, nos vinimos directo a hacer mercado. Comimos aquí porque estaba cerca del supermercado y así ella -su esposa- descansa de hacer comida", explicó.

El comentario de Argenis alimenta la teoría de quien trabaja en "Pepi Frans Lunch", en la calle del hambre de Baruta: "Aquí vienen porque les da flojera cocinar".

Cuestión de cultura

"Un refrán dice que si vienes a Caracas y no te comes un perro aquí, no viniste de verdad", contó "El Maracucho" del puesto Los Primos, en Plaza Venezuela. Aunque ahora los carritos están en la calle Lima, por más de 10 años se colocaron en la Gran Avenida. La "Calle del Hambre" de Baruta tiene casi 30 años. VOR

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar